{"multiple":false,"video":{"key":"bH88VI","duration":"00:01:46","type":"video","download":""}}
Publicado por Mauricio Palma-Prat

Elba Rosa Villagrán presentó los primeros síntomas de demencia senil en 2016 y se le intensificaron en 2017. Durante ese período, la mujer de 73 años comenzó a asistir a controles en el Hospital Félix Bulnes porque estaba adelgazando mucho y su comportamiento cambió. Ya no era la misma persona. Demencia frontal temporal fue el diagnóstico: el Alzheimer comenzaba a invadir su vida y apoderarse de ella.

Pero Elba no estaba sola. Tenía -y tiene- a José González (63), su actual pareja, con quien se conocen hace 40 años. José es un comerciante que trabaja en Lo Prado, al costado del supermercado La Africana, ubicado en San Pablo con Gabriela Mistral. Lleva casi 15 años ahí, de los cuales durante los últimos dos ha comenzado a ir acompañado por Elba, ya que no tiene con quien dejarla.

Lee también: Chofer de micro maneja junto a su señora todos los días: Ella padece Alzheimer y no tiene con quién dejarla

“Ella mientras está en el auto se queda tranquilita y yo puedo trabajar relativamente tranquilo vendiendo mis productos”, afirma José, pero, a su vez, sabe que la situación es complicada y que no es el escenario adecuado para ella. Su intención es trasladarla a Linares, lugar donde vive su hijo y su ex nuera que, por extraño que parezca, le tiene un aprecio especial que ha perdurado en el tiempo más allá de la ruptura matrimonial.

El cariño no se olvida

En la mayoría de las ocasiones, un divorcio o término de una relación involucra el corte total de la comunicación con la otra persona y con el núcleo familiar de ésta. Sin embargo, eso no fue lo que sucedió con el caso de Elba y Ketty, la ex esposa de su hijo.

Ni el tiempo ni la distancia las alejó, ya que ellas se mantuvieron en contacto. Una en Santiago y otra en Linares, que es donde Ketty vivía junto a su marido. Pese a su separación, ella no dudo en sostener una amistad y cariño con Elba, quien en 2017 empeoró su situación de salud.

Lee también: El triste presente del “Señor Barriga”: La batalla de Edgar Vivar contra el Alzheimer

Ketty, tras conocer los detalles de la enfermedad, ha buscado la opción de llevársela a Linares, a un lugar especializado donde la puedan recibir y cuidar. “Mi idea es traerla para acá, así podría visitarla cuando quiera y estar al tanto de su salud. Además, su hijo también podría verla más seguido”, sostiene.

Sus gestiones comenzaron hace más de dos meses, pero no ha podido encontrar un cupo en fundaciones y casas de acogida. También ha acudido al municipio y se mantiene a la espera de conseguir esa posibilidad que le permita acercar a Elba a uno de estos lugares.

Contra el empedrado

Volviendo a la realidad de Elba y José en Santiago, para la pareja no ha sido fácil tratar con la enfermedad y con otros problemas que se les han presentado a lo largo de los años.

En 2015, José fue víctima de un portonazo y le robaron su vehículo Renault, el cual nunca pudo recuperar. Ahora se moviliza para trayectos cortos con otro automóvil y en el que lo espera su mujer cada día mientras completa su jornada laboral. “Es un auto antiguo, con algunos problemas, pero al menos me sirve para trasladarla y tenerla cerca de mío”, considera.

Lamentablemente, ese no sería su único encuentro con la delincuencia. En 2017 fue asaltado en su puesto de trabajo, lugar que cuenta con patente de vendedor ambulante desde 2005 y donde ofrece diversos artículos.“Es como un bazar ambulante. Trato de vender de todo un poco”, comenta.

A González se le puede ver a diario trabajando con entusiasmo cerca del popular supermercado La Africana de calle San Pablo. “Por ahí cerca estaciono y dejo a mi señora. Hay otros comerciantes que a veces me ayudan, pero tengo que estar atento a ella y al negocio para no sufrir robos”, asegura.

“Recuerdo una vez en que Elba se me perdió durante todo el día, pero gracias a Dios logré dar con ella antes de que oscureciera”, rememora el vendedor, en uno de los episodios más angustiantes que le tocó vivir desde que el Alzheimer es parte de sus vidas. “Cuando la encontré no me reconoció, pero sí se dio cuenta que tenía los ojos llorosos, emocionado, lo que me dio fuerzas”, relata con orgullo y alivio.

Aviso de Elba el día que se perdió en Lo Prado

Así es el día a día de José junto a Elba, quienes pese a las dificultades han logrado salir adelante, fortalecidos por el apoyo incondicional de Ketty, una ex nuera que, pese a las distancias y a la pérdida del vínculo emocional con el hijo de Elba, se mantiene ahí.

Como familiar de un enfermo de Alzheimer, ¿qué puedo hacer?

En Chile actualmente se estima que más de 200 mil personas padecen Alzheimer y otras demencias. Muchas de ellas tienen un grado de dependencia importante y requieren permanentemente de un cuidador que se haga cargo de sus necesidades. Además, el Ministerio de Salud estima que de aquí a 5 años la cifra actual de enfermos se podría triplicar.

En cuanto a la búsqueda de ayuda, Lizette González, terapeuta ocupacional de la Corporación Alzheimer Chile, menciona que el primer paso a seguir es acudir al municipio a través de su área de asistencia social. Con ello, cada municipalidad estudia caso a caso y, de acuerdo a los informes de fichas sociales, va derivando las ayudas y orientación necesaria en primera instancia.

Lee también: Consumo de litio podría ser clave para frenar el avance del Alzheimer

De esta forma, las familias pueden ser dirigidas a centros de día para asistencia a personas con problemas mentales, o también a los ELEAM, que son los Establecimientos de Larga Estadía para Adultos Mayores, dependientes del Senama. En ambos casos se postula y son gestiones que corresponden a cada municipio.

Asimismo, la representante de Alzheimer Chile aprovechó de comentar que se realizará un encuentro en el Congreso Nacional el próximo 14 de junio, cuya idea principal será conversar acerca del apoyo que requieren los cuidadores de estos pacientes, quienes se llevan gran parte del peso emocional de la enfermedad. La instancia también será propicia para actualizar la información respecto de incluir este padecimiento al AUGE, una de las materias aún pendientes en la salud pública chilena.

Tags:

Deja tu comentario