Instagram

El empresario Pelayo Monroy, creador del mítico “Calugón Pelayo” se declaró en quiebra luego que no lograra superar las millonarias deudas ($430 millones) que venía acumulando desde el 2006, cuando decidió vender su marca.

Según informó El Mercurio, su negocio comenzó a principios de los 70, cuando elaboraba y distribuía él sus propios productos, siendo la estrella la caluga de leche y nuez.

Lee también: Actividad económica de octubre sufre brusca caída de un 3,4% tras estallido social

En el 2006 recibió una oferta de parte de Alvi, la cual no pudo rechazar, por lo que vendió la marca “Confites Pelayo”.

Lejos de salirse del negocio, decidió continuar por su cuenta ahora con “Dulces Monroy”, pero ya nada era como antes.

Comenzó a acumular deudas, debido al bajo interés de los clientes por sus productos. A principios de 2019, tuvo que declararse en quiebra.

Inició el proceso de “liquidación forzosa”, por lo que entregó una fábrica ubicada en La Granja, un terreno en el fundo Las Rosas de Chiñigue en Melipilla, muebles de su oficina en ciudad empresarial y una bodega en Quilicura.

Lee también: Fin de Calzados Beba: La demanda que condenó a la popular zapatería

Además, tuvo que terminar el contrato de 34 trabajadores a los que, según fuentes cercanas, logró pagarles sus sueldos.

Contactado por el citado medio, Pelayo Moroy indicó que “no quiero hacer ningún comentario al respecto”.

Actualmente, la marca original “Confites Pelayo” pertenece a las marcas propias del portafolio de SMU, empresa que controla supermercados Unimarc, Alvi, Mayorista 10, Ok Market y Telemercados.

Tags:

Deja tu comentario