Por Nicolás Krumm
{"multiple":false,"video":{"key":"czoDZXOHLNZ","duration":"00:02:45","type":"video","download":""}}
VIDEO RELACIONADO – SJM por foco de contagio en Quilicura: “El problema no son los haitianos, es el racismo” (02:45)

Al igual que en varias partes del mundo, la pandemia del COVID-19 ha requerido que los profesionales de la salud multipliquen sus esfuerzos y la dedicación a su labor para poder combatir esta crisis y ayudar a los miles de pacientes que hoy están contagiados.

Pese a que es una noble hazaña, es también agotadora y en varios casos ha requerido de una ayuda extra. Frente a esta gran necesidad, surge una propuesta por parte del Servicio Jesuita a Migrantes (SJM) para potenciar la atención médica. Esto porque, según datos del servicio, serían cerca de 2 mil médicos sólo venezolanos que actualmente no están ejerciendo en el área de la salud.

Lee también: El drama y la incertidumbre que viven cientos de inmigrantes en Chile por la pandemia

En conjunto con la Comisión de Salud y Migración del Colegio Médico y otras instituciones, redactaron una carta donde hacen una clara petición a la autoridad sanitaria en dos grandes aspectos: facilitar que médicos y profesionales de la salud con estudios en el extranjero se incorporen a los equipos de asistencia médica e incorporar medidas de protección para aquellos inmigrantes en estado de vulnerabilidad crítica.

“Hemos visto que cerca del 9% de los casos de contagios por coronavirus corresponden a profesionales de la salud. Ante esto, es fundamental reforzar el personal que hoy se la está jugando por enfrentar esta crisis, y en el país hay miles de personas que estudiaron en el extranjero y quieren sumar. El Estado tiene las facultades para contratar a médicos que aún no convalidan su título, pero todavía no hemos visto que eso suceda, siendo que es un tema urgente”, declara Juan Pablo Ramaciotti, director de incidencia y estudios del SJM.

Asimismo, hacen alusión a un decreto publicado en el Diario Oficial el 7 de marzo, el cual autoriza la contratación y el ejercicio de médicos extranjeros cuyo título aún no esté revalidado o convalidado en Chile.

No obstante, desde el Colegio Médico son críticos al respecto. “Aun cuando existe esta normativa vigente, hoy vemos que todavía no están teniendo todo el acceso que se requieren en los servicios de salud. A eso le sumamos que en algunos servicios existen diferencias salariales para esos profesionales extranjeros”, sentencia el doctor Matías Libuy, presidente de la Comisión de Salud y Migrantes del Colegio Médico.

Lee también: Colegio Médico rechaza la vuelta al trabajo presencial: “Se corre el riesgo de perder lo avanzado hasta ahora”

Otra de las inquietudes que presentan en este informe a la autoridad es que además de solicitar el apoyo de los profesionales de la salud extranjeros, se añade la necesidad de agilizar los trámites de revalidación y convalidación de títulos  para que puedan acceder a la red de salud. Pese a esto, desde Eunacom, a través de su director, el doctor Beltrán Mena, aseguran que no es un proceso nada fácil.

“Es muy valorable la medida implementada donde estos profesionales, que no han validado sus títulos, puedan aportar con sus conocimientos durante esta crisis, pero por otra parte, hay que tomar en cuenta que por año cerca de 1.800 médicos extranjeros están aprobando este examen de validación y que la cifra de estudiantes chilenos que egresan y rinden esta prueba también es similar. A esto, sumamos que la prueba programada para julio tuvimos que posponerla para el final de año”, dice Mena.

Además del Colegio Médico y el SJM, participan varias instituciones más en esta petición a la autoridad. Dentro de ellas está el Programa de Estudios Sociales en Salud de la Universidad del Desarrollo, quienes señalan que “es fundamental contar con estas personas, pero también es muy importante orientarlos y prepararlos para trabajar en un sistema como el chileno“.

Así señala Báltica Cabieses, enfermera y directora del programa, quien además enfatiza que “no solamente son los médicos los que hoy tienen el problema para validar su título, hay muchos profesionales y técnicos de la salud que son extranjeros y que no pueden ejercer en Chile”.

Las medidas presentadas a la autoridad sanitaria, se resumen en cuatro puntos: 

  • Garantizar a personas extranjeras el acceso a la salud y a prestaciones de primera necesidad, sin importar su estatus migratorio
  • Adoptar medidas para facilitar la tramitación de visados, promover la regularidad migratoria y respetar los derechos humanos de las personas extranjeras.
  • Incorporación de personal de salud con estudios en el extranjero a equipos de asistencia médica.
  • Protección ante toda forma de violencia interpersonal y estructural producto de la crisis sanitaria y las situaciones de cuarentena

Lee también: “Que no haya casos confirmados de COVID-19 en su ciudad, barrio o edificio, no significa que no haya infectados”

Es a partir de estas ideas donde también se incluye otro de los grandes requerimientos, además de la incorporación de profesionales extranjeros a la red de salud. Se trata de la protección a la población migrante que se encuentre en situación de vulnerabilidad.

Desde la Clínica Jurídica de Migrantes y Refugiados de la Universidad Diego Portales aclaran que “ante situaciones excepcionales, las medidas tomadas deben ser excepcionales, el mismo gobierno lo ha planteado y por eso es fundamental incorporar a la población migrante para combatir la pandemia”, aclara Francisca Vargas, directora de la clínica jurídica.

Por otra parte, la abogada Vargas además señala que no es suficiente la medida adoptada por la autoridad. “Si bien no es concreto que se pueda incluir en el decreto publicado, pero sí deben haber lineamientos por parte de la autoridad, no para atender diferencialmente a la población extranjera, sino que tener mecanismos para poder llegar a ellos de la mejor manera posible y que no queden fuera de la atención”.

Tags:

Deja tu comentario