{"multiple":false,"video":{"key":"bLtx1s","duration":"00:00:26","type":"video","download":""}}

En medio de un camino de tierra. Así estudia Amador Cruces Navarrete, un niño de 10 años que tiene que salir de su casa para captar Internet y de esa forma, tener clases online.

Cursa sexto básico en el colegio Amanecer y a su corta edad se ve obligado a exponerse a los vehículos que transitan a diario por el lugar y al polvo que termina por ensuciar sus útiles escolares.

Amador vive en Fundo Pité, una pequeña localidad de la comuna de Bulnes, en la Región del Ñuble, junto a su abuelo y su madre, quien denuncia que ha pedido ayuda a la Municipalidad, pero no ha tenido respuesta.

Lee también: “Así no se puede vivir”: Embarazada de 6 meses fue herida por bala loca en Quilicura

Margarita habló directamente con un concejal, quien lejos de darle soluciones, la dejó con la misma problemática. Desde el municipio le dijeron que no pueden esparcir matapolvo en un camino que aseguran, es privado.

Ella, por su parte, afirma que el fundo no es privado y que en el lugar viven otros adultos mayores de la misma edad de su padre, quien tiene 80 años.

“Él necesita estudiar”

Aunque el colegio de Amador está realizando clases presenciales, Margarita no puede enviarlo debido a la falta de medios económicos para contratar un furgón escolar que lo pase a buscar y a dejar a la casa.

Lee también: Mujer murió baleada en encerrona: Delincuentes la siguieron para robarle $6 millones

Tampoco tiene dinero para contratar Wifi o comprar un computador, por lo que le pasa a su hijo su teléfono móvil con Internet. Con él, sale al camino de tierra y se instala en una pequeña mesa, donde desde el pasado lunes 1 de marzo realiza sus tareas.

“A él le gusta estudiar. Él necesita estudiar”, dice Margarita en conversación con CHV Noticias. Además, contó que hace aproximadamente seis meses falleció su madre, por lo que debió dejar de trabajar para irse a vivir con su padre y cuidarlo.

Han postulado a subsidios para irse a vivir al pueblo, pero no han quedado seleccionados en ninguno. “Mi mamá falleció esperando su casa”, lamenta.

Lee también: Menor de 12 años en riesgo vital tras accidente en piscina: Quedó sumergido varios minutos

“No necesito riqueza”

Ahora es el polvo, pero pronto serán la lluvia y el barro los elementos que le dificulten a Amador realizar sus deberes escolares. Adelantándose al invierno, Margarita quiere hacerle una caseta a su hijo para que pueda seguir con sus estudios.

Sin embargo, no cuenta con el dinero para hacerlo. “Todo es plata y mi papá me está alimentando a mí”, relata preocupada.

“No necesito riqueza, sólo necesito un computador o algo para que mi hijo estudie. No necesito plata”, dice, pidiendo ayuda para Amador.

En ese sentido, asegura que quien la quiera ayudar puede contactarla a través de su número telefónico: +56974069084

Tags:

Deja tu comentario