Por Macarena Miranda

Ana Mella (48) está agotada de golpear puertas y esperar ayuda, pero dice que es la única manera de sobrevivir. Tiene cáncer de colon y sufre las consecuencias de múltiples intervenciones. Relata que la habían desahuciado, pero que, “gracias a dios, las operaciones salieron bien, sacaron tumores. Tuve una cirugía grande que duró 12 horas”.

Para Ana, sin embargo, la preocupación se centra en su hijo de 17 años, quien fue diagnosticado con poliposis múltiple, enfermedad congénita, que podría derivar en cáncer si no se trata a tiempo. Y lo dice porque así le sucedió a otros tres miembros de su familia.

La madre dice que su hijo espera una cirugía, pero antes debe realizarse exámenes que determinarán su tratamiento. Si lo operan, “es probable que le dejen una bolsa en su intestino durante un año, lo que implicará muchos cuidados”, señala con preocupación.

El doctor William Semler, del Instituto Nacional del Cáncer, explica que la poliposis múltiple se manifiesta con lesiones que pueden aparecer en distintas partes del tracto digestivo, desde el esófago hasta la zona rectal. En el fondo, son tumores, los que pueden ser benignos o premalignos. “Cuando uno habla de poliposis implica múltiples pólipos en cualquier parte del tracto digestivo”, apunta.

El doctor William Semler

Semler añade que los procedimientos diagnósticos, como endoscopias, son los que determinarán si los tumores son benignos o pueden desarrollar cáncer en caso de no resecarlos. Enfatiza en la importancia de que “los procedimientos diagnósticos también se transformen en terapéuticos para poder extraerlos”.

Lea También: El tiempo se les agota: Familia de adolescente con daño neurológico pide con urgencia un respirador mecánico

El galeno agrega que “estos pólipos se sacan y se mandan a estudios anatomopatológicos, que comúnmente se llaman biopsias y esto nos va a definir que características tiene. Si son benignos, la posibilidad de desarrollar cáncer es cero, o si tienen características de malignos y la posibilidad de desarrollar cáncer. Por eso es muy importante que se saquen completos”.

El Dr. Semler dice también que es muy importante que estos pacientes hagan seguimiento de su patología porque los pólipos pueden volver, “sobretodo si son de características premalignas, algunos se tienen que sacar por cirugías por los tamaños y características, aunque hoy existen intervenciones menos invasivas y por procedimientos endoscópicos se pueden sacar”.

Lea También: Familia hace un potente llamado a la donación de órganos: “Lo que no funciona es el egoísmo de las personas”

Ana Mella cuenta que lo más difícil es ver a su hijo enfermo y no poder acelerar los procesos para su intervención. Esto porque depende del sistema público y de sus tiempos y le angustia no contar con recursos para brindarle una mejor Salud a su hijo, quien apenas logra subsistir. Sin ayuda social, sin trabajo y enferma, la vida es cuesta arriba para esta madre.

Tengo que mantener mi casa y apenas lo logro. Me cuesta mucho comprarme los medicamentos porque hay algunos que no los tiene el hospital. Hago rifas constantemente, pero a veces no me compran todos los números”, lamenta.

Ana quisiera tener la tranquilidad de que tanto ella como su hijo podrán seguir sus tratamientos, pero la falta de ingresos aumenta sus preocupaciones. “He pedido ayuda constantemente a la municipalidad, una vez me ayudaron con latas, pero la mercadería no me sirve”, explica, añadiendo que debe seguir una dieta específica, imposible de cumplir.

“Me cuesta mucho comprar esas cosas porque no me alcanza la plata en realidad. Estoy pidiendo ayuda para que a mi hijo y a mí nos jubilen y recibamos una pensión. Lo único que tuve fue la ayuda del COVID y los bonos que dieron. Gracias a eso he tenido para comer”.

El 13 de enero le harán una endoscopia a su hijo, examen que determinará el tratamiento a seguir. Sólo espera que la ayuda llegue para poder brindarle todo lo que necesitará para su recuperación.

Lea También: “No tengo cómo saber de él”: No logran notificar a padre que debe $20 millones en pensiones

Al consultar por este caso en el Hospital Dr. Eduardo Pereira de Valparaíso, señalan que las cirugías programadas se han debido posponer debido a la pandemia del COVID-19 y que el calendario de intervenciones quirúrgicas sigue suspendido, pues aún no existirían instrucciones de reactivar las listas de espera, situación en la que se encuentra el hijo de Ana.

Tras la publicación de este reportaje, el recinto entregó a CHV Noticias la siguiente declaración:

“Es un paciente que está siendo atendido con garantía GES, es un caso abierto de estudio de cáncer de colon, que tiene plazo hasta el 28 de enero para ser diagnosticado según la ley. El miércoles 13 efectivamente tiene examen de colono gastroendoscopía. Se solicitó el 28 de diciembre y se procedió con la mayor celeridad posible para agendar el examen. Su atención está siendo prestada con normalidad”.

Tags:

Deja tu comentario