Por Bárbara Mateluna

La llegada del coronavirus en nuestro país en marzo ha dejado en evidencia la compleja situación en la que viven miles de familias en nuestro país. El confinamiento ha obligado a estar en casa, a gastar más dinero en insumos básicos, las cuentas de servicios han aumentado e incluso muchas personas han quedado cesantes debido a la crisis económica que ha acarreado la pandemia.

Son más de cuatro meses en los que esta realidad ha obligado a las familias a ingeniárselas para sobrevivir a la cuarentena. Sin embargo, mantener un hogar y pagar las cuentas se ha hecho prácticamente imposible para algunos, quienes realmente viven un drama.

Es la realidad de Gloria Brito de 43 años, quién junto a su esposo y sus dos hijos vive momentos dramáticos. Ambos están sin trabajo y hace poco les notificaron que la deuda que acarrean desde septiembre del año pasado por su crédito hipotecario se encuentra en el 5° Juzgado de Policía Civil de Puente Alto.

No quieren perder su hogar

La casa en la que viven la compraron con un crédito hipotecario a 20 años que está a nombre de su esposo Rodrigo Moreno. Llevan 8 años pagando el dividendo, uno que dejaron de pagar en septiembre del año 2019.

“Mi esposo perdió su trabajo en octubre, es maestro electricista de la construcción y empezó a trabajar de forma independiente y nos empezamos a atrasar en el dividendo. Yo, en tanto, trabajé hasta mayo con un sueldo de $250 mil”, nos comenta Gloria.

Lee también: Las historias tras las ollas comunes que ayudan a los más de 1.600 hogares del campamento más grande de Chile

Con ambos cesantes, pagar las deudas se hizo cada vez más difícil. Justo cuando su esposo había arrendado un auto para trabajar en Uber, llegó el coronavirus a Chile. “Alcanzó a trabajar 15 días”, dice Gloria.

En medio de esta crisis económica, igualmente tenían unos ahorros. Con ese dinero se acercaron al banco en marzo para intentar arreglar la situación sin embargo, se enteraron que el caso se había judicializado.

“Nos dijeron que lo único que podemos hacer es pagar $3,5 millones hasta este lunes o pagar la deuda completa que son más de $29 millones”, nos cuenta angustiada esta madre de familia.

Es que la situación que viven no califica, por ejemplo, para ser beneficiados por los últimos programas de ayuda que se están implementando en esta materia: “Para tener acceso a estas moratorias, hay que tener una buena conducta en el pago y que la deuda esté relacionada al periodo específico de pandemia que vivimos” nos explicó Marco Antonio Sepúlveda, abogado y académico Universidad Central de Chile.

Lee también: Hacinamiento y escaso acceso a la salud: Las 3 comunas de mayor mortalidad de la RM por COVID-19

Es decir, en este caso Rodrigo no puede acogerse a la posibilidad de repactar su deuda, porque lo que debe se arrastra desde mucho antes.

“Lamentablemente, el ordenamiento jurídico siempre va a estar de parte del cumplidor, no del incumplidor, porque lo que aquí hay es una cosa clara: las personas que no pueden pagar sus dividendos, arriendos o deudas, en algún momento deberán pagar sí o sí”, asegura el abogado.

“Ya no sé que más hacer”

Conseguir el dinero para pagar la deuda se hace casi imposible, la realidad de esta familia es compleja. El matrimonio tiene dos hijos, uno de 19 y otro de 11 años. Gloria en tanto, sufre de artrosis hace casi una década, una enfermedad que le ha provocado una discapacidad importante: “Mi pensión de discapacidad es el único ingreso que tenemos, yo no puedo trabajar porque estoy enferma de las piernas, estoy sin terapia de kinesiólogo por esto de la pandemia. De hecho, ya no puedo caminar, estoy en silla de ruedas

Su esposo, por su parte, ha comenzado a trabajar en las ferias de la comuna para intentar tener otro ingreso. De hecho, Gloria nos confiesa que este último mes se ha alimentado de la caja de alimentos que le llegó del Gobierno y que incluso su mamá le dio la suya: “Nuestra economía está muy mal, nuestros hijos se dan cuenta que todos los días comemos arroz con tomate, que ya la vida no es igual a la que teníamos antes”.

Lee también: La pobreza oculta en el sector oriente de Santiago: Vecinos de Las Condes se apoyan para enfrentar la crisis

Desde el municipio de Puente Alto aseguraron que las familias que estén pasando por este tipo de situaciones para tramitar ayuda deben comunicarse con el número de acción social 227315344.

Si usted quiere ayudar a Gloria y su familia, a continuación dejamos su cuenta:

Gloria Brito
Rut: 13.056056-3
CuentaRut Banco Estado: 13056056
E-mail: lucas_morend@hotmail.com

Tags:

Deja tu comentario