“El sueño de la casa propia” es una frase que por muchos años ha circulado en el imaginario social de los chilenos, ya que representa una de las grandes metas de las familias. Sin embargo, con el pasar de los años, ese sueño parece cada vez más difícil de alcanzar, debido a las constantes alzas que han sufrido las viviendas. Si hace 10 años comprar una casa costaba alrededor de $50 millones, hoy un inmueble de las mismas características sale más del doble.

El emprendedor inmobiliario Danyelo Oteiza Aguirre explica que con la pandemia se creyó que las viviendas bajarían de precio, pero no fue así: “Una gran baja en la demanda de casas y departamentos debió haberse traducido en una disminución del valor de las viviendas, pero eso no pasó. Los precios siguieron iguales, e incluso, ya se pronostica que puedan subir”.

¿Cómo se explica este fenómeno? Acá algunos antecedentes.

Crisis de 2008 vs crisis actual

Retrocedamos 12 años en el tiempo. En 2008 se vivió una cruda crisis económica que, si bien comenzó en Estados Unidos, afectó a los mercados de todo el mundo. Junto a la quiebra de varias empresas multinacionales y una feroz subida del petróleo, esta gran crisis tuvo increíblemente un efecto positivo en nuestras tierras: ofertas espectaculares para comprar casas y departamentos.

Esto se debió a que las inmobiliarias necesitaban vender cuanto antes las unidades que quedaban pendientes, antes de que la crisis afectara de golpe a nuestro país. ¿Por qué no ha sucedido lo mismo hoy? Varios expertos han dado su opinión, pero la mayoría coincide en que las unidades que se venden hoy en día no están terminadas, por lo que los pagos se realizarán de aquí a 10 meses, cuando la crisis ya haya terminado.

“Es cierto que los precios han subido por distintos factores. Pero creo que las grandes empresas se han aprovechado inflando demasiado los precios. Yo que me dedico a esto, sé cuánto cuesta construir una casa y no creo que un departamento de unos pocos metros cuadrados cueste más de $100 millones”, declara Danyelo Oteiza Aguirre.

Lee también: Justicia impidió el corte de agua caliente a un departamento con multas impagas

Factores que han incidido en el alza sostenida

Pese a que evidentemente ha existido un alza progresiva durante los últimos diez años, todo tiene una explicación. Por un lado, los terrenos que existen para construir viviendas son cada vez más escasos, por lo que conseguir un buen terreno para construir -central y no apartado de la urbe- es mucho más caro que antes.

Por ejemplo, el costo por metro cuadrado de un departamento hoy cuesta alrededor de 78 UF, cuando hace 10 años costaba 36 UF aproximadamente. En las casas ha sucedido algo similar, aumentando de 30 UF por metro cuadrado a 65 UF.

A lo anterior, se suma que los diferentes municipios han establecido mayores restricciones a la hora de construir viviendas, especialmente relacionadas con la altura de las edificaciones.

Además, se debe sumar que con el pasar de los años los materiales de construcción han aumentado su valor y en ciertos momentos el número de trabajadores de la construcción fue mucho menor que hoy, por lo que también permitió el aumento de los precios.

“En mi opinión, una de las formas para que las viviendas sean más accesibles para las personas es que el Estado tome cartas en el asunto. Una medida es que tenga la capacidad de regular el valor de las UF por metro cuadrado. Como hoy no la tiene, se queda de brazos cruzados”, finaliza Danyelo Oteiza Aguirre.

Lee también: Más de 7.800 títulos de dominio han sido entregados: ¿Cómo postular y cuáles son los requisitos?

Tags:

Deja tu comentario