{"multiple":false,"video":{"key":"bJFVBB","duration":"00:08:19","type":"video","download":""}}

Francisco tiene una vecina que vive en precarias condiciones: tiene 96 años y habita en soledad en su casa ubicada en el sector Artificio, población El Recuerdo, en La Calera, Valparaíso.

Preocupado, al igual que varios de los pobladores por la situación de María Luisa, decidió contactarse con el teléfono de Cazanoticias de CHV Noticias y exponer esta realidad.

Pero no sólo se quedó en el llamado, sino que se saltó la reja de la casa para ir en auxilio de ella al ver que estaba en el suelo: “Se había caído de su silla de ruedas y pedía ayuda para levantarse”.

Lee también: Dio positivo por COVID-19 y la clínica demoró más de una semana en tramitar su licencia médica

Este vecino conoce de la situación de la mujer hace varios años, pero nunca la vio tan mal como ha sucedido durante la última semana. “Está sola hace tiempo, desde que murió su marido hace como 5 años”, relató.

Esta es la pieza de María Luisa y su cama, donde en ocasiones se cae al no contar con apoyamanos y en plena situación de abandono.

La mujer tendría un hijo que se acerca de vez en cuando para limpiarla y dejarle comida. Sin embargo, pese a ese soporte, su situación sigue siendo de abandono y preocupante tanto para ella como para el entorno donde vive, más aun considerando la amenaza de la pandemia de COVID-19.

Los vecinos han intentado ayudarla y buscar apoyo del municipio de La Calera, quienes, a través de funcionarias de Dideco, han constatado el caso de esta mujer.

Lee también: Jubilado le regaló su pensión a mujer de 90 años que hizo fila por el Bono COVID-19, pero no era beneficiaria

“Vinieron la semana pasada, pero aún no hay respuestas para ella”, señaló Francisco, quien vive a distancia de sólo dos casas de María Luisa.

Este vecino comentó que pese a la avanzada edad de la mujer, es capaz de comunicarse con lucidez, aunque a veces tiene períodos de recuerdos vagos que llegan a su mente: “Dice que tiene una tía que vive en el norte y que la irá a ver”. No obstante, Francisco afirma que es poco probable que esa presunta tía aun exista debido a la edad de la señora.

Finalmente, el hombre comentó que la mujer, si bien está en silla de ruedas, se las arregla para movilizarse e ir al centro a hacer sus cosas: “Nos pide que le llamemos un colectivo y ella se sube con algo de ayuda, pero va y vuelve sola”.

Esto último puede resultar positivo, aunque a la vez un peligro, ya que la expone a posibles focos de coronavirus, teniendo en cuenta que pertenece al grupo de riesgo.

Tags:

Deja tu comentario