“Serán dos años desde que tengo cáncer”. El 5 de marzo de 2020 Daniela Echeverría fue diagnosticada de cáncer de mama. Desde esa fecha, su enfermedad se ha ramificado por el resto del cuerpo y ya no se puede costear los nuevos procedimientos.

Tras sentir una fuerte presión en su pecho izquierdo, Daniela (39) se realizó una biopsia en el Hospital Sótero del Río, donde le confirmaron que padecía  cáncer.  Meses después, a la mujer le aplicaron quimioterapia y posteriormente fue operada, siéndole extirpada la mama.

Sin embargo, en febrero de 2021 el tumor maligno se extendió por su cuerpo y fue diagnosticada con metástasis de fase IV.  

Lee también: ¿Cómo protegernos del Sol? Cáncer a la piel provoca cerca de 300 muertes al año en Chile

Vivir luchando contra el cáncer

El cáncer de mama se forma cuando las células comienzan a crecer de forma anormal en el seno. Estas se dividen más rápido, por lo que se acumulan formando un tumor o un bulto, según explicó Francisco Vidangossy, director de la fundación Cáncervida.

Amparo Gónzalez, psicóloga de la Corporación Yo Mujer, señaló que el cáncer de mama metastásico es lo mismo que el tumor maligno de mama, “Esto significa que desde el lugar original donde se encuentra el tumor, en este caso una de las mamas, también se expande a otras partes del cuerpo”.

Además del caso de las mamas, este tipo de afección también se puede producir en los huesos, el hígado, el pulmón y el cerebro; precisó la experta. 

La metástasis fase IV de Daniela se presentó en ambas caderas y en dos vértebras, por lo que fue derivada al Comité de Drogas de Alto Costo (DAC) que tiene como misión financiar medicamentos de precio elevado para pacientes con problemas de salud oncológicos. 

Sin embargo, a los meses siguientes recibió un llamado donde se le canceló el tratamiento de DAC al que había accedido inicialmente. Esto causó que tuviera que retomar su tratamiento habitual, basado en una terapia de “Tamoxifeno”, situación que Daniela evaluó de mala forma. “Era estúpido que me mandaran a seguir con el mismo remedio que usaba desde hace varios meses y que no me había servido”, criticó la mujer.

La psicóloga Amparo González,  comenta que “la cantidad de mujeres que vive con un cáncer de mama es súper alto y es algo que no siempre se visibiliza. Hay muchas mujeres que viven con cáncer y lo abordan como una enfermedad crónica, sabiendo que no se puede curar, pero también teniendo claro que existen otras oportunidades de ir alargando sus oportunidades de vivir”.

Lee también: Kamal Ranadive: El homenaje de Google a la investigadora del cáncer y la lepra que inspiró a científicas en el mundo

Nueva operación y bingos

Los meses siguientes de Daniela se vieron marcados por el alto consumo de medicamentos y a la espera de una nueva operación en el mes de diciembre (2021) que implicaba extirpar las trompas de falopio.

Previo a este procedimiento, la familia de la mujer realizó un bingo a beneficio para costear parte del tratamiento. Sus vecinos asistieron y cooperaron como lo habían hecho con rifas anteriores.

“Ella se veía bien a pesar de todos sus problemas, pero se agravó luego de ser operada”, señaló Genesis Salinas, vecina de la afectada.

El 21 de diciembre de 2021 se realizó la cirugía de las trompas de falopio en el Hospital Sótero del Río y al día siguiente volvió a su casa. Lamentablemente, en los días posteriores a Navidad, Daniela comenzó a sentirse mal. “Era como una pataleta en el estómago”, comentó la afectada. 

La mujer pasó una semana muy complicada, con muchos dolores mientras estaba en su casa. “No quise volver al hospital porque fue horrible esa última vez”. 

Finalmente, Daniela pidió una hora al médico. y cuando fue atendida rápidamente la tuvieron que llevar a urgencias por presentar taquicardia. 

Desde la última semana del pasado diciembre, la estudiante de derecho se encuentra internada en la Clínica Vespucio sin querer siquiera imaginarse el costo final de su estadía.

“Tengo un coágulo de ocho centímetros, que no sé muy bien cómo se formó”, agregó Daniela sobre su diagnóstico más reciente. 

Lee también: Israel identifica su primer caso de “flurona”, infección simultánea de COVID-19 y gripe

Financiamiento

Inicialmente, la mujer formó parte del plant de Garantías Explícitas de Salud (GES), que le daba acceso a tratar el cáncer con ayuda financiera de parte del Estado. Sin embargo, ante las listas de espera para poder ser tratada y los nuevos medicamentos que tuvo que costear, Daniela decidió cambiarse a una clínica.

Hoy en día cuando las personas van a los sistemas públicos e invocan el GES para ser tratados, podría pasar que en el sistema no las atienden inmediatamente. Las razones: listas de espera, saturación, etc. Las personas quedan postergadas y no se responde fielmente al espíritu de este plan”, señaló Francisco Vidangossy. 

“Como ella, en Chile hay muchas personas que aunque tengan la patología cubierta, deben esperar y no pueden continuar así. Ahí es cuando aparecen los costos elevados (…), esperar 170 días para que los atiendan es mucho. Un paciente con cáncer en ese tiempo se muere”, añadió el director de Cáncervida. 

Lee también: Piden ayuda: Joven con síndrome de Prader-Willi ya no puede caminar tras grave contagio de Covid-19 y una hernia

Lucatón en apoyo a Daniela

Tras las complicaciones de la joven mujer, la familia y sus vecinos han organizado una “lucatón” en apoyo al tratamiento de Daniela.

“Nosotros nos hemos organizado donde vive, hemos hecho bingos y la hemos apoyado en la etapa que está pasando”, comentó Marlén Salinas, amiga de la afectada.

Daniela es estudiante de derecho de la Universidad Autónoma y también ha tenido el apoyo de sus compañeros, quienes están al tanto de la situación y le compran números en cada rifa.

“Para nosotros es una vecina súper joven, apañadora. Siempre ha participado en todo y sus estudios de derecho servirán para seguir ayudando. Entonces es una niña que tiene hartas ganas de vivir y ahora se está apagando”, complementó Marlén.

El pilar más importante para ella ha sido su pareja y sus tres hijos, dos mujeres adultas y un menor de edad de 14 años. Ellos, como forma de ayudar a Daniela, están realizando una “lucatón” para la joven, iniciativa con la que se busca obtener recursos monetarios obtenidos a través de un depósito solidario a la Cuenta RUT de esta mujer.

 

Tags:

Deja tu comentario