31/07/2018 | 15:57

¿Qué son las clasificadoras de riesgo?

A raíz de la baja que sufrió Chile según la agencia Moody's te contamos más al respecto.

¿Qué son las clasificadoras de riesgo?
Comparte
este artículo

Son instituciones privadas que se encargan de evaluar el riesgo de algunas inversiones, analizando la posbilidad de insolvencia, es decir, si podrán o no entes corporativos, financieros o Estados (países), pagar sus deudas. Según eso, entregan una calificación que sirve como indicador financiero para posibles inversores. Son financiadas por las mismas entidades evaluadas.

Las clasificadoras de riesgo que evalúan a nuestro país son Fitch, Standard & Poor's y Moody's. Las dos últimas son hoy las más reconocidas a nivel internacional.

Fitch y S&P comparten el sistema de calificación, mientras que Moody's tiene uno propio, pero con significados similares. 

Las calificaciones van desde: menor riesgo crediticio, bajo nivel de deuda y excelente capacidad de pago -mejor calificación-, hasta el mayor riesgo crediticio con incumplimiento de pago -peor calificación-.

En 2017 S&P bajó la calificación de Chile a un riesgo de 20% aunque con una buena capacidad de pago (A+). La calificación anterior era: riesgo de inversión de 0%, con una alta calidad crediticia (AA-)
Recientemente Moody's bajó la calificación de nuestro país de alta calidad y riesgo crediticio muy bajo (Aa3) a un grado medio-alto y bajo riesgo crediticio (A1).

La baja en la calificación ha abierto un debate sobre la responsabilidad fiscal del gobierno. Mientras algunos expertos apuntan a la administración Bachelet, otros señalan que se arrastra desde el primer periodo del presidente Piñera, incluyendo Moody's, cuya representante en entrevista con El Mercurio dijo: "el deterioro lo empezamos a observar desde el 2010, fue gradual, pero constante y persistente".

Etiquetas
Calificaciones
CALIFICACIONES

VERDADERO

La afirmación ha demostrado ser verdadera, al ser contrastada con las fuentes, expertos y otros datos confiables.

Verdadero, pero…

La afirmación es consistente con los datos disponibles, pero omite algún elemento importante del contexto, o es el resultado de una proyección y no de un dato objetivo.

Discutible

No es claro que la afirmación sea cierta, pues la conclusión depende de las variables con las que se analice, puede coincidir parcialmente con algunos datos, o bien surge de datos o investigaciones con falta de sustento.

INCHEQUEABLE

La afirmación no pudo ser chequeada porque no existen fuentes o documentación al respecto o porque tanto las fuentes a favor como las en contra tienen igual valor.

Exagerado

La afirmación no es estrictamente cierta pero sí lo es el concepto o tendencia a la que se alude.

Engañoso

La afirmación se basa en datos certeros, pero intencionalmente o no, estos han sido manipulados para generar un mensaje particular.

Falso

La afirmación, contrastada con fuentes y datos serios y confiables, ha demostrado ser falsa.

Disparate

La aseveración no tiene sustento lógico alguno o se trata de una ironía, broma o chiste.