Ir
Noticias
Reportajes

23/08/2017 | 22:21

Denuncian grave hacinamiento de haitianos en galpón de Recoleta

Más de 150 inmigrantes viven repartidos en casi 60 piezas precariamente habilitadas.

Comparte
este artículo

Los vecinos de calle Santos Dumont, en Recoleta, denuncian un caso grave de hacinamiento de ciudadanos haitianos.

Se trata de un galpón que fue habilitado con cerca de 60 piezas y seis baños, que alberga a más de 150 inmigrantes haitianos, a quienes se les cobra 120 mil pesos mensuales por vivir condiciones deplorables.

Aunque el recinto fue declarado inhabitable por la Municipalidad de Recoleta, todavía se sigue utilizado y, según los testigos, ha crecido la cantidad de piezas arrendadas.

"La ausencia de políticas públicas transitorias de flujos migratorios en materia de vivienda, lo que genera es que haya necesariamente un mercado negro, que se construye para lucrar generándole miseria a otro", señaló José María del Pino, director ejecutivo de Fundación Fré, dedicada a ayudar a los inmigrantes.

Según los especialistas, uno de los grandes problemas que enfrentan los haitianos que llegan a Chile es la dificultad para regularizar sus documentos. Sin tener un RUT vigente, es difícil que puedan acceder a cualquier solución habitacional viable.

Los Más Vistos

Conmovedora historia: Participó en Pasapalabra para pagar un trasplante para su hijo

El joven pianista padece una enfermedad que afecta de forma agresiva su visión.

A lo Pablo Escobar: Banda de narcotraficantes fue detenida al vivir con grandes lujos

Poseían diversas empresas de papel e inmuebles. Uno de ellos estaba avaluado en 550 millones de pesos.

Un muerto y dos heridos tras choque y atropello en feria libre de Padre Hurtado

Está bajo investigación policial la causa que originó el accidente.

Ignacio Lastra habló de su reinvención en La Mañana

El exchico reality se refirió a su accidente, a su recuperación y a cómo vive hoy sus días trabajando para el...

¿Será mufa? El día en que Sebastián Piñera posó con la camiseta de Croacia

Se trató de la primera visita de una jefa de estado en el segundo mandato del presidente.