{"multiple":false,"video":{"key":"oVp3Wh1eMA","duration":"00:13:36","type":"video","download":""}}
VIDEO RELACIONADO – Coronavirus: Entrevista a José Munita y cómo se propagan virus y bacterias (13:36)

Hasta el momento no existe evidencia científica de que el coronavirus se transmita por alimentos. Existen bacterias, hongos y levaduras que sí crecen en la comida y que nos pueden provocar infecciones. Pero el COVID-19 no lo hace.

Sin embargo, lo que sí está comprobado es que el virus se propaga mediante el contacto con personas que tienen la enfermedad. Allí es donde puede estar la amenaza. Por eso se ha pedido el aislamiento, y también a considerar a quienes trabajan en la elaboración y reparto de alimentos.

Lee también: Estudio comprueba que células madres han logrado recuperar a pacientes críticos de COVID-19

Solo un dato: Rappi informó que su demanda en Chile ha aumentado en un 28%, sobre todo en áreas de farmacias, restaurantes y supermercados. Por esto, y para evitar riesgos, han desarrollado la opción de “entrega sin contacto” en la que los repartidores dejan el producto en la puerta y se retiran con una distancia de dos metros para evitar cualquier acercamiento con el cliente.

¿Delivery ético?

La presidenta del Colegio Médico de Santiago, Natalia Henríquez, asegura que “los repartidores están muy expuestos a, sin darse cuenta, tocar superficies que pueden estar contaminadas y ser un vector de diseminación porque van de un lugar a otro”.

La doctora expresa que el riesgo al que se enfrentan los trabajadores es demasiado alto y “la recomendación sería que no sigan funcionando”.

Eso como un primer llamado, porque especialistas también apelan a la ética de los consumidores, quienes deben estar conscientes de los riesgos a los cuales se exponen estos trabajadores, como también, el propio resguardo al momento de recibir un pedido de comida a domicilio.

No todo es comida

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha informado que “la probabilidad de que una persona infectada contamine artículos comerciales es baja y el riesgo de contraer el virus causante de la COVID-19 por contacto con un paquete que haya sido manipulado, transportado y expuesto a diferentes condiciones y temperaturas también es bajo”.

El riesgo no está específicamente en los repartidores, en la comida o en las medidas de seguridad de la empresa de delivery, sino más bien en los múltiples e incontrolables factores que intervienen en la cadena para que dicho contagio se acabe produciendo.

Lee también: Mitos y verdades de la vacuna contra el coronavirus: Hay avances, pero tendremos que esperar

El COVID-19 es capaz de permanecer en superficies, lo que aumenta las posibilidades de entrar en contacto y contraerlo. Según un estudio publicado en el New England Journal of Medicine, el coronavirus puede sobrevivir hasta tres días en superficies de plástico y hasta 24 horas en cartón.

Tags:

Deja tu comentario