{"multiple":false,"video":{"key":"czoUPsHMaOm","duration":"00:08:04","type":"video","download":""}}

El doctor Sebastián Ugarte, jefe de la Unidad de Paciente Crítico (UPC) de la Clínica Indisa, quien fue inoculado contra el COVID-19, llamó a las autoridades a poner toda la información sobre la mesa para que las personas tengan mayores certezas y confianza sobre la vacunación.

En entrevista con CHV Noticias y CNN Chile, el especialista sostuvo que «no he tenido ningún tipo de reacción adversa, esto ha sido como una vacuna de cada invierno, contra la influenza, ninguna reacción anormal y la mayoría de los trabajadores de la salud  que nos vacunamos en nuestra institución me han contado lo mismo».

«Uno empieza a ver que hay una luz al final del túnel, da esperanza, la gente esta cansada, lleva muchos meses encerrada sin poder salir los fin de semana, ver la posibilidad de que haya una fecha a futuro de que va terminar nos debe dar esperanza», sostuvo el profesional, que fue uno de los 8.649 trabajadores de la salud vacunados durante la semana pasada.

Eso sí, advirtió que este proceso «no sirva no para relajarnos, sino para tomar las máximas medidas, sería contraproducente que nos descuidáramos ahora» ya que «tener una segunda ola que eche a perder la posibilidad de descansar en el verano sería desastroso, porque la población necesita reponer energías».

Lee también: 28 mujeres y 9 hombres: Detuvieron a 37 personas en fiesta clandestina con drogas y alcohol en Recoleta

Por otra parte, sostuvo que «más que imponer la vacuna a las personas o castigar si no se la aplican, hay que demostrar que los argumentos son muy sólidos y pueden tener confianza y llegar al 80% de la población».

¿Y por qué es necesario llegar a este porcentaje de personas vacunadas? Ugarte precisó que «hay personas que no pueden vacunarse porque tiene inmunodepresión, contraindicaciones por anafilaxia y esas personas que tienen un cáncer con inmunodepresión, por ejemplo, realmente desearían estar vacunados y no enfermarse».

Es por eso que si se llega al 80% de la población con la vacuna «también se les protege si los demás que rodeamos a las personas nos vacunamos y hay menos posibilidades que el virus se encuentre con un portador que le lleve la enfermedad».

«Vacunarse no es sólo un acto de bien propio, que lo es, sino también un acto solidario con quienes nos rodean, si estoy vacunado tengo menos riesgo de poder llevare la enfermedad a otra persona», declaró.

Lee también: OMS dice que América y Europa representan el 75% de contagios de COVID-19 a nivel mundial

Además, aclaró que «es imposible» que la vacuna de Pfizer pueda provocar que una persona se enferme y contagie a otras personas, ya que «tiene una pequeña parte del material genético que provoca que nuestro organismo fabrique la proteína del virus y esa proteína la reconozca nuestro cuerpo y genere anticuerpos, no vamos a generar ninguna infección».

Finalmente, dijo que la reacción esperable es que pueda dar algo de sueño o un pequeño dolor en el hombro donde se coloque la vacuna.

Tags:

Deja tu comentario