Cazanoticias - deporte

“Me enseñaron a no rendirme”: Nicolás Basáez, el chileno n°1 del Tenis Adaptado de Pie que celebraron en el extranjero

El tenista, en conversación con CHV Noticias, relató su paso por la Teletón y las convicciones que lo impulsaron a ser el mejor del país en esta modalidad deportiva. Un camino marcado por dificultades que no necesariamente se vinculan a su situación de discapacidad, sino que a la falta de apoyo económico durante su carrera.

catalina-marchant
Por Catalina Marchant
“Me enseñaron a no rendirme”: Nicolás Basáez, el chileno n°1 del Tenis Adaptado de Pie que celebraron en el extranjero
  • Enlace copiado

Fue en 2002, a sus 9 años, cuando Nicolás Basáez recibió su raqueta por parte del propio Fernando González, mismo implemento que hasta el día de hoy utiliza para sus más diversos logros en el deporte, destacándose como el n°1 en el Tenis Adaptado de Pie (TAP) a nivel nacional.

Desde que tiene memoria, este deportista fue parte de la Teletón, una institución en la que aprendió los más diversos valores que forjaron su resiliencia. Misma cualidad -entre muchas otras- que hasta hace algún tiempo atrás lo llevó a ser número 8 en todo el mundo en la modalidad que se desempeña, ya que nació sin sus antebrazos.

Me dediqué tanto al deporte porque a todo lo que me dijeron que no, lo hacía con mayor razón. En el tenis me dijeron ‘no vas a poder jugar’ y con mayor razón lo hice; me dijeron ‘no vas a poder manejar’ y con mayor razón lo hice”.

Tras conocer su historia a través del Cazanoticias de CHV Noticias conversó con Nicolás, quien actualmente continúa dedicado a su carrera deportiva y a realizar clases en su taller, el cual inició hace siete años atrás, en el que enseña la disciplina a niños y niñas con Síndrome de Down.

El oriundo de La Ligua ha representado a Chile en una gran cantidad de torneos y el más próximo se realizará en dos semanas más en Concepción. Más adelante, en abril, será el turno de otro campeonato en Italia. Pero más allá de las ganas y el talento, lo que más hace falta es el apoyo.

Por su parte, David Saavedra, kinesiólogo de la Teletón de Valparaíso que conoce a Nicolás dado su tratamiento, precisamente destacó la serie de cualidades que caracterizan al deportista, asegurando que además de las herramientas que pudo obtener en su paso por la institución, su personalidad ha sido fundamental para los éxitos que ha cosechado.

Reconocimiento internacional

El pasado 10 de marzo, Nicolás viajó a España para recibir un premio otorgado por la ONG Esport Solidari Internacional, instancia en la que destacaron su trayectoria en el tenis, considerándolo como un ejemplo de vida y superación personal.

“Me mandaron a buscar porque ellos vieron un video que se viralizó mucho en diciembre, de cuando jugué el ultimo torneo en Dallas, Estados Unidos. Ellos me vieron y les impactó mucho mi historia“, comenzó contando.

 

VER MÁS SOBRE CAZANOTICIAS

 

Detalló que fue el propio presidente de la ONG, Joseph Maldonado, quien pidió que Nicolás fuese contactado: “Me dijo que era una lección de vida y que se debería dar a conocer por todos lados”.

De esa manera, con todos los gastos pagados, el tenista nacional acudió a Barcelona para ser parte de esta cena solidaria que se realiza todos los años y que en esta ocasión reunió a más de 500 personas.

Un escenario muy diferente al que ha enfrentado en su país natal, ya que “acá en Chile solo una vez me nominaron a la gala del tenis chileno” junto a otros dos jugadores de la misma categoría. Pero “salió elegido el ex número 1 del mundo, quien también es chileno”.

Los desafíos del TAP en Chile

La cuna del Tenis Adaptado de Pie (TAP) está precisamente en Chile, considerando que en ese entonces sólo existía la modalidad en silla de ruedas, a la que no todas las personas en situación de discapacidad podían acceder

Su origen, contó Nicolás, data del 2015 gracias al tenista Enzo Amadei, quien “se dedicó a ir por el mundo dándolo a conocer”. De hecho, “el primer torneo internacional que se hizo con esta modalidad fue en Santiago, también en 2015″.

Nicolás juega tenis desde que tenía 7 años, por tanto, debió desempeñarse en esta disciplina cuando aún solo existía la modalidad convencional. Pero el surgimiento de esta categoría, le permitió ir creciendo aún más en el deporte y representar al país en varias oportunidades en el extranjero.

Las diferencias principales que tiene esta modalidad con la convencional, es que el TAP “se adapta a la movilidad y tiene tres categorías”: En la categoría A, están aquellos jugadores que sólo presentan una situación de discapacidad en una de las extremidades superiores; en la categoría B, dijo Nicolás, “a la mayoría le faltan las piernas. Somos tres a los que nos faltan los brazos y también incluye a quienes tienen una parálisis menor“; mientras que la C es para quienes tienen una movilidad intermedia, debiendo jugar con “pelotas de baja densidad”.

El problema que identificó Basáez, es que la International Tennis Federation (ITF)no nos quiere reconocer. Por eso esta modalidad se conoce muy poco”. Esto pese a que “la ITF subió a sus redes sociales un video que grabaron de mí, y ahí varios deportistas de todo el mundo les comentaron esta falta de reconocimiento”.

