Por Nicolás Krumm
{"multiple":false,"video":{"key":"czo00zW6Zso","duration":"00:01:26","type":"video","download":""}}
  • VIDEO RELACIONADO – Argentina recomendó “sexo virtual” durante aislamiento (01:26)

Le ofrecieron aumentar el tamaño de su pene entre 3 a 4 centímetros y este hombre de 35 años de iniciales A.C, se aventuró a comenzar el proceso estético que le prometía alargar su miembro al porte deseado.

Tras unos exámenes de sangre y un control con el especialista tratante, llegó el día de la operación en una clínica estética de la comuna de Providencia.

Fue en julio de 2018 cuando lo sometieron a la intervención quirúrgica. “Comenzaron a pasar los meses y me empecé a fijar que no habían muchos cambios, prácticamente ningún cambio. El pene en los primeros meses tiene moretones, está adormecido, pero en la medida que se fue deshinchando empezó a volver a su tamaño original e incluso pareciera que perdió tamaño, o quedó igual”, apunta el afectado.

Lee tambiénGastó $80 millones para ser como Barbie y no podía trabajar: Dijo que la acosaban por ser “demasiado sexy”

La operación la realizó el urólogo Mauricio Salas en la clínica VidaEstética y tuvo un costo cercano a los 2 millones y medio de pesos, pese a que, según el denunciante, no obtuvo los resultados esperados.

“Fue chocante, fue frustrante porque la operación era para aumentar el tamaño y esto no se logró. Yo se lo hice saber al médico y él no lo tomó muy bien. Me ofreció una segunda intervención que consistía en cortar otro ligamento y yo me negué porque no quería arriesgarme”, declara.

El afectado asegura que tras sus reclamos, el médico le devolvió un monto cercano a los 800 mil pesos, equivalentes a sus honorarios por la operación. Agrega que intentó tomar acciones legales, pero no pudo.

“Yo iba denunciar, pero el doctor se negó a entregarme la ficha clínica. Intenté hablar con la clínica para solicitar este documento y ellos me dijeron que esta ficha era sólo del médico porque ellos únicamente le prestaban las dependencias para operar”, cuenta.

Intentamos comunicarnos con el doctor Mauricio Salas, responsable de esta intervención quirúrgica presuntamente fallida, quien estaría al tanto de la denuncia de quién fuera su paciente, pero no quiso referirse al tema. Desde la clínica VidaEstética, también declinaron dar declaraciones.

Lee también: ¿Pueden someterse a cirugía las personas contagiadas con COVID-19?

El afectado consultó con otro especialista por su situación, quien le señaló que el caso era complejo. En este tipo de operaciones se interviene el ligamento suspensorio de la zona del abdomen para poder alargar el genital y si esto ya se ha realizado, es difícil poder replicar la operación para que sea exitosa.

Pese a que en toda intervención quirúrgica hay el riesgo de no obtener los resultados esperados, A.C cree que debe ser compensado por la situación que lo afectó, al menos desde el punto de vista económico y legal, ya que la mala experiencia será un recuerdo inolvidable.

¿Y ahora qué?

Para el abogado y académico de la Universidad Mayor, José Ignacio Ipinza, existen instancias donde este paciente puede ir en busca de una compensación pese a no contar con la ficha médica.

“En este caso sí puede tomar acciones legales, porque aunque a él le nieguen esta documentación médica, ya sea por razones personales o las que se puedan dar, una ficha médica es un elemento fundamental en casos de carácter clínico, por lo que el tribunal debiese pedir que se exhiba dicho documento sí o sí, ya que puede dar antecedentes claros para ambas partes del juicio”.

Lee también: Por aumento en contagios: Recomiendan suspender reinicio de atenciones GES y cirugías electivas en la RM

Pero pese a que hay una vía de escape en el marco legal, pareciera que esa no existe desde el punto de vista médico.

El urólogo de la Clínica Santa María, Felipe Balbontín, parte de la base que esta intervención genera resultados bastante marginales y pocas veces es recomendada como solución clínica para este tipo de casos.

De igual forma explica de qué trata:“estos ligamentos suspensorios son finalmente los que unen el pene al pubis, o sea, lo que se hace es cortar uno de estos ligamentos cuando el órgano no está erecto y al final esto hace que exista un estiramiento, pero es muy menor y sólo cuando el pene está laxo”.

Es decir, los resultados de la operación tampoco son lo que algunos prometen.

Tags:

Deja tu comentario