CNN en Español

(CNN Español) – En su última revisión acerca de la manera en que se transmite el COVID-19, del 30 de abril, la Organización Mundial de la Salud (OMS) menciona específicamente que los aerosoles son un modo de contagio.

Si bien, hasta ahora, la OMS se había cuidado de mencionar el rol de los aerosoles en el contagio del virus, especifica que el tamaño de las partículas que se despiden de las vías respiratorias varía desde gotitas respiratorias grandes, hasta aerosoles microscópicos.

El documento menciona que el virus puede propagarse desde la boca o nariz de una persona infectada a través de gotas gruesas de secreciones, en lo que llaman contagio de corto alcance generalmente dentro de 1 metro de distancia.

Lee también: Pactaron su boda hace un año y el novio murió de COVID-19 el mismo día de la ceremonia

Ojos, nariz y boca, los puntos de contagio

Pero, y esto es lo novedoso, una persona puede infectarse también, dice la OMS, cuando se inhalan aerosoles o gotitas microscópicas que contienen el virus y entran en contacto directo con los ojos, la nariz o la boca, aceptando tácitamente el rol que cumplen los aerosoles en el contagio.

Ese tipo de contagio, dicen, ocurre en entornos interiores mal ventilados y/o concurridos, donde las personas tienden a pasar períodos de tiempo más prolongados, y en los que los aerosoles permanecen suspendidos en el aire o viajan más de 1 metro de distancia, en lo que llaman el contagio de largo alcance.

Lee también: Shakira rompe el silencio y llama al gobierno colombiano a que “pare ya la violación de DD.HH.”

Este conocimiento es muy importante porque –como informó un podcast de CNN en Español en su episodio del 20 de abril– el manejo de los espacios cerrados es muy importante para evitar los contagios a través de los aerosoles .

¿Dónde puede ocurrir el contagio por aerosoles?

Estos lugares deben ser preparados para minimizar el efecto de los aerosoles, asegurando un sistema adecuado de ventilación:

  • Transporte público urbano.
  • Aviones.
  • Trenes.
  • Supermercados.
  • Tiendas.
  • Centros comerciales.
  • Domicilios privados.
  • Hospitales.

Lo que dicen los estudios

Uno de ellos, publicado en el Journal of Infectious Diseases del 14 de febrero de 2021, informa de un metaanálisis o revisión sistemática de artículos revisados ​​por pares, publicados hasta el 12 de agosto de 2020, y en los que se describían casos de transmisión humana del SARS-CoV-2.

En total, se identificaron doce estudios de valor para ser analizados, y cinco de ellos revelaron que menos del 10% de infecciones por SARS-CoV-2 ocurrieron al aire libre, y que la probabilidad de transmitirse en un espacio cerrado fue 18,7 veces más alta que al aire libre.

Lamentablemente, dicen los autores, los estudios fueron muy diferentes en su calidad y en lo que se definía como un entorno al aire libre, hecho que limitó su capacidad de sacar conclusiones sobre los riesgos de transmisión al aire libre.

En general, los factores que determinaron la posibilidad de contagio fueron la duración y frecuencia del contacto entre personas en las reuniones al aire libre, el uso de equipo de protección personal, y el hecho de que a pesar de que la reunión era al aire libre, en algún momento se produjeron reuniones ocasionales en un espacio cerrado.

Los brotes y los espacios cerrados

En otro estudio, esta vez publicado en la revista Indoor Air de mayo del 2021, un grupo de investigadores chinos estudió 318 brotes que produjeron 1.245 casos confirmados de covid-19 en 120 ciudades de China.

La ubicación de los brotes fue clasificada en seis categorías:

  • Hogares.
  • Transporte.
  • Restaurantes.
  • Entretenimiento.
  • Compras y otros.

Lo que encontraron fue que casi el 80% de los 318 brotes (con tres a cuatro casos de COVID-19 por brote) ocurrieron en el hogar. Y el 34% se originó en el transporte público, documentándose que solo un brote se había originado en un entorno al aire libre, brote que produjo solo dos casos.

Lee también: Guagua de 2 meses que tenía COVID-19 murió y sus padres lo abandonaron en el hospital

En resumen, y como concluyen los investigadores chinos, sabiendo que los ambientes interiores en los que vivimos y trabajamos son los lugares más comunes en los que se transmite el SARS‐CoV‐2, es necesario mejorar las condiciones higiénicas y de ventilación de esos ambientes interiores para disminuir el contagio de enfermedades infecciosas transmitidas por el aire.

Y dado que los estudios demuestran una asociación directa entre hacinamiento e infección, debemos reflexionar profundamente sobre la necesidad de ambientes interiores ventilados y saludables, incluso cuando pase la pandemia.

Tags:

Deja tu comentario