Fue en octubre del año pasado cuando la pequeña Alicia Dubal, de 4 años, comenzó con pequeños moretones en sus brazos y piernas, a los que luego se sumaron ganglios inflamados en el cuello y muslos, y que despertaron las alertas de su mamá, Beatriz Gauna (28).

“Yo me asusté porque mi hija era súper sana, nunca había tenido problemas más allá de un resfrío”, cuenta ella en conversación con CHV Noticias. Después de consultar en distintos hospitales y centros médicos, en el Hospital Sótero del Río finalmente le dieron el diagnóstico definitivo: leucemia linfoblástica aguda nivel medio.

“La doctora me explicó que esta es una enfermedad que daba de repente y a veces está todo bien y de repente una célula se vuelve mala y echa a perder a las demás. Por eso hay que empezar cuanto antes con el tratamiento de quimioterapia para que el cáncer no siga avanzando”, explica.

Lee también: #JuntosporAugusto: Padres están contra el tiempo para conseguir el medicamento más caro del mundo

200 dadores de sangre

Según detalla su mamá, Alicia “está en un tratamiento que se llama metrotexato, que es una quimioterapia que dura un día entero, y tres días la tienen que tener con suero vía venosa. Ella está cuatro días hospitalizada, una semana en la casa, luego cuatro días hospitalizada y así”.

Uno de los aspectos más importantes de la terapia contra la leucemia, que ha recibido íntegramente en el Hospital Sótero del Río, es que necesita un total de 200 dadores de sangre. 

“De acuerdo al diagnóstico, ocho meses dura la parte más intensiva del tratamiento, pero en total dura dos años y en ese tiempo le hacen muchas quimioterapias, que hacen que le suba la presión, que los glóbulos rojos le bajen, también las plaquetas, y por eso necesita transfusiones”, detalla Beatriz.

Hasta ahora, Alicia lleva 76 transfusiones y tiene 86 donadores, por lo que necesita de más personas que puedan contribuir para su mejoría. 

Lee también: “Ahora amo las cosas más sencillas de la vida”: El relato de tres sobrevivientes del COVID-19 a las etapas más críticas

Salud pública

La respuesta de la niña, según cuenta Beatriz, ha sido que “ha perdido sus rulitos” y con el tratamiento “le bajan mucho las defensas, un día puede estar muy bien, saltando, jugando como si no tuviera nada y de un momento a otro le puede dar fiebre, como ya ha pasado, que queda como un pollito y hay que partir corriendo a urgencias”.

Esto ya que “uno tiene dos horas para llegar al hospital cuando le da fiebre porque puede ser mortal para ella. Por eso hay que estar súper atenta, vivo con el termómetro en la mano por cualquier cosa”.

Ambas viven en la población San Gregorio, en la comuna de La Granja, por lo que el hospital no está cerca. Beatriz explica que “podemos ir en auto, yo gracias a Dios me pude comprar un auto con el 10% porque nosotros somos de escasos recursos igual”. También cuenta que ha recibido el apoyo del Maikol (33), el papá de la niña, con quien están separados hace algunos años.

Por otra parte, sobre su experiencia en la salud pública que “hasta el momento no me puedo quejar, sé que la gente dice que el hospital Sótero del Río lo que mejor tiene es la parte de oncología y la verdad es que yo sí lo siento así porque le han dado todos sus medicamentos oportunamente, las enfermeras siempre la atienden con una sonrisa, es bien amable toda la gente en oncología”.

Además, la joven dejó de trabajar a raíz de la enfermedad de su hija y cuenta que, como se encuentra en el tramo A, Fonasa ha cubierto todos los gastos. 

Lee también: Niño de 7 años necesita millonario medicamento: Familia pide que sea entregado por el Estado

“Hay muchos niños en la misma situación”

Beatriz relata que para enfrentar la situación se han aferrado a la fe: “nosotros somos bien creyentes en Dios y lo más importante para nosotros es rezar, rezamos todos los días, a ella también le estamos inculcando que rece todos los días, eso es lo primero”.

“Al principio, cuando le dieron el diagnóstico, fue un golpe duro, lloramos harto, personalmente sufrí mucho, demasiado, es algo terrible, hasta el día de hoy, porque uno se va a hospitalizar con la niña y uno piensa que como mamá ‘por qué mi hija tiene que estar encerrada y no puede estar haciendo su vida normal’. Eso a uno lo tira para abajo, pero no puede decaer porque hay que seguir adelante por los hijos“, agrega.

En esa misma línea, ya que el caso de Alicia se ha difundido a través de redes sociales, Beatriz agradece las muestras de cariño y descarta que la familia haya pedido ayuda económica, como se ha indicado en algunas cuentas. También reitera que la leucemia es una enfermedad que le puede dar a cualquier persona y desmiente los comentarios que la atribuyen a un supuesto consumo de drogas o alcohol de ella o el padre: “Los dos somos personas sanas y no consumimos ningún tipo de sustancias”, dice.

Finalmente, realiza un llamado para que estas enfermedades no sean dejadas de lado: “A uno se le olvida que hay gente enferma, antes de que le pasara a mi hija yo tampoco pensaba mucho en esto, pero así como mi hija, hay muchos otros niños que tienen leucemia, cáncer, tumores, cosas así. Entonces ojalá la gente también piense en eso y pueda ayudar con las donaciones de sangre y todo eso”, cierra.

En caso de querer donar, o apoyar de alguna forma a Alicia y su familia, puedes contactarte directamente con su mamá al +56984922386, o con su papá al +56931866666. 

Tags:

Deja tu comentario