Por Alejandro Sepúlveda Jara
{"multiple":false,"video":{"key":"bLT9pi","duration":"00:01:37","type":"video","download":""}}

Hace unos días vi el informe meteorológico en la televisión. El “señor del tiempo” insistió en que “caerán chubascos, no será una lluvia generalizada”. Entonces me pregunté “¿y cuál es la diferencia?”. Hasta ese minuto, para mí, los términos chubascos y lluvias eran sinónimos; pero el presentador del pronóstico atmosférico fue enfático. Entonces me puse a investigar; ya que, pese a todo, aún confío en él.

Entonces descubrí a una familia muy particular, la de los hidrometeoros. Hidro (agua) meteoro (fenómeno natural no permanente que se produce en la atmósfera). Los hidrometeoros están formados por “partículas de agua líquida o sólida que pueden estar suspendidas en la atmosfera, precipitar a través de ella, ser arrastradas por el viento desde la superficie de la Tierra o estar depositadas sobre objetos”, señala la Organización Meteorológica Mundial (OMM).

La OMM distingue 5 tipos de hidrometeoros:

  • Partículas en suspensión: Nubes, nieblas, neblinas y niebla helada.
  • Partículas que levanta el viento: Ventisca de nieve y rociones (gotas de agua).
  • Depósito de partículas: Rocío, escarcha y centellada blanca (hielo).
  • Trombas: Gotas de agua levantadas a través de las columnas de las trombas marinas o los tornados.
  • Partículas que precipitan: Lluvia, llovizna, nieve, cinarra, nieve granulada, granizo, gránulos de hielo y polvo de diamante.

De entre estos 5 tipos de hidrometeoros, para buscar la respuesta a mi inquietud, nos concentraremos en el análisis del último ítem: Partículas que precipitan.

Las precipitaciones

La precipitación puede alcanzar la superficie de la Tierra o evaporarse completamente durante su caída, esto último se llama virga. “Cuando las partículas que caen llegan hasta el observador suele ser fácil de reconocerlas”, detalla la OMM.

En síntesis, la precipitación consiste en la caída hasta la superficie de la Tierra del agua de las nubes, ya sea en forma líquida o sólida. Perfecto, pero aún no sabemos por qué los “chubascos” son tan especiales.

Lee también: ¿Lluvias o sequía? Dirección Meteorológica publicó su pronóstico para este invierno 2021

¡Aquí está! La lluvia es un tipo de precipitación líquida que cae de manera continua durante el periodo prolongado y abarca un espacio territorial amplio. En cambio, los chubascos “se caracterizan por su comienzo y final abruptos, y por la rápida, y en ocasiones violenta, variación en la intensidad de la precipitación. Habitualmente las gotas y las partículas sólidas que precipitan en un chubasco son mayores que cuando se trata de precipitaciones de menor intensidad”, detalla la Organización Meteorológica Mundial.

Es decir, los chubascos son aguaceros intensos, pero breves y que caen por sectores. Son chaparrones discontinuos (caen, paran, caen, paran) que mojan lugares puntuales por unos 10 o 15 minutos y se detienen. Puedes recibir chubascos en la cuadra de tu casa, mientras que en la cuadra siguiente brilla el sol. Les toca a unos primero, luego a otros, e incluso, nada a los vecinos del mismo barrio.

Por lo general, los chubascos caen desde las nubes convectivas (Cumulonimbus y Cumulus); mientras que la precipitación uniforme lo hace desde nubes estratiformes (principalmente Altostratus y Nimbostratus).

¿Se entendió? Ojalá, porque esta investigación me ayudó para entender mejor al “señor del tiempo”, un personaje tantas veces incomprendido.

Definiendo conceptos

La OMM enumera 8 tipos de precipitaciones, aquí están la definición de cada una de ellas.

  • Lluvia: Precipitación de gotas de agua que caen de una nube.
  • Llovizna: Precipitación bastante uniforme compuesta de gotas de agua finas, muy próximas unas a otras, que cae de las nubes.
  • Nieve: Precipitación de cristales de hielo, separados o aglomerados, que caen de una nube.
  • Cinarra: Precipitación de partículas blancas opacas muy pequeñas que caen de una nube. Estas partículas son claramente aplanadas o alargadas y su diámetro suele ser inferior a 1 milímetro.
  • Nieve granulada: Precipitación formada por partículas de hielo blancas y opacas que caen de una nube. Suelen ser cónicas o redondeadas y tener un diámetro de hasta 5 milímetros.
  • Granizo: Precipitación de partículas de hielo (pedriscos) que pueden ser transparentes, o parcial o totalmente opacas. Suelen ser esféricas, cónicas o irregulares y con un diámetro de entre 5 y 50 milímetros. Las partículas pueden caer de las nubes separadas o aglomeradas de manera irregular.
  • Gránulos de hielo: Precipitación de partículas de hielo transparentes que caen de una nube. Estas partículas, que normalmente son esferoidales o irregulares, y excepcionalmente cónicas, tienen un diámetro inferior a 5 milímetros.
  • Polvo de diamante: Precipitación de cristales de hielo muy pequeños que cae de un cielo despejado, a menudo es tan fina que parece suspendida en el aire.
Tags:

Deja tu comentario