Por Mauricio Palma Prat
{"multiple":false,"video":{"key":"bGuM49","duration":"00:02:04","type":"video","download":""}}

Un adulto mayor necesitaba usar un baño en el supermercado Unimarc Los Álamos en Coquimbo, pero las trabajadoras y guardias del recinto se lo negaron y terminaron riéndose del hombre. La respuesta de las trabajadoras primero fue que no tenían las llaves del baño, pero luego, ante la insistencia del señor que grabó en todo momento, le indicaron que no era obligación del supermercado tener habilitados los baños para los clientes.

La gravedad del asunto es aun mayor teniendo en cuenta la edad del afectado, 97 años y el problem prostático que le afecta. Su nombre es Guillermo Pérez de 67 años y le relató a CHVNoticias.cl la difícil situacion que vivió: “Ingrese a este supermercado porque necesitaba ocupar un baño. Incluso compré algo antes y luego fui al servicio al cliente, ya que el baño estaba cerrado. La señorita que me atendió es la encargada de las llaves y me dijo que no las tenía. Luego me dio la espalda. Fue muy descortés y tras ellos comenzaron las burlas.”

Te puede interesar: Anciano de 90 años se ve obligado a ganarse la vida saltando la cuerda en la Plaza de Armas de Santiago

Para rematar la situación, Guillermo relata que: “Ellas fueron desafiantes, me dijeron que hiciera lo que quisiera con el video cuando las grabé. Finalmente, dada mi desesperación, tuve que ir corriendo a un Supermercado A Cuenta que está como a 15 cuadras, donde recibí buen trato y había un baño limpio disponible para los clientes.”

¿Qué dice la ley?

En ese sentido, la ley del consumidor indica que los servicios tales como restaurantes y comercios para servicios de comida en el lugar, tienen el deber de contar con baños habilitados.

Para el caso de los supermercados, esto también aplica, pero queda a criterio en muchas oportunidades. El problema es que desde 2015 se espera que el proyecto para modificar la ley sanitaria se apruebe. En aquel proyecto se hable del uso de baños en recintos públicos o privados de atención masiva de personas, lo cual debería ser obligatorio.

Revisa también: Chofer de micro maneja junto a su señora todos los días: Ella padece Alzheimer y no tiene con quién dejarla

En el video se observa la negativa de las funcionarias, donde el argumento de no contar con la llave aparece como una excusa barata y una falta de criterio, considerando que la persona que lo pedía lo hacía, principalmente, por un tema de salud. Todo esto pone en duda el profesionalismo y grado humano de estas mujeres, más aun cuando terminan burlándose del cliente, un hombre de la tercera edad que necesitaba el uso del baño con urgencia en ese momento.

Po su parte, Supermercado Unimarc dijo estar al tanto de la situación y que tomaría medidas, sin especificar exactamente de qué tipo ya que el caso debía ser debidamente investigado.

Tags:

Deja tu comentario