Por Bárbara Mateluna
{"multiple":false,"video":{"key":"czpcSiR4YQB","duration":"00:09:17","type":"video","download":""}}
VIDEO RELACIONADO: Director de Techo Chile por efectos de la pandemia en campamentos (09:17)

El campamento Villa Internacional, en Mejillones, se creó hace aproximadamente 5 años. En el terreno habitan más de 500 familias y en su mayoría son extranjeros. A sus condiciones ya complejas, ahora deben lidiar con un problema extra: no cuentan con energía eléctrica.

Sin luz pasan la crisis sanitaria que enfrenta nuestro país. Muchos deben estudiar y trabajar vía online, lo que resulta imposible. “Hubo un corte de luz en el pueblo, que afectó al transformador de donde nosotros obtenemos energía”, nos explicó Jonathan Medina, quien vive en el campamento con su familia.

Lee también: Sin agua y sin comida: La seca pandemia de los niños del campamento Nueva Hermandad de Batuco

Pero lo que más les preocupa a los vecinos es la situación de una familia en particular. Se trata de una pareja de padres colombianos que tiene un hijo con discapacidad, el pequeño Eliel, quien necesita sí o sí realizar sesiones de rehabilitación a distancia, a las que ahora no tiene acceso porque carecen de energía eléctrica.

“Necesita terapia dos veces por semana”

Desde que Eliel nació hace una 1 año y 3 meses, sus padres debieron acudir a Teletón. El pequeño es chileno y se atiende en el instituto que la entidad opera en Antofagasta. Sin embargo, desde hace más de 40 días, no ha podido recibir con regularidad las sesiones de terapia, las que se hacen a la distancia a través de la tecnología.

Dos veces por semana era el compromiso, pero eso se ha hecho casi imposible. Eliel y su familia viven en el campamento de Mejillones y no tienen luz, lo que ha perjudicado directamente la rehabilitación del niño. “Mi hijo ha perdido varias terapias, porque mi celular no tenemos donde cargarlo“, nos explica su padre, Jhon Viveros.

Compleja situación, pues la rehabilitación es fundamental para que Eliel avance en su tratamiento y pueda ir mejorando su condición de vida. “Esto es super malo, porque las terapias hacen que le vaya ayudando a todo, a manejar los pies, a sentarse y eso lo hemos perdido“, dice Viveros.

Desde Fundación Teletón aseguraron que, a pesar de las dificultades, las terapias se han realizado de igual forma gracias a “videos grabados con su celular y que son enviados al kinesiólogo tratante, quien a su vez revisa y retroalimenta todos los jueves este trabajo. Cargan el celular gracias a un vecino que tiene generador en el campamento”, aclara Ximena Casarejos, directora ejecutiva de Teletón.

Lee también: Las historias tras las ollas comunes que ayudan a los más de 1.600 hogares del campamento más grande de Chile

Un gesto que evidencia “la solidaridad y el compromiso de las familias y los vecinos por rehabilitar a los niños y jóvenes son a toda prueba”, señala Casarejos.

Más de 500 familias viviendo sin luz

Nos contactamos también con el municipio de Mejillones, pues son más de 500 familias las que viven la pandemia sin suministro eléctrico hace casi dos meses. El alcalde Sergio Vega comentó que, al ser una toma ilegal, es poco lo que el municipio puede hacer, pero que “ellos siempre están preocupados de ese grupo de personas, hemos sanitizado, les hemos entregado kits de aseo, inclusive cajas de alimentos”.

Nosotros le hemos pedido al alcalde que no nos regale la luz, si no que ponga unos medidores provisionales”, dice el padre de Eliel. Con ese objetivo, aclaran en el muncipio, la autoridad comunal ya ha tenido entre 3 y 4 reuniones con CGE, la empresa distribuidora de energía.

Lee también: La dura realidad que nunca se ha ido: 700 familias viven sin agua potable en campamentos en Batuco

“Nuestro compromiso e intención es que ellos tengan regularizado el tema de la luz. Pero lo complicado es que las casas están puestas en un terreno semi industrial por lo tanto no es un lugar habitacional, pero estamos haciendo las gestiones para cambiar en nuestro plano regulador  la denominación de barrio, para que ellos puedan estar ahí y CGE  se puedan instalar” fue la promesa que hizo el alcalde de Mejillones.

Mientras tanto, el pequeño Eliel deberá seguir esperando y sus padres dependerán de la buena voluntad de sus vecinos para algo tan básico como cargar un celular.

Tags:

Deja tu comentario