Bajo su perspectiva, lo anterior se relaciona con que “ellos lo ven como que para uno fuera un hobby, y claramente no es así, porque uno representa a un país, está preocupado de los entrenamientos y de poder masificarlo más aún”.

Que ellos lo vean como un hobby a uno lo desmotiva, pero a la vez hay que seguir para que se den cuenta que no es así”, agregó.

La influencia de la Teletón

Nicolás enfatizó en que la Teletón fue fundamental no solo para su rehabilitación, sino que además le dejó valores que marcan su vida hasta el día de hoy.

“Estuve en la Teletón de Valparaíso, que fue donde me enseñaron todo. Me enseñaron a no rendirme, a que cuando me molestaran no me quedara callado, que nadie me pasara a llevar”, reconoció.

 

VER MÁS SOBRE TELETÓN

 

El kinesiólogo de dicha institución desde hace 17 años, David Saavedra, sostuvo a CHV Noticias que “lo que siempre caracterizó a Nicolás fue la resiliencia y la capacidad que tiene para adaptarse a toda dificultad que se le presenta, además de ser autónomo (…) a él no le gusta que lo ayuden, nunca le gustó. Y si uno le decía que no podía hacer algo, él buscaba la alternativa“.

“Todos sabemos, quienes lo conocemos, que él tiene dos facetas. Una es la deportiva, que es lo que lo apasiona, y el tema de los autos. Él compra autos, los repara, y él ha participado de carreras y otras cosas, de hecho él mismo adaptó un auto”, contó.

“Siempre me destaqué en todo deporte, he practicado muchos, como handball, voleibol, esquí, snowboard, equitación y automovilismo hace pocos meses atrás. Pero en el tenis fue un poco más”, explicó Nicolás al respecto.

En su paso por la institución, el deportista supo descubrir su verdadero amor por esta disciplina. Aunque sin duda, destacó, el haber conocido a Fernando González, ex tenista olímpico, durante una campaña de la Teletón, fue el clímax que lo inspiró a seguir. De hecho, recibió de regalo una raqueta, la que hasta el día de hoy -20 años después- ocupa para disputar sus torneos. Desde entonces, el tenista se refiere a González como su “padrino”.

El camino de Basáez, lamentablemente, no ha estado exento de discriminación, pese a que según declaró “en el deporte no lo viví. Pero en la vida, el día a día, sí”. Una realidad que, de acuerdo con el kinesiólogo, por decisión propia decidió enfrentar sin las prótesis ortopédicas que le entregaron en la Teletón.

Repetí un curso por el bullying”, complementó Nicolás, “pero entre las cosas que me destaqué sólo seguí. No le tomé importancia y seguí siendo más fuerte cada día con todas esas cosas que me pasaban y por eso llegué donde estoy ahora”, dijo orgulloso.

Su trayectoria también ha estado acompañada por el constante apoyo de su familia, quienes “no quieren que yo deje de jugar tenis”. Pero esto último no es solo una cuestión de voluntad, sino que sus lesiones ya lo están llevando a pensar en que está viviendo sus últimos años en la disciplina.

Me exijo el triple que una persona normal en cancha, entonces las lesiones en la espalda me molestan mucho. Quiero disfrutar estos últimos años, aprovechar de que se dé a conocer más el tenis adaptado a pesar de que en Chile tenemos la mayor cantidad de jugadores en esa categoría”, contó.

Aunque su talento sería heredado por su  hijo de 5 años, quien “es mi adoración. Él me da fuerza para poder seguir en los torneos, es mi pequeño motor cuando estoy jugando“. “Él quiere ser tenista como su papá y a mí me encantaría que lo fuese”.

“No hay auspiciadores”

“Soy el número 1 de Chile. Llegué hasta el número 8 de mundo, pero ahora voy 15 porque no hay auspiciadores para poder viajar, entonces como tengo que costearme todo, no puedo ir a los torneos y bajé del ranking”.

Nicolás plasmó gran parte de la dificultad que ha tenido que enfrentar durante su carrera deportiva, ya que la falta de apoyo es una cuestión trascendental que no solo aplica para el tenis, sino que también para muchas otras disciplinas en general.

“Hay hartos tenistas en el deporte inclusivo, entonces creo que deberían apoyar más, porque cuando a uno le va bien todos quieren sumarse a lo que uno ha hecho, pero en el momento de que pudieron hacer algo que facilitara las cosas, es muy difícil“, expuso.

Un problema que sigue vigente en la actualidad. Por ejemplo, en dos semanas más debe acudir a un campeonato internacional en Concepción y en abril tendría que viajar a Italia. En este último, en promedio, tendría que gastar alrededor de $2 millones para costear los pasajes y la estadía.

Si bien reconoció que ha recibido la ayuda por parte de diferentes personas en campañas o incluso del mismo club de tenis de La Ligua del cual es parte, hace falta un apoyo más constante. Aunque hay una ventana de esperanza que ya está abierta.

Fue en noviembre cuando Nicolás estuvo invitado a hacer una exhibición durante el paso de Rafael Nadal por Chile, instancia que le permitió conocerlo.

“El estadio estaba casi lleno y la gente no sabía del tenis adaptado, y quedaron fascinados por cómo era. Y la persona que me invitó, don Jorge Yarur, que es el que está a cargo del Museo de la Moda, habló conmigo porque quería darme apoyo para poder viajar. Ahora estamos en conversaciones“.


  • Enlace copiado
Lo más visto