New York Times destaca proceso constituyente chileno en medio del cambio climático

Según el trabajo periodístico, la nueva carta magna brindará lineamientos con respecto a la minería, como lo es con el caso del litio "que se esconde en las aguas saladas debajo del vasto y estéreo desierto localizado junto a la Cordillera de los Andes".

New York Times destaca proceso constituyente chileno en medio del cambio climático Agencia UNO
  • Enlace copiado

Este miércoles 29 de diciembre, un reportaje del New York Times titulado “El peor escenario es que todo se seque“, mostró algunos antecedentes del proceso constituyente, el cambio climático, las desigualdades y los poderosos intereses mineros que hay en Chile.

“Rara vez un país tiene la oportunidad de exponer sus ideales como nación y redactar una nueva Constitución. Además, casi nunca la crisis climática y ecológica juega un papel central en ese proceso”, comienza asegurando el reportaje.

Sin embargo, indican que Chile está llevando a cabo una reinvención nacional con dichas características, luego de una ola de manifestaciones por agravios sociales y ambientales.

Según el trabajo periodístico, la nueva carta magna brindará lineamientos con respecto a la minería, como lo es con el caso del litio “que se esconde en las aguas saladas debajo del vasto y estéreo desierto localizado junto a la Cordillera de los Andes”.

“Las empresas mineras en Chile, el segundo mayor productor de litio del mundo después de Australia, están ansiosas por aumentar la producción, al igual que los políticos chilenos que ven la minería como un factor crucial para la prosperidad nacional. Sin embargo, se enfrentan a una creciente oposición de los chilenos que argumentan que el modelo económico del país, basado en la extracción de recursos naturales, ha cobrado un costo ambiental demasiado alto y no ha logrado distribuir los beneficios entre todos los ciudadanos, incluidos los pueblos indígenas”, se puede leer en el texto.

Lee también: El sorprendente aporte de los hongos para la vida en la Tierra

“¿Cómo debería regularse la minería y qué voz deben tener las comunidades locales sobre la minería en sus territorios? ¿Chile debería mantener un sistema presidencialista? ¿Debe la naturaleza tener derechos? ¿Qué hay de las generaciones futuras?”, son algunas de las preguntas que según el New York Times los constituyentes deberán responder.

No obstante, también está el agua. En medio de una sequía devastadora impulsada por el cambio climático, la Convención decidirá quién es el propietario del agua en Chile y cuáles son sus principales definiciones.

Compra y venta de derechos de agua

La actual Constitución chilena fue redactada en 1980 por personas designadas por el dictador militar Augusto Pinochet. Ese documento abrió el país a las inversiones mineras y permitió la compra y venta de los derechos de agua.

En ese sentido, “Chile prosperó explotando sus riquezas naturales: cobre y carbón, salmón y aguacates principalmente. Pero aunque se convirtió en una de las naciones más ricas de América Latina, las frustraciones aumentaron por la desigualdad. Las regiones ricas en minerales se conocieron como ‘zonas de sacrificio’ por la degradación ambiental. Y los ríos comenzaron a secarse”, expone el periódico estadounidense.

Asimismo, la ira estalló en grandes protestas a partir de octubre de 2019. Luego se realizó un plebiscito nacional que eligió a un panel de diversas personalidades para reescribir la constitución.

Lee también: Presidente de la COP-26 aseguró que “ha llegado la hora de la verdad” para pactar un acuerdo climático mundial

El 19 de diciembre hubo otro punto de inflexión. Los votantes eligieron como presidente a Gabriel Boric, un ex líder estudiantil y activista de 35 años que se convirtió en el mandatario electo más joven de la historia. Durante su campaña, “el magallánico prometió expandir la red de seguridad social, aumentar las regalías e impuestos mineros y crear una empresa nacional de litio”.

La mañana después de su victoria, el precio de las acciones del mayor productor de litio del país, Sociedad Química y Minera de Chile, o SQM, cayó un 15 por ciento.

SQM y el litio

Una quinta parte del litio del mundo es producido por SQM, y la mayor parte en el desierto de Atacama, a la sombra de volcanes primigenios como el Láscar, el más antiguo y que aún está activo.

“Desde arriba, la mina parece como si alguien hubiera extendido una colcha azul y verde reluciente en medio de este pálido desierto.Las riquezas se encuentran en la salmuera subterránea. Día y noche, los equipos de SQM bombean la salmuera junto con el agua dulce de cinco pozos. Las tuberías trasladan la salmuera a una serie de estanques. En ese momento, el sol hace su trabajo”, explicó el reportaje.

Es relevante consignar que Atacama tiene los niveles de radiación solar más altos de la Tierra. “El agua se evapora sorprendentemente rápido, dejando depósitos minerales. El magnesio sale de los estanques. También el potasio. El litio permanece en una piscina viscosa de color amarillo verdoso, que SQM convierte en carbonato de litio blanco en polvo para los fabricantes extranjeros de baterías”, añaden.

Lee también: Paracetamol e Ibuprofeno lideran lista: Los 10 medicamentos más vendidos del año en Chile

SQM era un fabricante estatal de fertilizantes químicos hasta que, en 1983, Pinochet se lo entregó a Julio Ponce Lerou, quien era su yerno en ese momento. Recientemente, la empresa ha sido multada por el regulador bursátil de Chile y por la Comisión Nacional de Valores de Estados Unidos por violaciones a la Ley de Prácticas Corruptas en el Extranjero. Ponce, quien ya no preside la empresa, aún es el dueño del 30 por ciento.

En ese contexto, Díaz dijo que la empresa quiere “producir litio lo más verde posible“, incluso reduciendo a la mitad los niveles de extracción de agua salada para el año 2030 y volviéndose “carbono neutral” para 2040.

“Hay una buena razón para esas decisiones. En la zona, una minera de cobre llamada Escondida, fue multada con 93 millones de dólares por extraer agua y ocasionar lo que un tribunal chileno calificó como daños irreparables”, se indica en el texto.

Sin embargo, la industria minera ya se prepara para el cambio. Un proyecto de ley para aumentar las regalías fue presentado en el congreso, y la Convención Constitucional está analizando propuestas que podrían requerir más procesos de toma de decisiones a nivel local.

“Chile es un país minero”

Joaquín Villarino, director ejecutivo del Consejo Minero, el lobby de la industria, aseguró que ambos proyectos podrían disminuir el atractivo de Chile para los inversionistas. Además, expresó una gran preocupación por el hecho de que algunos de los miembros de la convención parecían estar totalmente en contra de la minería, aunque no mencionó a nadie en específico. “Espero que esto no sea lo que tendremos en nuestra constitución, porque Chile es un país minero“.

Lee también: Carencia de parques en Santiago: La fuerte desigualdad en áreas verdes que afecta a las comunas más vulnerables

También es probable que la convención convierta el agua en un bien público. Pero otra pregunta afectará aún más a la industria: ¿es la salmuera, el agua salada debajo del desierto, técnicamente agua? Las empresas mineras afirman que no lo es, porque no es apta para el consumo humano ni animal.

“Hay una clara separación entre lo que viene de la montaña, que es el agua continental, y lo que hay en la salmuera del Salar de Atacama”, advirtió Díaz. Actualmente, la extracción de salmuera se rige por el Código de Minería. La nueva constitución podría cambiar eso al definirla como agua salada.


  • Enlace copiado
Lo más visto