12/12/2017 | 12:09

"(En 2009 Chile) no estaba en recesión"

Alejandro Guillier

Comparte
este artículo

Durante 2009, Chile tuvo más de dos trimestres de crecimiento negativo. Esa es la definición clásica de "recesión".

Esta frase de Alejandro Guillier es parte de un intercambio que sostiene con Sebastián Piñera, que ha afirmado previamente que en 2009, Chile estaba en una "profunda recesión".

En el comando de Sebastián Piñera indicaron a ChileCheck que el candidato se basó en el indicador de la actividad económica del año 2009, cifrada en -1,6 por el Banco Central. A pesar de las reiteradas solicitudes de ChileCheck al comando de Alejandro Guillier, no hubo respuesta por parte del candidato para dar cuenta de su —en este caso— negación. Sin embargo, el economista del comando de Guillier Luis Escobar, reconoció al vespertino La Segunda que el candidato había cometido un error.

Un país se puede considerar en recesión si tras dos trimestres consecutivos registra un crecimiento negativo, es decir un decrecimiento, respecto al año anterior. El PIB del año 2009 muestra que durante el primer, segundo y tercer trimestre hubo un crecimiento negativo:

Untitled infographic
Infogram

Si bien el último trimestre hubo un crecimiento, que siguió el año siguiente, no es suficiente para poder negar que hubo recesión, pues además, el promedio anual de crecimiento negativo es de -1,6, tal como indicó Sebastián Piñera.

Etiquetas
Calificaciones
CALIFICACIONES

VERDADERO

La afirmación ha demostrado ser verdadera, al ser contrastada con las fuentes, expertos y otros datos confiables.

Verdadero, pero…

La afirmación es consistente con los datos disponibles, pero omite algún elemento importante del contexto, o es el resultado de una proyección y no de un dato objetivo.

Discutible

No es claro que la afirmación sea cierta, pues la conclusión depende de las variables con las que se analice, puede coincidir parcialmente con algunos datos, o bien surge de datos o investigaciones con falta de sustento.

INCHEQUEABLE

La afirmación no pudo ser chequeada porque no existen fuentes o documentación al respecto o porque tanto las fuentes a favor como las en contra tienen igual valor.

Exagerado

La afirmación no es estrictamente cierta pero sí lo es el concepto o tendencia a la que se alude.

Engañoso

La afirmación se basa en datos certeros, pero intencionalmente o no, estos han sido manipulados para generar un mensaje particular.

Falso

La afirmación, contrastada con fuentes y datos serios y confiables, ha demostrado ser falsa.

Disparate

La aseveración no tiene sustento lógico alguno o se trata de una ironía, broma o chiste.