Por Marianela Estrada
{"multiple":false,"video":{"key":"bJBlO3","duration":"00:02:04","type":"video","download":""}}

La aplicación de testeos rápidos en Corea del Sur fue uno de los factores del éxito para controlar al coronavirus. En su momento fueron el cuarto país con la mayor cantidad de contagios, pero con una mortalidad baja del 0.6%.

El plan aplicado por Corea del Sur consistió en la detección y aislamiento temprano, lo cual se pudo lograr gracias a la aplicación de 20 mil pruebas rápidas al día. Esta estrategia fue observada a nivel mundial, incluso por Chile, que desde marzo ha estudiado la posibilidad de aplicarlos de manera masiva.

Algunos municipios y el Ministerio de Salud (Minsal) han realizado compras por más de $1.500 millones para estos exámenes de detección rápida. Incluso el propio ministro Jaime Mañalich anunció el 29 de marzo la adquisición de un millón de kits para aplicarlos a contactos directos de alguien que haya dado positivo y que no ha desarrollado síntomas.

Lee también: Estudio detecta que paciente recuperado del SARS desarrolló anticuerpos que inhiben el COVID-19

Lo cierto es que recién el pasado 10 de mayo se comenzó con la aplicación de estos exámenes a los funcionarios de la salud pública, específicamente a los trabajadores del Hospital El Carmen. Mientras, algunas instituciones siguen realizando pruebas y experimentos para crear nuevas formas de testear con rapidez a los posibles contagiados, otras empresas también ofrecen test rápidos PCR con un alto porcentaje de validación.

Inician validación del test rápido para detectar casos COVID-19 asintomáticos a partir del olfato

Investigadores de Ingeniería Química y Bioprocesos de la Universidad Católica (UC) y del Centro de Aromas y Sabores de la Dirección de Investigaciones Científicas y Tecnológicas (DICTUC), iniciaron la validación del testeo rápido para detectar casos COVID-19 a partir del olfato, es uno de los síntomas más característicos y discriminantes para determinar si una persona tiene o no el virus.

“Tal cual como existen las cámaras termográficas para medir la temperatura como uno de los síntomas más característicos, estamos creando una herramienta que sea capaz de medir la perdida parcial o total del olfato de una persona que pueda ser sospechosa de ser portadora del virus SARS-CoV-2″, indica Eduardo Agosín, académico de Ingeniería Química y Bioprocesos UC, quien lidera el proyecto de este test rápido olfativo.

Se trata de un kit que tiene 6 aromas y la persona debe identificar de manera secuencial cada uno de esos aromas cuando se le presentan. Si la persona tiene una pérdida importante del olfato, es indispensable aislarla y hacer el PCR para corroborar si tiene o no COVID-19.

En el plan piloto han evaluado a cerca de 500 personas bajo la modalidad de aduana sanitaria en tres empresas, un supermercado, una empresa de alimentos y en Copec, distribuidora de combustible. “Descubrimos que tres de esas 10 personas efectivamente daba COVID-19 positivo y esas tres personas fueron capaces de identificar entre uno y tres aromas de los seis que se les presentan“, explicó Agosín.

La lógica sería aplicar el test dos veces a la semana, en particular, a aquellos que no tuvieron problemas de olfato. “Ese restante 90% es al que deberíamos seguir de manera acuciosa, cualquiera de ellos que, después, presente un problema de olfato es altamente sospechoso de coronavirus”, señala el académico.

El test tiene un valor de $250 por unidad, lo está fabricando una empresa de ingredientes alimentarios, la prueba la puede tomar cualquier persona que tenga un mínimo de entrenamiento el cual es entregado por los investigadores de la UC en sólo 15 minutos.

“Se puede aplicar en empresas, supermercados, malls, colegios más adelante. En cualquier lugar en donde uno pueda hacer una aduana sanitaria. Tal cual como se mide la temperatura, la idea es poder medir complementariamente la pérdida del olfato y eso es lo que estamos proponiendo”, dice el experto.

PCR rápido: examen creado en Corea del Sur detecta el Coronavirus en 20 minutos

La empresa Tetra-C es la distribuidora oficial de la surcoreana Sugentech en América Latina que proporciona kits de testeos rápidos. Es una prueba inmunocromatográfica a base de nanopartículas de oro que mide cualitativamente los anticuerpos IgM e IgG que genera la presencia de COVID-19 en sangre completa, suero o plasma.

