Por Claudia Pereira
{"multiple":false,"video":{"key":"oVo2wv85ZZ","duration":"00:09:24","type":"video","download":""}}
VIDEO RELACIONADO – Mañalich enumeró 4 “noticias falsas” e hizo aclaraciones en balance diario (09:24)

Miles de usuarios han compartido durante las últimas semanas una foto de un chat de WhatsApp, en el que se asegura que un estudio realizado por la Universidad de la Habana recomienda el eucalipto para prevenir y eliminar el coronavirus. Sin embargo, la información no está publicada en el sitio de casa de estudios, por lo que es totalmente falsa.

Varios expertos denuncian el peligro que implican este tipo de publicaciones que se viralizan por redes sociales, ya que carecen de respaldo científico, confunden a la ciudadanía y la exponen a riesgos innecesarios.

No tenemos antecedes sobre un estudio que se haya desarrollado para aseverar este tipo de hipótesis. Las barreras naturales que tenemos a través de la nariz no han demostrado ser suficientes para detener el virus y se puede contagiar hasta a través de la conjuntiva del ojo y el contacto oral”, sostiene el doctor Alejandro Ojeda, secretario de la Sociedad Chilena de Otorrinolaringología.

El extracto, compartido miles veces a través de diferentes redes sociales, explica que al usar aceite de eucalipto en vaporeras o al colocar ramas de este árbol en diferentes lugares, el “virus no se desarrolló y no toleró los agentes virusidas, antisépticos y bactericidas de este componente muriendo por completo”. Información que fue rápidamente descartada.

Lee también: El Quillay es clave en la batalla: Científicos usan el árbol nativo chileno para fabricar vacunas contra el COVID-19

“En redes sociales podemos encontrar un sinnúmero de publicaciones milagrosas que hacen referencia a tratamientos nuevos e innovadores. Lo cierto es que el COVID-19 es un virus bastante reciente, por lo que existe escasa evidencia científica respecto a nuevas terapias, tan solo algunos de los tratamientos planteados en redes sociales se encuentran en fase de investigación”, señala Carla Pereira, otorrinolaringóloga de la Clínica Bupa Santiago.

La especialista agrega que es importante destacar que la gran mayoría de las publicaciones en redes sociales no provienen de ninguna fuente seria y confiable, por lo tanto, hay que ser sumamente cautelosos y desconfiados de la información que emana desde estos sitios.

Este tipo de publicaciones que no tienen ningún respaldo, inducen a la población a exponerse de una manera falsamente protegida al virus, lo que puede acarrear consecuencias que son dañinas para la salud”, advierte por su parte el doctor Ojeda, quien agrega que no hay evidencia científica para creer que el eucalipto podría prevenir contagios por coronavirus.

El uso del mentol

La publicación, ampliamente compartida a través de las redes sociales, asegura que si aplicamos este ungüento en las vías nasales estaríamos libres de contraer la enfermedad. La afirmación fue descartada en forma tajante por ambos profesionales.

“El mentol aplicado en la nariz es una práctica habitual de nuestros pacientes ya que estimula ciertos receptores nerviosos que dan la sensación de despejar y enfriar la nariz, pero esto es solo una sensación, ya que en los estudios clínicos se ha visto que no modifica la temperatura ni el flujo nasal. Tampoco existe estudios que avalen la teoría de que la aplicación intranasal de mentol pueda actuar como barrera a la penetración de microorganismos patógenos”, aclara la doctora Carla Pereira

Lee también: Se detectan diferencias en cifras de muertes informadas por el Minsal

“Hay un montón de preparados nasales que se venden en farmacias que hablan de una barrera inmunológica, pero lamentablemente todos estos estudios no tienen un respaldo para darle la tranquilidad a los pacientes de que están protegidos. No hay ningún tipo de beneficio que se pueda estudiar en la literatura y que avale la protección inmune de este tipo de preparados”, ratifica el doctor Ojeda.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) señala que, aunque algunos remedios occidentales, tradicionales o caseros pueden proporcionar confort y aliviar los síntomas de COVID-19, no hay pruebas de que estos medicamentos sirvan para prevenir o curar la enfermedad.

El peligro de las fake news

La difusión de noticias engañosas o derechamente falsas pueden ser un serio problema en época de pandemia, ya que la falta de claridad puede llevar a las personas a contagiarse por creer en un supuesto remedio para prevenir la enfermedad.

“El problema de las noticias falsas es que operan en un espacio donde hay cierta ambigüedad de información y los contextos de pandemia son particularmente propicios para que se expandan, en este caso sobre un posible remedio a una enfermedad que ni los propios especialistas conocen”, asegura René Jara, director de la escuela de periodismo de la Usach.

El profesional señala que la gente tiene prácticas para obtener la información que son poco rigurosas.

Hoy día la gente tiene mucho acceso a las redes sociales, que son formas de producción de información y que no tienen ninguna validez, no porque sean falsas, sino porque no tenemos ninguna capacidad de controlarlas”, sostiene.

El mismo periodista y académico recomienda tres sencillas acciones para evitar caer en noticias falsas: Chequear la fuente, asegurarse quién es la persona que está hablando y si una información aparece en un solo lugar y no es replicada por otros medios, tiene más posibilidades de que sea falsa.

Lee tambiénLaboratorio obtuvo resultados positivos en vacuna para COVID-19: Participantes generaron anticuerpos contra el virus

Consejos para prevenir el coronavirus

Aunque son muchas las publicaciones que circulan entregando recomendaciones para evitar los contagios, los profesionales llaman a la prudencia porque seguir este tipo de consejos podrían ser perjudiciales para la salud.

Uno tiene que confiar en las medidas publicadas por OMS y que sugieren evitar ambientes contaminados por el virus y ojalá mantener siempre las medidas de protección básicas como el uso de mascarilla, el uso de antiparras y el lavado de manos frecuente”, sostiene el doctor Ojeda.

“Si quiere prevenir realmente el contagio, las medidas recomendadas han sido ampliamente difundidas y es importante ponerlas en práctica, como son el lavado frecuente de manos con agua y jabón o desinfectantes a base de alcohol, evitar tocarse los ojos, la nariz y la boca, mantener la distancia social mínimo de un metro, cubrir la boca y la nariz al estornudar, utilizar adecuadamente la mascarilla y, por supuesto, quedarse en casa“, complementa la doctora Pereira.

Los profesionales son enfáticos en señalar que las recomendaciones que surgen desde las redes sociales son bastante peligrosas, promueven la desinformación y generan una sensación de falsa seguridad.

Tags:

Deja tu comentario