Por Nicolás Krumm
{"multiple":false,"video":{"key":"czofxUfUc5I","duration":"00:01:44","type":"video","download":""}}
  • VIDEO RELACIONADO – Detenida por infringir toque de queda: Denunciaba una violación (01:44)

El día 17 de junio, la joven de 21 años de iniciales M.D.L. fue retirada desde su hogar en Santiago por un hombre desconocido que la habría trasladado hasta la ciudad de Quilpué. Una aparente nueva relación amorosa en su vida habría sido el motivo de este viaje a la V Región, o al menos esa fue la primera notificación que recibió la madre de la muchacha.

Todo comenzó en una reunión virtual realizada por varios militantes de la juventud de Renovación Nacional, oportunidad en que Jorge Navarro Carvajal habría conocido a M.D.L. Posterior a ese encuentro, el sujeto habría conseguido el número telefónico de la joven y comenzado un hostigamiento hacia ella.

“A mi hija le hackearon el teléfono y comenzó a recibir fotos íntimas que este tipo sacó de ahí mismo. La extorsionó con estas fotos, la amenazó con divulgarlas entre miembros del partido. Estas amenazas comenzaron a subir de tono hasta el punto de que le dijo que si no se iba con él a Quilpué la iría a buscar hasta la casa y la mataría. Por eso mi hija termina accediendo, por miedo”, asegura Patricia, la madre de M.D.L.

Lee también: Hermana de Norma Vásquez por Gary Valenzuela: “Este enfermo, no puedo llamarlo de otra forma, la estaba hostigando”

Por cerca de 10 días, esta madre mantuvo un distante y poco usual contacto con su hija, únicamente a través de Jorge Navarro podía comunicarse con ella de manera telefónica. Patricia señala que “él se presentó con nombre y apellido, me dijo que estaban felices y que habían tomado la decisión de irse juntos a vivir porque estaban enamorados. Ella apenas intervenía y respondía en un tono muy raro. Cuando quise pedirle la dirección para ir a verla, se puso agresivo e incluso me amenazó”.

Ahí se acrecentaron en ella las dudas en torno la real situación que estaba enfrentando su hija. Todo se convirtió en un calvario y Patricia, en medio de la angustia y la incertidumbre, comenzó a investigar al sujeto que decía ser la nueva pareja de la joven. La primera mala noticia ocurrió cuando un grupo de mujeres, militantes de la Juventud de Renovación Nacional (JRN), emitió una declaración donde informan que Jorge Navarro “no es militante de ese partido”. Agregan que el sujeto, a quién identifican en el comunicado con las iniciales J.N.C, “consiguió ingresar a grupos de WhatsApp de la Juventud tras falsificar una ficha de militancia”.

Este antecedente confirmó las peores sospechas de la madre de la joven. Fue así como a las 13 horas del martes 26 de junio que Patricia llegó hasta las dependencias de la PDI de Talca donde interpuso una denuncia por presunta desgracia respecto de su hija. Según detalla la mujer, horas más tarde, dos sujetos habrían llevado a declarar a la muchacha hasta un cuartel de la misma institución, pero en la Región de Valparaíso.

“Mi hija fue junto a el padre de Jorge, el señor Iván Navarro Bermúdez, hasta el cuartel. En una forma muy extraña a ella la forzaron a declarar que nunca estuvo en dicho lugar en contra de su voluntad y que se encontraba bien. Incluso dijo que no quería tomar contacto con nosotros. En esta supuesta declaración, mi hija asegura haber estado en todo momento con Iván y que por miedo no dijo otra cosa”, asegura Patricia.

La madre de la muchacha explica que la joven padece epilepsia por lo que debe ser medicada de forma habitual. Asegura que en todo el tiempo que estuvo en el domicilio de los Navarro, nunca le suministraron su medicina, sino que le daban otra droga para mantenerla dopada. Esto le ocasionó un cuadro epiléptico grave, por lo que ambos sujetos debieron trasladarla hasta un recinto hospitalario.

Lee también: A 32 años de su secuestro: Hombre volvió con sus padres en emotivo encuentro televisado

Es así como el 13 de julio Jorge e Iván Navarro llegan hasta la Clínica Los Carreras, diciendo que son, respectivamente, la pareja y el suegro de la joven. Facultativos atienden a la muchacha en el centro asistencial, la que por fin logra estar a solas junto a la médico tratante, oportunidad que aprovecha para hacerle saber su condición y relatarle que era víctima de un secuestro. En ese momento, la profesional le facilita un teléfono celular con el que ella realiza una llamada.

“Mi hija llamó a un joven con el que sí, efectivamente, tiene una relación amorosa y le da cuenta de toda la situación y de donde está. Esta persona logró grabar dicha llamada y luego de eso me contacta. De inmediato decidimos llegar hasta la ciudad de Quilpué”, relata Patricia, madre de la víctima.

En compañía de quien sería la pareja real de su hija llega hasta la 2° Comisaría de Quilpué para notificar a Carabineros del presunto secuestro. Los efectivos concurren hasta el domicilio de Iván y Jorge Navarro donde finalmente esta madre puede recuperar a su hija, la que posteriormente es derivada hasta el hospital de la misma ciudad donde se le somete a un chequeo médico y se constatan eventuales lesiones.

Al día siguiente, la Fiscalía Regional de Valparaíso emite una orden de detención para dar captura a los presuntos secuestradores. Ese mismo día, Jorge Navarro es formalizado por el delito de violación y su padre, Iván Navarro, por el delito de secuestro. Lo curioso es que ambos sujetos quedan solo con medidas precautorias, arraigo nacional y la prohibición de acercarse a quién es la presunta víctima de estos delitos.

“El Ministerio Público mantiene una investigación vigente por el delito de violación, hecho por el cual se realizó el pasado 16 de julio una audiencia de control de detención y formalización en contra de un imputado, quien se mantiene con la medida cautelar de prohibición de acercarse a la víctima”, explican desde la Fiscalía Local de Quilpué.

Lee también: Carabinero fue atropellado por delincuente cuando intentaba evitar el secuestro de una menor

La medida decretada obviamente no dejó conforme a la madre de la víctima y menos a la comunidad, lo que ha derivado en diversas manifestaciones y protestas en las afueras del domicilio los sospechosos, que son vistos por la ciudadanía como un peligro para la sociedad. Opinión que comparte Andrea Camargo, abogada y Presidenta de Fundación Mujeres.

“Llama mucho la atención no solamente la medida precautoria que se aplica al imputado por secuestro, sino que también la medida que se le aplica por el supuesto delito de violación, ya que ambos casos son sumamente graves y a lo menos debiese aplicarse una medida como la prisión preventiva. Esto en atención a las características de los delitos y a que estas personas pueden ser un peligro para la sociedad”, dice Camargo.

Pero pese a la tan criticada determinación, desde la Fiscalía Local de Quilpué se limitan a asegurar que continúan las indagaciones, las cuales se enmarcan en el período de 180 días de investigación dispuestos por el tribunal.

“El caso está a cargo de la fiscal Daniela Quevedo, quien mantiene diligencias necesarias para acreditar tanto este delito como ver si existe la ocurrencia de otro durante el tiempo que la víctima permaneció en la comuna de Quilpué. Ya se tomó una nueva declaración a la víctima y se trabaja con la Policía de Investigaciones en otras diligencias, entre ellas, la grabación que existe donde la víctima pide ayuda a su familia”, concluyen desde la Fiscalía Regional de Valparaíso.

Tags:

Deja tu comentario