Este test tiene un 94,4% de efectividad y fue aplicado a 528 viajeros que retornaban a Isla de Pascua, de los cuales 20 dieron positivo, por lo que se les realizó la prueba PCR con posterioridad para confirmar. La aplicación de este testeo rápido es sencilla y no se requiere de un análisis de laboratorio posterior.

Hace dos semanas se puso a la venta un PCR rápido de la marca Ionebio, la toma es igual a la muestra de PCR habitual que se hace en los centros de salud, se traslada la muestra a un laboratorio y el resultado está en 20 minutos. Su efectividad es de un 99.9%, este PCR rápido podría ser aplicado por hospitales, clínicas o quienes cuenten con un laboratorio clínico para hacer el análisis posterior.

Estas alternativas ayudarían a descongestionar los centros de salud y solucionar en parte la disponibilidad de PCR que ha sido escasa en los últimos días. Ambas pruebas tienen un valor aproximado de 25 dólares por unidad, dependiendo de la cantidad que se compre.

¿Qué tan efectivos son estos test? ¿Es posible masificarlos? ¿Cómo funcionan?

Hay que tener claro que existen diferentes tipos de testeos rápidos, unos miden antígenos (proteínas) que permiten detectar si está presente o no el virus en el cuerpo. Se toman igual que un PCR, por lo general son hisopados nasofaríngeos o bucales. Estos test identifican las proteínas específicas que recubren la superficie de este virus en particular las que, si están presente, arroja positivo.

Hay otros test rápidos que pesquisan al SARS-CoV-2 en base a la respuesta inmune de la persona, es una detección indirecta ya que no busca al virus, sino que persigue detectar los anticuerpos que se generan a raíz de la respuesta del sistema inmune ante su presencia en el organismo, la que dependerá de la inmunidad que desarrolle el paciente. Se aplica sangre capilar al reactivo, basta con un pinchazo en el dedo y con las gotas de sangre se verá si es positivo o negativo, dependiendo si hay o no anticuerpos.

Para este último tipo de testeos rápidos, hay que hacer la diferencia entre los que miden IGG o IGM. A quienes le aplican la prueba de anticuerpos que miden IGG, puede que arroje un resultado positivo, pero no necesariamente implica que esté enfermo, este indicador sólo quiere decir que en algún momento la persona tuvo el virus en su organismo. Los que miden IGM, en cambio, arrojan un resultado positivo cuando la infección está activa.

El Instituto de Salud Pública actualiza constantemente el listado de test rápidos certificados que están disponibles en Chile para la detección de anticuerpos, la última actualización la puedes encontrar aquí.

Lee también: Análisis de paquetes de supermercado mostró que no contenían COVID-19 en su superficie

Guillermo Quiroga, experto en laboratorio clínico de la Facultad de Salud y Odontología UDP, explica que “estos test están hechos para tratar de pesquisar de una manera lo más grande posible a una población, de tal forma de que los que aparezcan positivos puedan confirmarlos por medio del PCR y los que aparezcan negativos poder descartarlos. Estos test están hechos para poder descartar lo que nosotros llamamos los falsos negativos

¿Cuál es mejor: el que mide antígenos o anticuerpos?

En primera instancia sería mejor aplicar el que mide los antígenos (proteínas) para detectar el virus, aún no llegamos al famoso peak y estamos con una pendiente considerable. Luego viene la fase de los anticuerpos, se puede ir haciendo de manera mezclada. Sería bueno aplicar esta estrategia ahora para optimizar los recursos”, recomienda.

“Por ejemplo, si hay población de riesgo como personal de salud o alguien que haya estado en contacto estrecho con un contagiado sería bueno realizar el examen de antígenos, luego corroborar con PCR a quienes dieron positivo y a los que no, ir haciendo el seguimiento con anticuerpos, porque estarán en constante exposición” señala el experto.

Estas son algunas de las opciones que existen en Chile para aplicar una estrategia de testeo masivo, una de las herramientas que utilizó Corea del Sur para controlar el coronavirus de manera exitosa.

Tags:

Deja tu comentario