{"multiple":false,"video":{"key":"oVAK0vrwn0","duration":"00:01:41","type":"video","download":""}}
  • VIDEO RELACIONADO – Publican consideraciones especiales para el manejo y tratamiento a personas con discapacidad (01:41)

Fue en el años 2005 cuando José Tomás Reyes de unos 6 meses de edad, tuvo un accidente broncorespiratorio al atragantarse con su propio vómito mientras era atendido por haber contraído el virus sincicial.

Esta situación marcó para siempre la vida de este niño y la de su familia, ya que el incidente le ocasionó un grave daño neurológico que lo afecta hasta el día de hoy.

De ahí en más, sus padres y familiares han agotado todos sus esfuerzos para poder darle una mejor vida.

Cuando sólo había pasado poco tiempo del accidente de José Tomás, ambos progenitores se acercaron hasta las oficinas del Compin para poder inscribir a su hijo y que el Estado lo reconociera como una persona con discapacidad. El trámite resultó exitoso, pero no así lo que vino a continuación, cuando solicitaron ayuda financiera para sobrellevar los costos económicos que implicaba la invalidez del pequeño.

Lee También: ¿Dónde y cómo solicitar la Licencia Médica Preventiva Parental?

“Cuando pasó todo lo del José nosotros sabíamos, nos lo dijo el doctor también, que él no tendría muchas posibilidades. Iba a ser complejo llevar una vida con él y financiar también todas sus necesidades. Por lo mismo, cuando lo inscribimos en el Compin, lo hicimos pensando en optar a una pensión de invalidez para menores de edad, pero nos dijeron que nuestro hijo no calificaba“, señala Christian Reyes, padre de José Tomás.

Actualmente, José ya cumplió los 15 años. Su caso lo han revisado varios especialistas, la mayoría de ellos neurólogos. Sus padres documentan con estos análisis el grado de daño neurológico con que hoy vive el adolescente, pero a pesar de eso no logran que su petición sea acogida por el organismo estatal.

“Hemos intentado en más de una ocasión en Compin, hemos intentado acercarnos al municipio para que ellos puedan intervenir, pero tampoco hemos tenido una respuesta concreta. José Tomás es un niño que ha necesitado de cuidados y atención especial toda su vida, no es algo que sea tan complejo de comprobar”, apunta su tía  Lorena, quien también lleva años buscando respuestas junto a esta familia.

Lee también: Revisa cómo consultar el estado de tu licencia médica sin moverte de tu casa  

A incios de este año, el padre de José Tomás se acercó nuevamente a las dependencias del Compin para intentar una vez más que su hijo acceda a la pensión de invalidez que tanto necesita.

El beneficio, como tal, tiene el nombre de subsidio de discapacidad mental para menores de 18 años y otorga un monto de $69.307 de forma mensual para quien lo obtenga. Pero la respuesta de la institución nuevamente fue negativa. A la frustración sumaron ahora más dudas.

“La última vez que intentamos optar a la pensión desde Compin nos indicaron que debíamos presentar un examen psiquiátrico que acreditara la condición del José. Esto nos llamó la atención porque ¿de qué manera interactúa un niño con el daño del José con un especialista así? Es algo que no logramos entender, porque los otros exámenes médicos sí confirman su daño neurológico”, acusa Christian Reyes.

¿Qué está fallando en el sistema?

Para comprender en detalle qué tipo de complicaciones puede tener un menor de edad para optar a este tipo de subsidios, el abogado de la Fundación Chilena para la Discapacidad, Pablo Constenla, explicó qué tipo de orientación hacen en la fundación en estos casos y qué tipo de conducto regular se debe seguir para apelar a una pensión.

“Casos como el de este menor existen muchos, nosotros en la fundación hemos visto varios. Aquí es muy importante que la familia se fije en los requisitos que exige la ley para poder optar a este tipo de beneficios. Si bien en muchos casos hay condiciones de pacientes que requieren de un par de exámenes y documentos médicos, otros sí necesitan mucha especificación. Pero aquí también existe un criterio de quienes otorgan o no las licencias“, apunta el abogado.

Lee También: Acuerdo entre gobierno y Congreso por postnatal: Indicación crearía licencia médica por tres meses

Y es que a pesar de que la Comisión de Medicina Preventiva e Invalidez (Compin) es quien otorga las licencias médicas, es la Superintendencia de Seguridad Social (SUSESO) el ente encargado de regular y supervisar las resoluciones tomadas por el Compin para la entrega de pensiones o licencias en casos como el de José Tomás.

“Hemos tenido casos en la fundación donde se ha intentado demostrar por varias formas que un niño presenta o no algún daño importante a nivel neurológico o cognitivo. Muchas veces Compin se basa en un criterio más o menos rígido para estos casos, pero lo que se puede hacer y lo que recomendamos, es que la familia acuda a la Superintendencia de Seguridad Social (SUCESO) y que pase por una evaluación que realizan especialistas de la unidad

Intentamos consultar con la Superintendencia de Seguridad respecto al caso de José Tomás y si se encontraba o no en los registros.

Al momento no han entregado una respuesta concreta, pero sí confirmaron que, de existir un reclamo en el Compin por una resolución denegada, los familiares de José Tomás -en este caso- pueden llegar hasta la SUSESO y llevar el caso a una última instancia de apelación administrativa, donde un equipo de especialistas de la entidad lo analizan y pueden revocar o confirmar la decisión tomada previamente.

Tags:

Deja tu comentario