Por Claudia Pereira
{"multiple":false,"video":{"key":"czoAVTUCnpT","duration":"00:03:50","type":"video","download":""}}
  • VIDEO RELACIONDADO – Aumentan abandonos de animales tras cuarentenas (03:50)

Indignados están los voluntarios del Refugio de la Fundación Ama Vivir de Calama luego de sufrir tres robos el pasado fin de semana. Sustrajeron pallets que fueron donados por una empresa para mejorar sus instalaciones y tres estanques de agua de mil litros de capacidad para abastecer a los más de 70 perros albergados. Dicen que el daño es incalculable.

“Pusimos la denuncia y vino Carabineros a constatar los robos. En estos momentos, la denuncia se encuentra en Fiscalía para el proceso de investigación”, cuenta Karla Velásquez, presidenta y fundadora del refugio animal Fundación Ama Vivir de Calama.

Karla cuenta que todas las mejoras al lugar las han conseguido con esfuerzo y que duele que estos robos perjudiquen el bienestar de animales abandonados.

“Nosotros estamos acá desde el 2017 y hasta la fecha han robado en cuatro ocasiones. En una de ellas, incluso, me mataron perros”, relata angustiada Velásquez.

“Más que el valor de las cosas, es el daño que se les hace a los mismos animales”, sostiene Fabián Pizarro, voluntario del lugar. El joven narra que a través de las redes sociales les comenzaron a avisar que varios de los artículos sustraídos los habrían estado vendiendo a través de una feria de las pulgas y que ahora todo está en manos de la justicia.

“La misma gente comenzó a avisar lo que estaban vendiendo. Inclusive estaban publicando el alimento de los perros que también se lo estaban robando”, señala Pizarro.

Desde la fundación aseguran que ninguna autoridad les ha ofrecido ayuda y ahora lo que más necesitan es difusión de lo ocurrido para que se pueda lograr algo positivo, ya que con el robo se ha dañado el esfuerzo de años y la estabilidad de sus animales.

Lee también: Viña del Mar y Valparaíso salen de cuarentena: Revisa las otras comunas avanzan y retroceden

Las necesidades del refugio

Al estar ubicado en pleno desierto y al no tener agua potable, los tres estanques de agua eran fundamentales para la sobrevivencia de los perros.

El daño que hicieron es grande porque el agua que le damos es vital. Sin ella no pueden sobrevivir porque estamos en pleno desierto”

Aseguran que otra de las necesidades urgentes es gestionar el cierre del terreno donde están ubicado para evitar que otras personas ingresen al reciento y lo sigan desmantelando.

“Por el lado frontal, nosotros lo tenemos cerrado con bloques y con portón de fierro. Pero por el lado trasero, y por donde ingresaron, solamente tenemos un cierre con neumáticos porque es muy difícil poder hacerlo con los pocos recursos que contamos”, explica Velásquez.

La presidenta de la fundación además hace un llamado a algún empresario que pudiera ayudar y así mantener a los animales con vida y resguardados. “Lo más probable es que en un futuro se sigan metiendo a robar porque no tenemos un cierre perimetral sólido”, insiste Velásquez.

Lee también: Autoridades suspenden peregrinación a Santuario de Lo Vásquez

Aseguran que tener cámaras de seguridad también les ayudaría a resguardar el lugar y evitar futuros robos en el refugio. “Necesitamos cámaras de seguridad, y paneles solares e iluminación, porque sería la única forma de monitorear.  Acá no hay red de electricidad ni agua potable”. Asegura Pizarro.

La situación de Calama

La último censo canino y felino realizado por la Municipalidad de Calama en el año 2018 da cuenta de la dura realidad que deben enfrentar los animales que alguna vez tuvieron casa. Según el Informe, en el 20% de los hogares de la comuna han abandonado al menos una vez a una mascota. Dicen que están trabajando para crear conciencia a pesar de lo complicado que ha sido por la pandemia.

La muestra dice que hay 6 mil perros abandonados y hay una mala costumbre de la comunidad de soltar a sus perros a las calle para que den la famosa vuelta de hasta 12 horas”, comenta Paulina Carrasco, encargada de la oficina de tenencia responsable animal de la Municipalidad de Calama.

Paulina cuenta que han tenido que hacer un arduo trabajo que incluye esterilización y charlas virtuales para que la población entienda sobre la responsabilidad de tener una mascota.

“La municipalidad ha estado en constante educación a la comunidad, incluso ahora en periodo de pandemia hemos realizado más de 15 charlas a la comunidad vía online, con una audiencia de por los menos 25 personas por charla”, agrega la profesional.

Y mientras se intenta educar a la comunidad, desde la Fundación Ama Vivir de Calama dicen que actualmente atienden a más de 70 animales, que muchos de ellos han sufrido graves casos de maltrato y que en estos momentos ellos trabajan arduamente en su recuperación. Tarea sumamente importante si se considera que Calama tiene una gran cantidad de perros abandonados.

Lee también: Coronavirus: Ya hay más de 36 millones de contagios en todo el mundo

“De 10 perros, se adopta 1 porque la mayoría son el típico perro mestizo que nadie quiere”, apunta Velásquez, quien mantiene la esperanza de que sus animales pudieran encontrar un hogar.

Quienes quieran aportar en este refugio animal se pueden comunicar con ellos a través del Facebook Fundación Ama Vivir de Calama. La ayuda puede ser en dinero, tiempo o también con la adopción de alguno de los perritos que necesitan urgente una familia.

Por ahora, la Fiscalía está investigando el robo, y desde la fundación esperan que se pueda encontrar a los responsables y poder suplir todas las necesidades básicas para poder atender a los perritos.

Tags:

Deja tu comentario