AGENCIA UNO

El pasado 4 de julio de 2021 se inauguró de manera oficial el inicio de la Convención Constituyente. En ese momento, se logró finalmente dar funcionamiento al proceso, y como primera medida se escogió una directiva: Elisa Loncon como presidenta y Jaime Bassa como vicepresidente del órgano encargado de redactar la nueva carta magna para el país.

La aprobación del reglamento interno y general, discursos históricos, la conformación de las comisiones temáticas, el ingreso de iniciativas populares de norma, y la visita de la ex presidenta Michelle Bachelet, son solo algunos de los hitos que ha dejado el proceso constituyente a seis meses de su inicio.

De esa forma, CHVNoticias conversó con el constituyente representante de Vamos por Chile, Bernardo Fontaine, para así conocer cuáles han sido los principales antecedentes que se pueden sacar el limpio desde su sector político de cara a la recta final de la redacción de la nueva Constitución, que se espera este lista el próximo 25 de julio de 2022, para luego dar paso al plebiscito de salida.

Con respecto al comienzo del proceso, lo calificó como “duro”, ya que según sus declaraciones, la mayoría ejerció su poder pasando máquina sobre la minoría, con escaso espacio al diálogo y la tolerancia.

Lee también: “Llegaremos hasta las últimas”: Constituyente diaguita confirmó candidatura a la presidencia de la CC

“Recordemos que los reglamentos fueron votados sin discusión. Todo eso desilusionó a una parte de Vamos por Chile porque todos entramos abiertos al diálogo y a los acuerdos, pero cuando se es minoría, es la mayoría la que tiene que abrir las puertas a las conversaciones y esa apertura no la hubo. A mi me gusta tender el puente entre las diversas sensibilidades que componen la centro derecha, creo que ese es mi rol. También soy parte de estar abiertamente buscando los acuerdos necesarios”, explicó el constituyente del distrito 11.

“Abandonar el exceso de ideología”

Sobre los desafíos del hemiciclo y lo que espera de la nueva carta magna, dijo que es muy importante en primer lugar abandonar el exceso de ideología y el espíritu de refundación de Chile.

“Redactar una propuesta que nos una, que incorpore diferentes sectores, para todos y que sea una buena Constitución para los chilenos, entregando más poder de decisión a las personas y que ponga límites y obligaciones para los políticos. Que ponga las bases para que Chile vuelva a despegar social y económicamente. Una que otorgue derechos sociales que den más seguridad y que permita elegir quien atiende a cada necesidad básica como la salud, la educación o ahorros previsionales”, señaló el economista.

Con relación a los detractores que ha tenido el proceso, aseguró que uno de los más relevantes ha sido la pérdida de tiempo en los debates que según él, no dicen relación con la labor, además de existir cierto desorden, falta de experiencia y prolijidad en el trabajo.

Lee también: Loncon y rol del actual gobierno ante la CC: “Toda la ciudadanía vio la falta de colaboración, es una realidad”

Hay cierta intolerancia en las discusiones. La intención de la izquierda radical de refundar el país y hay falta de sentido común y de equilibrio en muchas opiniones. Por otra parte, creo que todos somos responsables del éxito del proceso, sin embargo, ha habido acciones de constituyentes que la han desprestigiado. Respecto del plazo, es indispensable cumplirle a la ciudadanía en cuanto antes, Chile tiene mucha incertidumbre y es urgente generar las certezas para que Chile vuelva a despegar”, advirtió.

Participación ciudadana

Al ser consultado sobre las iniciativas populares de ley, detalló que le parece fundamental la incorporación de propuestas ciudadanas para que verdaderamente sea una Constitución de todos. “Desgraciadamente ha tenido fallas. No se cumplieron los plazos. El formulario en engorroso. Veo con preocupación que las iniciativas consigan las 15 mil firmas antes del primero de febrero como está reglamentado”, denunció.

En ese sentido, indicó que por ahora, la iniciativa con más firmas es una que garantiza la libertad de culto y una que se llama Con Mi Plata No. “Esta última busca que los trabajadores sean los dueños de los ahorros y que tienen derecho a elegir quien le administra esos ahorros. Busca igualar las pensiones de hombres y mujeres, y elevar las pensiones a través de una pensión básica universal. Yo suscribo plenamente esta iniciativa, me parece sumamente esencial”, afirmó.

La actual y futura mesa directiva

Al ser interrogado por su visión de la actual mesa directiva liderada por la académica mapuche y el abogado constitucionalista, estableció que fue un hecho histórico que la presidenta haya sido mujer y de un pueblo originario. “Fue impresionante. La mesa pudo echar a andar un proceso inédito, junto al empuje de muchos nosotros se pudo sacar el reglamento. No la tuvieron fácil, pero muchas veces la agenda política se comió su rol”, anticipó Fontaine.

Lee también: Nueva iniciativa de norma en la CC: “Por un Estado Regional y entidades territoriales autónomas”

En esa misma línea prosiguió: “Ese es un riesgo para la nueva mesa que estará probablemente alineada con el gobierno de Boric. A la actual, le faltó mayor espíritu democrático para incorporar a todos y generar una Convención más dialogante y no refundacional. Eso de querer inventar una nueva forma de democracia, cosa que recurrentemente decían, me sonó utópico y totalitario. La democracia ya se inventó y solo los dictadores quieren refundar, pero igual yo agradezco la labor de Elisa Loncon y Jaime Bassa”.

Por otra parte, tuvo palabras para revelar que desde su sector están en conversaciones para definir qué es lo que harán para este 4 de enero, día en el cual se cumplen seis meses del proceso constituyente, es decir, según la reglamentación, se deberá elegir una nueva mesa directiva.

Lee también: Convención Constitucional extiende plazo para ingresar iniciativas populares de norma en plataforma digital

“Lo fundamental es tener un presidente y vicepresidenta que tenga una fuerte formación jurídica, porque entramos de lleno al trabajo de la redacción de los textos constitucionales. Se necesita liderazgo para llevar el proceso en muy poco tiempo y se requiere también un apego a las reglas y la habilidad política para encauzar la Convención a la consecución de un texto constitucional en cuanto antes, y no verse enredado en la discusión gubernamental o de políticas públicas”, enfatizó.

“También la capacidad para discernir cuales son los temas de la Constitución y cuales son de leyes. En las comisiones uno observa mucha confusión, muchas veces se conversan temas que van mucho más allá de los principios de una Constitución. No podemos terminar con una Constitución que sea un árbol de pascua que tenga 500 páginas. Es indispensable el talento político y el genuino espíritu democrático para que esto sea la casa de todos y no una Constitución partisana. El propio Gabriel Boric pidió justamente no hacer una Constitución sesgada”, sentenció.

Diversidad y opiniones

Una de los elementos o situaciones que le impactó en gran medida a Fontaine al llegar a la CC fue la diversidad, ya que según él, enriquece la discusión. Sin embargo, no esperaba encontrar tantas opiniones que ven a Chile como un desastre. “Esas visiones y a veces hasta las soluciones propuestas de los convencionales, están lejos del sentido común y de la realidad. Los chilenos tenemos claro que no todo está mal y que no todo está bien. Hemos tenido un potente desarrollo y tenemos ciertamente falencias, injusticias, desigualdades y problemas”, reflexionó.

“Es una vergüenza que chilenos no tengan agua, las pensiones son bajas, la salud es mala, hay zonas de sacrificio medioambiental que no nos pueden dejar indiferentes. Necesitamos cambios para aliviar todo, pero apuntando a las libertades. Al final faltó elegir al constituyente más importante, que es el sentido común”, añadió.

Tags:

Deja tu comentario