Por María Luisa Carrión
{"multiple":false,"video":{"key":"czonLAKZLpH","duration":"00:05:41","type":"video","download":""}}
  • VIDEO RELACIONADO – Detallan protocolo sanitario de apertura de fronteras (05:41)

“Lo que pedimos es humanidad, no estamos pidiendo nada más”. Es el llamado desesperado de Daniela Neira, hija de José, un chileno de 64 años que falleció a principios de noviembre en Argentina, donde vivía hace más de 34 años. Su familia pide poder viajar a buscar sus cenizas.

La pandemia vino frustrar los planes de José. Hace más de tres décadas se había ido desde Chile con rumbo a Neuquén, donde finalmente se estableció y donde también el 1 de noviembre perdió la vida por una falla multisistémica.

Desde Chillán su hija, Daniela Neira, nos cuenta que su padre hace un tiempo presentaba problemas de salud, mucho antes de la emergencia sanitaria por el COVID-19, pero que en los últimos meses se le notaba distinto: “El estado anímico influyó bastante. En octubre se notaba desanimado”.

Tanto así, que otros de sus hijos, que comparte el nombre con su padre y que tuvo que viajar desde Costa Rica para ayudar en los trámites de repatriación de las cenizas de José Neira, asegura que “él tenía la ilusión, y durante los últimos meses me hacía saber eso, que estaba ansioso por volver a Chile y que esta cuarentena lo tenía sumamente ansioso y desesperado”.

Pero finalmente eso no se cumplió. José Neira de 64 años, por diversos problemas de salud había jubilado antes de tiempo y eran esas mismas complicaciones, por ejemplo, en la columna, las que, según su familia, hacían imposible un viaje en avión desde Neuquén hasta Buenos Aires, luego a Santiago y después a Concepción. “Para él era muy complicado andar de trasbordo en trasbordo”, indica Daniela.

Él esperaba que la emergencia pasara y poder hacer el recorrido de manera más cómoda y de un solo trayecto en bus directo a Concepción. Planes que no se concretaron.

Ahora la familia pide que le permitan viajar a Argentina a través del paso fronterizo Pino Hachado y así traer las cenizas de su padre y algunos artículos personales que él dejó en Neuquén.

Lee también“Mi lucha más pesada ha sido contra el sistema más que contra la enfermedad”: Tiene leucemia y denuncia que no le han pagado sus licencias

“No vamos a hacer un viaje de turismo”

Daniela y José están contra el tiempo, porque este último debe volver a Costa Rica. Para realizar este viaje debió pedir un préstamo y permiso en su trabajo para efectuar sus labores a distancia desde nuestro país. Tiene pasaje para el 1 de diciembre, con plazo máximo de extensión el 15 del mismo mes.

Además, en Neuquén, deben poner en regla el departamento que su papá arrendaba, que sigue generando gastos mientras no puedan ir a finiquitar el contrato. Eso, en la parte administrativa y económica, porque lo más fuerte, sin duda, es el dolor personal de haber perdido a su padre.

Nosotros no vamos a hacer un viaje de turismo, no vamos a hacer vida social. Vamos a traer las cenizas de mi papá y traernos las cosas personales de él, lo que se pueda, que para nosotros tiene un valor afectivo.”, señala José.

Y agrega su hermana que “vamos a buscar recuerdos que queden, las fotos, que no se pierda eso, que no queden en manos de personas inescrupulosas”.

En tanto, las cenizas de su padre están en el cementerio de Neuquén y luego una amiga las cuidará, pero asegura Daniela que “no puede hacer más porque no es familiar directo”.

Lee tambiénNiño de 8 años con enfermedad degenerativa al cerebro necesita medicamento que vale $370 millones anuales

La autorización que no llega

En Argentina sólo entregarán las cenizas para traerlas a Chile, con un certificado de defunción, a un familiar directo. Si esto lo hiciera la Cancillería, ese trámite dura mucho más y estamos ya casi llegando a diciembre”, sostiene José.

Por eso han agotado todas sus energías en conseguir que las autoridades trasandinas puedan otorgarles un permiso para ingresar por la frontera terrestre para ir en busca de las cenizas de su padre y sus artículos personales.

La familia en Chile, y siguiendo todos los protocolos sanitarios, desea realizar una ceremonia fúnebre y sepultarlo en el cementerio. “A mí no me gustaría regresar a Costa Rica sin haberme despedido de él acá y sin haberlo dejado descansando en Concepción”, concluye José.

Desde la Cancillería chilena informaron que han estado en contacto con la familia para orientarlos en todos los trámites que deben realizar y que debido a la imposibilidad de viajar a Argentina por el cierre de fronteras en ese país se les ofreció, también, el traslado del ánfora con las cenizas de José desde Neuquén a Santiago por los canales consulares.

Una alternativa que la familia sabe que está sobre la mesa, pero que no es su primera opción por los tiempos que puede tardar, ya que no tiene un plazo establecido.

A modo genérico, también indican desde Relaciones Exteriores, que los procedimientos de repatriaciones no han tenido modificaciones en medio de la emergencia sanitaria. Es decir, un familiar directo debe contactarse con el consulado chileno más cercano o con el Departamento de Servicio Social Consular de la cancillería para recibir asistencia como, por ejemplo, los procedimientos en cada país.

Si el familiar no puede viajar, está la opción de entregar un poder al cónsul de Chile en la zona para que realice los trámites ante las autoridades locales y, además, cancillería puede – tal como está ofreciendo en este caso – apoyar el traslado del ánfora a nuestro país, si la familia lo decide y la causa de fallecimiento lo permite.

Lee tambiénChilenos piden crear distritos electorales en el extranjero para poder votar y postular a la Constituyente

Tags:

Deja tu comentario