El seguro de cesantía es el salvavidas de un trabajador cuando ha sido despedido. Por ello, son cada vez más personas las que se están sumando a cotizar en la Administradora de Fondos de Cesantía (AFC).

Lee también: Orsini y Jackson anuncian proyecto que regula condiciones de trabajadores de apps como Uber, Rappi y Glovo

Según la Superintendencia de Pensiones, hasta diciembre de 2018, cerca de 4.760.300 trabajadores estaban ahorrando dinero en dicho organismo, la cifra más alta que se tiene registro desde que comenzó a operar, en agosto de 2002.

Sin embargo, hay una posibilidad de que este monto no llegue íntegramente al trabajador cuando es desvinculado de una empresa.

¿Cómo así? Prepárate, porque no es broma.

Si un empleado es despedido por el artículo 161 del Código del Trabajo, es decir, necesidades de la empresa, el empleador puede descontar de la indemnización por años de servicio la parte correspondiente al 1,6% que él ha depositado en la cuenta individual del trabajador. 

Para eso, el empleador deberá pedir a la AFC que determine ese monto y la rentabilidad generada mientras se hicieron los aportes.

Te puede interesar: Gobierno desiste de presentar en marzo el proyecto de sistema alternativo de indemnización laboral

En otras palabras, por esta causal de despido, lo que se ve afectado realmente no es la indemnización por años de servicio, sino el Saldo de la Cuenta Individual de Cesantía, del cual el empleador puede reclamar las cotizaciones efectuadas por la empresa (1,6%) más su rentabilidad.

Pero como esa petición a la AFC no es inmediata, el empleador está facultado para descontar el 1,6% de la indemnización por años de servicio, disminuyendo de esta forma el dinero percibido por el trabajador despedido.

Para más detalles, revisar el Código del Trabajo, artículo 161; Ley 19.728, artículo 13.

Más informaciones: ¿A quién le conviene el nuevo sistema de indemnización que propone el gobierno?

Tags:

Deja tu comentario