Por Nicolás Krumm

Luego de presentar síntomas de lo que podría ser COVID-19 durante un día entero, Adrián Montenegro, trabajador de 27 años de la comuna de Quinta Normal, acudió a la Clínica Dávila el 28 de abril para realizarse un test PCR y evaluar su estado de salud.

Tras 48 horas, le confirmaron que su examen era positivo, por lo que debía guardar reposo en su hogar en aislamiento total. Adrián asumió estas indicaciones no sin antes dejar tramitada la licencia médica que debían recibir en su trabajo, pero a 72 horas del diagnóstico, el documento no llegó.

Lee también: “Sólo para pacientes confirmados”: Las indicaciones del Minsal que abrieron el debate sobre las licencias médicas

Fue su empleador quién, para su sorpresa, le dio a conocer esta situación. Adrián explica que luego de diagnosticarlo, funcionarios del centro de salud le informaron que la licencia médica se tramitaría de manera electrónica, lo que le pareció obvio dada su condición de contagiado con COVID-19.

No obstante, luego de recibir la noticia de que este trámite no se había realizado, contactó a la Clínica Dávila para resolver el problema y ahí vino su mayor sorpresa al escuchar la inusual respuesta que le dieron desde el centro de salud.

“Primero llamé para preguntar qué pasaba con la licencia médica que no se había enviado, ya que ellos explicaron que luego de 72 horas debería ser recibida en mi trabajo. Cuando les comento esto, la persona con la que hablé me dice que tengo que presentarme de manera física en el lugar para hacer ingreso con mi huella digital y poder hacer efectivo el trámite. ¡Cómo me están haciendo ir a la clínica si hace menos de una semana me diagnosticaron coronavirus!”, exclama Adrián muy sorprendido.

Esta confusa e inusual situación suma más incertidumbre al estado de salud de Adrián, que ya carga con el peso de estar contagiado. Esto puede incidir en su eventual recuperación, ya que le agrega un mayor nivel de stress a la sintomatología propia de la enfermedad.

Además, según el plan de Isapre que él mantiene, este trámite en ningún momento debe realizarse de manera presencial, ya que opera la licencia electrónica. Lo confirma el abogado Diego Messen, socio de Moraga & Cía., quien advierte que todo el proceso que vivió este paciente es algo que por la contingencia no debiera estar ocurriendo, puesto que no sólo lo afecta a él durante su reposo, sino que incluso estimula a exponer al contagio a otras personas.

“Existe un dictamen actual emitido por la Superintendencia de Seguridad Social que señala que cualquier paciente diagnosticado como COVID-19 positivo, y que, al gestionar el trámite de su licencia médica, esta puede ser emitida de manera remota o física, enfatizando incluso que no es necesaria la huella del trabajador y que este trámite, según aquellos afiliados a planes de Isapres, es algo que no deben hacer los pacientes”, asegura ella abogado.

Casos como el de este joven trabajador pueden perfectamente ocurrir en otros puntos del país, sobre todo considerando que las cifras de contagios lamentablemente van en alza y que miles de personas requieren de la licencia médica para poder tramitar su reposo en el marco legal según su relación laboral.

Comprendiendo esta problemática, fue en el mes de abril que la Superintendencia de Salud instruyó a las diferentes Isapres que debían autorizar las licencias médicas para aquellos pacientes con COVID-19.

Lee también: Superintendencia ordena a Isapres aprobar licencias médicas por coronavirus que hayan sido rechazadas

“Las licencias, por este motivo, se otorgan por razones de salud pública y su tramitación dentro de los plazos es imprescindible para resguardar la salud de la población”, apunta Patricio Fernández, superintendente de Salud.

En la misma línea, Fernández aclara que “en el marco de la alerta sanitaria, además la Superintendencia ofició en marzo a las aseguradoras privadas, la tramitación electrónica de las licencias. Esto con la finalidad de que tanto empleados como empleadores, no tuvieran que desplazarse hacia las instituciones de salud previsional”.

Tramitación fundamental para que cualquier trabajador pueda hacer de manera correcta su recuperación tras ser diagnosticado de COVID-19 y no estar exponiéndose nuevamente a salir del confinamiento para poder presentar la licencia.

Pero pese a que Adrián estaba en conocimiento de esto, recién obtuvo una respuesta luego de una semana. “Anoche me llega un correo con un link, algo como un instructivo, el cual debía enviárselo a mi empleador para que él completara la información y se pudiera hacer efectivo el recibimiento de la licencia médica”.

Por fin, y luego de varios días de confusión, finalmente se logró aclarar la situación y desde Clínica Dávila se comunicaron con el paciente para abordar lo acontecido y dar por superado el malentendido.

Mediante de un comunicado, señalaron que “en relación al caso del paciente Adrián Montenegro, tras recibir los resultados positivos del examen por COVID-19, Clínica Dávila intentó comunicarse telefónicamente con el paciente, y, luego, por solicitud del paciente, se le envió la licencia médica por correo electrónico. Además, se agendó control médico con un especialista del recinto hospitalario”.

Lee también: Ministro Mañalich: “Va a llegar un momento en que nosotros no vamos a hacer más tests PCR”

Desde el recinto de salud también aclararon cuáles son sus protocolos en este tipo de casos, enfatizando en que “para casos de exámenes de COVID-19 con resultado positivo, la clínica se comunica con el paciente vía telefónica para informar el resultado, las medidas higiénicas que debe tomar, y los síntomas a los que debe estar atento. Posteriormente, se le entrega el resultado por correo electrónico y, en caso de solicitar licencia médica, también se envía por este medio. Se realiza seguimiento telefónico cada 48 horas para controlar síntomas y resolver dudas”, aclaran.

Adrián está ahora más tranquilo, superó una insólita fase burocrática luego del diagnóstico. Ahora podrá poner toda su energía en salir con bien de la enfermedad.

Tags:

Deja tu comentario