Por Mauricio Palma Prat
{"multiple":false,"video":{"key":"bG0sMC","duration":"00:00:09","type":"video","download":""}}

Hace dos semanas se encuentra desaparecida Paola Alvarado Cortez (34), quien fue vista por última vez en las cercanías de Curacautín, Región de La Araucanía.

Así lo denuncia Mitsy Orellana, quien era su compañera de trabajo. La desaparición ocurrió el 9 de noviembre y recién seis días después se tuvo la primera pista respecto de la suerte que la mujer pudo haber tenido. Edwin Aedo confesó haberla asesinado después de contactarla solicitándole sus servicios.

Sin embargo, y pese a que Aedo entregó a la justicia antecedentes que supuestamente permitirían ubicar el cuerpo de la mujer, este aún no ha sido encontrado.


Tras el fracaso de la búsqueda inicial en el Río Dillo, el Juzgado de Garantía de Curacautín determinó el allanamiento del fundo donde trabajaba el imputado. La propiedad, donde también trabajaría el hermano de Aedo. pertenece a un funcionario del Ejército en retiro.

Detalles de un crimen a sangre fría

“Él la golpeó con un palo, la apuñalo y degolló. Luego la arrojo al Río Dillo”, aseguró Mitsy a CHVNoticias.cl, aludiendo a los antecedentes que habrían recopilado los rescatistas que participan en la búsqueda.

Las declaraciones que el imputado entregó a los funcionarios a cargo de la búsqueda fueron contradictorias, puesto que expresó distintas narraciones en relación a la muerte de Paola. Por momentos dijo que la habría matado con una piedra, pero en otro momento afirmó que habrían sido solo puñaladas. Un relato ambiguo que no ayuda a esclarecer el caso.

Eduardo Cruz, uno de los rescatistas que participó en la búsqueda y que fue el primero en llegar a la zona, le consultó directamente a Aedo donde estaba la supuesta piedra. El capataz, sin embargo, no supo responderle con claridad. “Siempre sospeche de su versión. Era inconsecuente e inconsistente”, afirma.

Asimismo, el rescatista señaló que la búsqueda fue intensa por los caminos y por el Río Dillo, así como sus desembocaduras. “No encontramos nada, solo un celular que se deberá periciar, pero que lo más probable es que no pertenezca a la víctima. Al menos sus cercanos no lo reconocieron”, sostuvo.

La intervención de un vidente

Cesar Joao D’Oliveira es un vidente que ha participado en diversas búsquedas y es conocido en este tipo de investigaciones. Cuando llegó al Río Dillo, su primera percepción fue que la víctima no estaba ahí, sino que en otra parte, en un fundo. Además, aseguró que estaría enterrada.

El vidente también aconsejó que la búsqueda debía centrarse en el predio en que trabajaba el capataz.

Te puede interesar: Mujer atacó con un cuchillo a “tía” de furgón escolar por tocar la bocina

Al tratarse de un caso en desarrollo, lo último que se informó a este medio fue que el vidente asistiría al allanamiento del fundo, el cual se realizaría durante la tarde de este viernes 23. D’Oliveira también participaría del operativo escoltado por la policía con el fin de lograr dar con algún rastro que esclarezca este caso.

Otro antecedente: en 2011 atacó a una joven de 16 años

No es la primera vez que Erwin Aedo participa de un delito. Existe el relato de una mujer de 23 años que podría ser clave en la investigación, pero de la cual no se puede revelar su identidad ya que actualmente está en calidad de testigo protegido.

En conversación con CHVNoticias.cl, la hermana de la joven -que también pidió reserva de identidad por tratarse de un caso en desarrollo- nos contó que ella fue atacada por este mismo capataz hace 7 años, cuando la víctima era menor de edad.

Según este relato, en 2011, Aedo habría sorprendido a la adolescente cuando volvía de su internado ubicado en la localidad de Cunco. Tras bajar de la micro, el hombre supuestamente la siguió y golpeó en su cabeza dejándola aturdida. Luego, el hombre intentó abusar de ella, pero la joven reaccionó a tiempo y logró escapar a la casa de su pololo.

En aquel entonces no se pudo dar con la identidad del atacante. Pero hace pocos días, siete años después del incidente, la mujer se topó con una publicación en redes sociales donde acusaban a su victimario del crimen contra Paola Alvarado. Apenas lo reconoció, se puso en contacto con la familia de la joven escort.

El relato de esta joven de 23 años podría ser clave como antecedente de la investigación. La constancia en este momento está en poder de Carabineros.

Las últimas palabras de Paola

Otra de las claves de este caso es la última conversación que se obtuvo del teléfono de Alvarado, a la cual CHVNoticias.cl tuvo acceso. El audio fue enviado a su amiga Mitsy donde le mencionaba cuál sería su destino ese día: se iba a juntar con Erwin Aedo en una cabaña ubicada en un fundo de Curacautín.

En la conversación, Paola comenta que Aedo le había pedido pasar toda la noche con él para celebrar su cumpleaños. Alvarado no accedió en primera instancia, pero él insistió y la terminó de convencer diciéndole que le pagaría $400 mil por el servicio.

El imputado también le mencionó que acudir a servicios de escort era algo habitual que él hacía para sus cumpleaños y que antes lo había hecho con una argentina. Sin embargo, al juntarse con la escort trasandina, ésta se habría negado a estar con él una vez que lo conoció en persona.

Te puede interesar: “Pásame toda la plata”: Trabajador haitiano le quitó de las manos una pistola a delincuente que lo quiso asaltar

La conversación con la mujer argentina también está registrada en un audio, el cual suma como evidencia para la investigación por cuanto coincide con la historia que Aedo le contó a Paola.

En tanto, los peritajes de este crimen -y los posibles implicados o nuevas víctimas que puedan seguir apareciendo- están en pleno desarrollo. Una faena que se ha alargado dos semanas y que podría ver la luz en los próximos días.

Tags:

Deja tu comentario