Crean mascarilla con purificador para enfrentar la crisis sanitaria (01:13)
{"multiple":false,"video":{"key":"oVnfXqP0PA","duration":"00:01:13","type":"video","download":""}}

(CNN) Han pasado cinco meses desde que Lucy Gahan contrajo el COVID-19 y su vida aún no ha vuelto a la normalidad. La enfermedad causa lo que ella llama “tormentas”: períodos incapacitantes en los que siente dificultad para respirar, entumecimiento en sus manos y pies y su frecuencia cardíaca se dispara con tareas simples.

“En mayo y junio apenas podía hablar, porque estaba muy enferma”, dijo. Antes de contraer la enfermedad a principios de abril, la madre de dos niños corría tres veces por semana y tenía una rutina de yoga regular.

“Sólo puedo caminar hasta la esquina”, contó. “En términos de correr, no puedo imaginar cuándo sucederá, si es que ocurrirá”.

Lee también: China autorizó pruebas en humanos de la primera vacuna contra el coronavirus por spray nasal

“Soy psicóloga clínica y esto no es ansiedad”, aseguró. “Si los médicos simplemente dicen ‘no sabemos’, es mejor que decir que los síntomas del COVID-19 sólo duran dos semanas”. 

Aproximadamente tres cuartas partes de los hospitalizados por coronavirus podrían convertirse en largos portadores, según un documento subido al servidor de preimpresión medRxiv el 14 de agosto sin haber sido examinado por expertos externos ni aceptado para su publicación.

Investigadores de la Unidad Respiratoria Académica de North Bristol NHS Trust en el Reino Unido analizaron a 110 pacientes con COVID-19, cuyas enfermedades requirieron estadías en el hospital durante una media de cinco días entre el 30 de marzo y el 3 de junio.

Lee también: Centro de investigación probará en Brasil si vacuna para la tuberculosis es efectiva contra COVID-19

¿Enfermedad prolongada?

Doce semanas después de que los pacientes fueran dados de alta del hospital, el 74% de ellos informaron síntomas, como disnea (dificultad para respirar) y fatiga excesiva.

Sin embargo, a pesar de estos síntomas, 104 de los 110 pacientes en el estudio tuvieron resultados de análisis de sangre básicos normales, con solo el 12% mostrando una radiografía de tórax anormal y el 10% mostrando una función pulmonar restrictiva a través de pruebas de espirometría.

El British Medical Journal (BMJ) publicó una nueva guía para los proveedores de salud en agosto sobre cómo tratar a los pacientes ‘largos portadores’ de COVID-19, estimando que hasta el 10% de todas las personas que dieron positivo en la prueba podrían desarrollar una enfermedad prolongada.

Lee también: Erick Pulgar confirmó que está recuperado del COVID-19 y retomó entrenamientos en la Fiorentina

La guía incluye análisis de sangre específicos para realizar, posiblemente remitiendo a los pacientes a rehabilitación pulmonar y haciendo que utilicen la oximetría de pulso en casa para medir la saturación de oxígeno en la sangre.

Resultados como estos van en contra de una narrativa que se afianzó al principio de la pandemia, en la que muchos profesionales médicos creían que el paciente promedio de coronavirus estaría enfermo durante un par de semanas, eliminaría el virus y estaría bien después.

Ese no es el caso de todos. La guía de BMJ citó “respuesta de anticuerpos débil o ausente, recaída o reinfección, reacciones inflamatorias y otras reacciones inmunes, descondicionamiento y factores mentales como el estrés postraumático “como contribuyentes a los síntomas a largo plazo. Reconoció que se habían producido paralelos similares en pacientes con SARS y MERS.

Lee también: A 8 meses del comienzo de la pandemia: China detecta nuevos casos importados de COVID-19

“El caso clásico que todos tenemos en nuestras manos no siempre es lo que realmente sucede”, dijo el Dr. MeiLan King Han, neumólogo y profesor de medicina en la Universidad de Michigan. “Para los pacientes que he seguido, muchos continúan quejándose de tos, problemas respiratorios y fatiga severa mucho después de su primera infección”.

Uno de los asuntos clave en el cuidado de cada paciente de COVID-19 a largo plazo es averiguar cuántos de sus síntomas pueden atribuirse al corazón y los pulmones y qué parte de la enfermedad es en realidad el resultado de una forma más profunda de enfermedad neurológica expuesta por el coronavirus, según Noah Greenspan, fisioterapeuta con sede en Nueva York y fundador de la Pulmonary Wellness Foundation.

Antes de participar en terapia física o respiratoria, pide que todos sus pacientes se sometan a un examen completo de su médico para descartar una afección cardíaca, un derrame cerebral o una embolia pulmonar antes de comenzar la fisioterapia.

Tags:

Deja tu comentario