Por Nicolás Krumm
{"multiple":false,"video":{"key":"oV1xDxl2z3","duration":"00:07:15","type":"video","download":""}}
  • VIDEO RELACIONADO – Mujeres eligen partos en casa durante la pandemia (07:15)

Luis y Javiera llegaron tranquilos hasta el Hospital San Agustín de La Ligua. Ella, con siete meses de embarazo, debía presentarse a la evaluación de rutina ante su ginecólogo. Luis la acompañó, como siempre. Era parte de la rutina que la pareja había asumido a la espera de su hijo, a quien ya le habían puesto nombre: sólo faltaban dos meses para dar a luz al niño que se llamaría Matías.

Durante el examen, el especialista notó algo extraño. Tras corroborarlo y disipar toda duda, les dio la terrible noticia: Matías, el bebé que Javiera gestaba en su vientre, no tenía pulso. Lo recomendable era inducir el parto, de forma inmediata, lo que derivó en el traslado de la mujer hasta un hospital en Quillota.

Cerca de las 22:00 horas del jueves 13 de agosto, la joven pareja llegó hasta el Hospital San Martín de Quillota, donde horas más tarde les confirmaron el lamentable deceso del hijo que venía en camino. En medio del dolor que les provocó la noticia, el padre del niño se acercó de inmediato al personal del recinto y realizó los trámites necesarios para retirar el cuerpo y darle sepultura.

Lee también: Se negaron a atenderla y sus bebés murieron en el baño del hospital: Padre acusa negligencia

“Fue muy triste. Uno en esos momentos no sabe qué hacer, pero por lo difícil que se venía la situación, yo decidí de inmediato consultar qué se hacía en estos casos. El hospital me dijo que debían hacerle un par de exámenes para evaluar la causa de muerte y que el día lunes 17 ya podríamos llevarnos el cuerpo del Mati”, asegura Luis, padre del bebé fallecido.

Pasaron los días y el lunes 17, cuando Javiera fue dada de alta, ambos padres consultaron nuevamente por el cuerpo del bebé. Funcionarios del hospital les informaron que aún no era posible entregarles el cadáver, que lo harían en días posteriores. Por ello, el miércoles 19 de agosto la familia se acercó una vez más hasta el recinto hospitalario. La respuesta que les dieron los dejó atónitos.

“Cuando preguntamos por nuestro hijo nos dijeron, primero, que ya se había entregado a la familia. En ese momento estaba mi suegro, mi tío y yo, y a ninguno de nosotros ni a mi pareja nos habían pasado a Matías. No supieron nunca decirnos qué había pasado, hasta que al rato después, salió un directivo del hospital y nos dijo tal cual: su hijo al parecer fue entregado a otra familia por error“, explica Luis Varas, padre del pequeño fallecido.

Lee también: En condición estable se encuentran trillizos recién nacidos contagiados con COVID-19

Fue esta terrible confusión y negligencia que lo llevó a él y su familia a ingresar una demanda ante la Policía de Investigaciones (PDI) de La Ligua, en contra del Hospital San Martín de Quillota. Lo más doloroso no sólo fue que no pudieron retirar el cuerpo del niño, sino que éste fue entregado por error a otra familia, que habría estado próxima a darle sepultura pensando que se trataba de su hijo. En definitiva, la negligencia del recinto hospitalario afectó a dos grupos familiares que sumaron al dolor de perder un bebé, el sufrimiento que les generó toda la confusión con los cadáveres. Los antecedentes quedaron en manos de la Fiscalía Regional de Valparaíso.

“En este momento las diligencias están orientadas en indagar a quién se le hizo entrega del cuerpo del menor. Esto fijándose tanto en cámaras del recinto como en los registros que existen. Por lo mismo, el hospital está remitiendo los antecedentes a la fiscalía para, además, verificar el cuerpo de qué menor fue entregado finalmente a la otra familia“, declara Maximiliano Krause, fiscal de turno.

Además de esta investigación, el interés de la familia, que aún desconoce el paradero de su hijo, es continuar con acciones legales contra el hospital en cuestión. “Por el momento los hechos no permiten establecer un tipo penal específico, pero la fiscalía está realizando todas las diligencias para ayudar a esas familias que están atravesando por esta difícil situación”, apunta el fiscal Krause.

Durante esta jornada, el Hospital San Martín de Quillota emitió una declaración a través de su director, en la que efectivamente asumieron el error en la entrega del cuerpo del bebé fallecido y también lamentaron profundamente los hechos que involucraron a ambas familias que se atendieron en el área de maternidad.

Lee También: Enfermera salvó a tres recién nacidos de un hospital destrozado por la explosión en Beirut

“Lamentamos mucho haber entregado uno de los cuerpos no nato a otra familia. Es por esto que el hospital ha tomado la decisión de realizar un proceso administrativo y una auditoría para determinar las responsabilidades correspondientes en este caso”, declara Claudio Fernández, director del recinto hospitalario acusado.

El directivo aseguró, además, que “el hospital ya está contactando a las familias involucradas en esta situación y ya les hemos dado cuenta de lo ocurrido a la familia de La Ligua, ellos nos hicieron saber su sentir y también les dimos cuenta de los pasos que vamos a seguir”.

Pese a esta tardía respuesta por parte del hospital, la familia de Luis y Javiera quiere insistir en un proceso judicial contra el recinto, que ahora debe asegurar la entrega correcta y definitiva del cuerpo del pequeño Matías a su verdadera familia.

Tags:

Deja tu comentario