Cedida

Gina Evra es una mujer haitiana (33), residente en Chile hace aproximadamente cuatro años, que desarrolló un cáncer genital que la tiene hoy en día en una situación de salud terminal.

Hace un tiempo, acudió a un CESFAM de la región del Maule a consultar debido a que padecía intensos dolores. Fue ahí que comenzó a hacerse algunos exámenes y descubrió que el diagnóstico no era nada bueno, por lo cual, debido a la gravedad y agresividad del cáncer, actualmente solo ha podido hacer tratamiento para el dolor.

Karina Valenzuela, enfermera de Talca, es quien la ha recibido en el servicio de Urgencia y la ha ayudado a gestionar los procedimientos necesarios, aconsejarla, tratarla, trasladarla al lugar en donde se ha tomado muestras clínicas.  Con respecto a su situación actual, la profesional de la salud comentó a CHV Noticias que «está en su domicilio, vive sola y está acostada todo el día, o en cuatro patas, porque tiene una lesión en la zona genital«.

Lee también: Campaña busca hallar gemelo genético para joven de 24 años con leucemia linfoblástica aguda

Dramática situación

En dichas circunstancias, Evra solamente tiene posibilidad de recibir tratamiento paliativo, ya que su problema es absolutamente irreversible. Según ha manifestado ella misma, su voluntad es volver a su país, para morir junto a sus dos hijos que están en su tierra de origen.

Lamentablemente, debido a que su visa venció el 8 de enero del 2020, Extranjería no le permite salir de territorio nacional, e incluso le está cobrando una multa por no haber regularizado su situación como inmigrante.

Mientras tanto, debe seguir luchando contra una enfermedad que es sumamente dolorosa y contra un sistema de salud que no le da respuestas oportunas. «Tiene un cáncer vulvar que es muy invasivo, es grande y está expuesto. Todos los procesos de espera son largos. Decidieron hacerle quimio y radio paliativo», indicando que no ha sido fácil realizarlo, debido a la pérdida de tejido constante. «Ella está perdiendo sus genitales a pedazos», aseguró Valenzuela.

Lee también: Chilena permanece conectada a respirador artificial en Estados Unidos tras contagiarse de COVID mientras estaba de viaje

Su gran último deseo

Con respecto a su intención de regresar a Centroamérica, su enfermera recalcó que «estamos tratando de gestionar que ella pueda volver… ella tiene hasta sus maletas compradas pero no ha podido irse porque no renovó nunca más los papeles de la visa».

Pareciera que al menos el ámbito económico estaría cubierto. «Hemos buscado todas las opciones y ella tiene un hermano que vive en Estados Unidos, podría transferirle un millón de pesos como máximo para poder volver», indicó. Sin embargo, su piedra de tope es un asunto de índole legal y tiene que ver con la voluntad de Extranjería de poder hacer un gesto humanitario con Gina.

Finalmente, luego de que CHV se pusiera en contacto con Extranjería, ellos accedieron a perdonarle la multa y le enviaron una resolución durante este jueves para permitirle salir del país y regresar a su lugar de origen, de acuerdo a su voluntad. Solo queda comprar el pasaje, que ya lo está buscando.

 

Tags:

Deja tu comentario