Por Marco Salinas
Foto: Gentileza

En marzo pasado se dio a conocer el caso de Sarita Oliva, una adolescente de 15 años que padece Leucemia Linfoblástica Aguda y la que requería un millón de dólares para un tratamiento en Estados Unidos.

Tal como ella, Brithany Rauque Pérez, una menor de 13 años, oriunda de Frutillar, tiene la misma enfermedad y también necesita una millonaria suma para realizarse con urgencia un trasplante de médula que le pueda salvar la vida.

Su madre, Elena Pérez Jaramillo, contó a CHV Noticias que la Lecucemia Linfoblástica Aguda se le diagnosticó en agosto de 2018 y que tras someterse a un tratamiento de quimioterapia, no la resistió de buena forma,  ya que presentó una reacción alérgica, por lo que los médicos manifestaron que si se volvía a hacer ese tratamiento se podría morir antes.

Señaló que meses después, surgió la opción de hacerse un trasplante de médula, pero lamentablemente la menor sufrió una recaída de la enfermedad.

Pero la peor noticia se las dieron a conocer el 9 de mayo recién pasado, cuando los médicos dijeron que Brithany no tiene más de 3 a 6 meses de vida y que, la única esperanza es el trasplante de médula.

Elena, comentó que además de los $60 millones que cuesta el procedimiento, falta conseguir un donante. Agregó que lamentablemente el padre de la niña tiene un 50% de compatibilidad, por lo que no puede ser.

Lee también: Auxiliar de aseo requiere más de $10 millones para costear tratamiento contra el cáncer que padece su único hijo

Manifestó que “somos humildes, no tenemos recursos”: Su esposo labora como jornalero y ella no trabaja. Además Brithany tiene 3 hermanos más y uno que viene en camino (Elena está embarazada de seis meses).

“Quiero conocer a mi hermanito”

Elena Pérez aseguró que su hija se encuentra triste al saber que le dieron pocos meses de vida. No quiere hablar mucho. Llora cuando le tocan ese tema, sostuvo.

Afirmó que Brithany le ha dicho: “Mamita, no me quiero morir, yo quiero conocer a mi hermanito”, en relación al bebé que espera Elena.

Debido a que debe estar en controles en el hospital, la progenitora se mudó con Brithany y otro de sus hijos a Valdivia, donde están arrendando una casa.

Para solventar los gastos, los parientes han organizado rifas y bingos, mientras se espera reunir los $60 millones para el trasplante y conseguir un donante.

“Nosotros no sabemos qué pensar, pero estamos con fuerza y estamos con esa fe de que hay una luz”, con relación a que  se podrá recaudar el dinero y hacer el trasplante que salve la vida de su hija.

 Para ayudar se dispuso una cuenta

Rodrigo Arismendi Valenzuela
Rut: 13.823.515-7
Cuenta Corriente Banco Santander N° 62111534
Correo: rodrigo@arismendi.cl

Lee también: Tiene cardiopatía congénita y a sus 5 años necesita más de $200 millones para operarse: Queda un año para salvar su vida

Tags:

Deja tu comentario