Por Mauricio Palma Prat
{"multiple":false,"video":{"key":"bGiAfS","duration":"00:03:01","type":"video","download":""}}
Publicado por Mauricio Palma

—Viejo, cálmate un poco.

Esta frase, acompañada de un toque en el brazo, bastó para que los bajaran del avión. En un incidente que se produjo el 22 de septiembre a bordo del vuelo Sky H2 131 Calama-Santiago, una familia denuncia que el auxiliar de vuelo los acusó de agresión en la aeronave comercial, algo que asegura es falso y dice contar con varios testigos, entre ellos todo el equipo de Cobreloa, los que coincidentemente iban en el mismo viaje rumbo a San Felipe.

El altercado se produjo cuando el asistente de vuelo realizaba labores de abordaje, acomodando las maletas de Verónica Ledezma, la denunciante que conversó con CHVNoticias.cl. Ledezma describió que la reacción del funcionario fue exagerada, pero le decepcionó aún más la actitud del piloto comandante a cargo, Jean Paul Bakx, quien decidió echarlos del avión, sin siquiera consultar la versión a ella o a los múltiples pasajeros que atestiguaron los hechos.

Te puede interesar: Se dio más vueltas que un trompo: Conductor que se dirigía a Chanco siguió la señalética y llegó al mismo punto de partida

El asistente, tras acomodar el equipaje y sin siquiera notificarle, afirma Verónica, le dejó la maleta muy lejos de su alcance, a lo que ella le indicó que necesitaba tenerla cerca porque tenía pertenencias delicadas de sus hijos pequeños (2 y 3 años) con los que viajaba.

Ledezma, sin faltarle el respeto -asegura-, le llamó la atención, a lo que el asistente habría respondido que él sabía cómo debía acomodar el equipaje en la parte superior, si no le gustaba le dijo que tendría que llevarlo en sus pies, en un espacio muy estrecho e incómodo donde no cabía.

“Solo le pedí que se calmara”

El asistente de vuelo era un joven que bordeaba los 20 años, como muchos de los trabajadores que se desempeñan en estas labores primerizas a bordo de un avión. Las funciones de un azafato/a, más allá de acomodar equipajes y dar instrucciones básicas de abordaje, tienen una cercanía directa con el pasajero, por lo tanto, requieren de una psicología especial.

En el caso del joven funcionario del vuelo Calama-Santiago dicha psicología se habría visto sobrepasada: “En un momento nos dijo ‘van a ver’ y se fue raudo a la cabina”.

Verónica reclama por su falta de manejo y criterio, sobre todo cuando los amenazó y huyó a denunciarlos con el piloto, magnificando una situación que se pudo resolver simplemente conversando, o dándole la razón al cliente, como exige la norma.

Te puede interesar: Tiene 21 años, sufre múltiples enfermedades, perdió un pie y se le están saliendo los implantes de su espalda

La versión de Ledezma, quien es la esposa del hombre acusado de agresión, fue corroborada por Eric Barraza y María Jesús Peña, ambos pasajeros y testigos a pocos metros de lo sucedido.

María Jesús relata que “mientras se mantenía la discusión entre ellos apareció el piloto del avión muy prepotente, quien indicó que las personas acusadas debían bajar y que si los demás seguíamos reclamando entonces también debíamos abandonar el avión”.

Eric Barraza, por su parte, considera que la reacción del piloto fue casi más injusta que la del asistente, ya que ni siquiera se dio el tiempo de consultar o constatar los hechos con testigos, que los había y muchos.
“El esposo de Verónica solo le tocó el brazo al asistente, ya que con su otra mano cargaba a uno de los bebés y le pidió que se calmara”.

Te puede interesar: Te puede interesar: Destruyó la casa en que vivía con su ex pareja porque ya no podía controlarla: La mujer ahora teme por su futuro

La situación fue atestiguada por prácticamente todos los pasajeros, quienes apoyaron a la familia acusada. El vuelo se retrasó por poco más de media hora. Finalmente, el acusado debió dejar el vuelo y comprar pasaje en otra aerolínea, donde pagó cerca de $300 mil. En tanto, su esposa e hijos debieron cancelar una multa de $225 mil y abordar nuevamente el vuelo Sky, para viajar por separados.

“Tratamos de hacerlo lo menos traumático para los niños, ya que el mayor que solo tiene 3 años me preguntaba por qué el papá no viajaba con nosotros; ahí le explique que el avión iba lleno y algunas personas tuvieron que esperar por otro vuelo”.

Pasada la turbulencia

Verónica destacó la actitud de la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC), quienes al menos escucharon su versión y trataron de calmar los ánimos, así como la angustia que esta familia vivió en aquel instante.
La DGAC fiscaliza situaciones de vuelos en aeropuertos y acudió a esta denuncia, donde trató de mediar, sin embargo, la decisión única y final pasa por el comandante a cargo del vuelo.

Las líneas aéreas pueden rehusar o condicionar el transporte de aquellos pasajeros cuyo estado o condición constituyan un peligro para la seguridad, higiene o buen orden a bordo. Esto fue lo que el comandante aplicó y entendió que había sucedido ese día. El problema radica en que no confirmó ni descartó versiones relevantes que pudieron influir en la decisión.

Te puede interesar: Grave negligencia: Se iba a ligar las trompas de Falopio, pero se las cortaron y quedó defecando por la vagina

También cabe destacar que Sky ya tuvo una experiencia similar al caso de Ledezma y su familia. En 2015 tuvieron que indemnizar a un pasajero con $10 millones, tras ser bajado violentamente de un avión en Calama por un altercado que se produjo en un malentendido con el pasaje que había comprado.

CHVNoticias.cl intentó comunicarse con Sky mediante correo y llamadas, pero las consultas no fueron respondidas

Asimismo, la familia también quedó a la espera por novedades y no se cumplieron los plazos de respuesta que la misma empresa se impuso.

Los afectados no descartan acciones legales, ya que consideran que el trato de la tripulación, tanto del asistente de vuelo como del piloto a cargo no fueron adecuados. Sus niños pequeños también se vieron afectados emocionalmente, y en lo económico tuvieron que pagar una multa no menor además de comprar pasajes en otra aerolínea para llegar a su destino.

Algo que, aseguran los afectados, se pudo haber resuelto con un poco más de criterio y honestidad de parte de los funcionarios de Sky.

Tags:

Deja tu comentario