Por Gabriela Segura
{"multiple":false,"video":{"key":"czoXr1e6f8a","duration":"00:08:14","type":"video","download":""}}
VIDEO RELACIONADO – Surge la esperanza en las residencias sanitarias (08:14)

Se acerca el invierno y las bajas temperaturas. Un ambiente propicio para el alza de las enfermedades respiratorias que cada año colapsan los centros de salud por el aumento de la demanda en las atenciones. Un panorama que esta vez es distinto debido al COVID-19.

Hace unos días, el ministro de Salud, Jaime Mañalich, dijo que “el único virus que está circulando en el país es el coronavirus” y que, bajo esta premisa, es improbable que un agente distinto a éste sea causante de algún tipo de infección respiratoria en Chile. Es decir, cualquier síntoma parecido a la gripe, influenza o resfrío debe ser considerado como COVID-19.

Lee también: Influenza y virus sincicial sufren importantes caídas debido a medidas adoptadas por COVID-19

Un escenario que han constatado los profesionales en terreno. Si bien los recintos están en su máxima capacidad, revelan que todos los tratamientos se enfocan en el COVID-19 y una mínima parte en patologías causadas por otros virus.

El año pasado en nuestra Central de Operaciones teníamos los móviles a full con la influenza y los niños con virus respiratorio sincicial. Ahora no tenemos prácticamente nada de influenza y consultas pediátricas”, reveló la doctora María Bravo, pediatra y jefa de la Central de Operaciones de HELP.

Esta apreciación se confirma con el último reporte del Instituto de Salud Pública (ISP), el que mostró que en la semana 21 (desde el 17 al 23 de mayo) se analizaron 1.029 casos para virus respiratorios y apenas el 1,1%  (11 muestras) dieron positivo para patógenos distintos al SARS-CoV-2.

La mayor cantidad de casos fue de Adenovirus, seguido de Metapneumovirus, VRS y Parainfluenza, dejando en el último puesto a la Influenza A, que en el mismo periodo del año pasado alcanzó 291 casos.

Según la doctora Cecilia Perret, infectóloga de la Red Salud UC Christus, ha existido vigilancia estas últimas semanas, pero no se ha detectado la presencia de manera considerable de otros virus respiratorios.

Los virus que tradicionalmente vemos en esta temporada de circulación del COVID-19 han desaparecido. Se ha identificado su presencia en muy escasa cantidad comparada con la alta prevalencia del coronavirus”, manifestó.

Lee también: Gobierno agrega categoría de “casos probables” por COVID-19: Se tratarán igual que confirmados

La influenza es uno de los virus que más problemas generaba, en especial en la población de riesgo que pertenece a la tercera edad, mientras que el virus sincicial afectaba de manera más grave a los lactantes y menores de un año.

El doctor Francisco Zamora, infectólogo del Hospital Barros Luco, afirma que una de las causas de la baja en las otras enfermedades respiratorias se debe a las medidas sanitarias que se han adoptado.

“El hecho que la gente lleve mascarilla, evite el contacto físico y el lavado de manos, que se recomiendan hace varios meses atrás, han hecho que sean menos efectiva la transmisión de estos virus respiratorios habituales”, señala. También ha influido la suspensión de clases en los colegios y universidades que tradicionalmente en el invierno, son foco de contagio de estas enfermedades estacionales.

Asimismo, relata que a los pacientes que ingresan con cuadros respiratorios graves como neumonía por coronavirus, se les realizan los análisis para descartar otros virus, los que han demostrado que no existe coinfección entre ellos.

De todas formas, hay especialistas que llaman a no confiarse, ya que podrían aumentar las otras patologías. Uno de ellos es el doctor Ricardo Bravo, broncopulmonar de la Clínica Vespucio.

Lee también: Muertos por enfermedades respiratorias: Registro Civil aclaró por qué sus datos son distintos a los del Minsal

“Yo creo que hay un subregistro de estas enfermedades. Las personas que se sienten un poco mal no quieren ir al hospital, sólo lo hacen los que están realmente mal y a ellos se les trata como coronavirus”, declara.

Otro aspecto positivo que mantiene las cifras bajas es el éxito de la campaña de vacunación contra la influenza que a principios de este mes alcanzó casi el 90% de la población objetivo. La poca presencia de otros virus respiratorios ayuda a descomprimir el sistema sanitario, ya suficientemente estresado a causa de la pandemia, si hubiera un brote de este tipo de enfermedades, la situación podría empeorar aun más.

Tags:

Deja tu comentario