{"multiple":false,"video":{"key":"oVolhPiey0","duration":"00:05:04","type":"video","download":""}}

El 25 de marzo, el Gobierno anunciaba cuarentena total para las primeras siete comunas de la Región Metropolitana: Vitacura, Lo Barnechea, Las Condes, Providencia, Ñuñoa, Santiago e Independencia. Ese mismo día, el subdirector de la Fundación Ciencia & Vida, Tomás Pérez-Acle, proyectaba que con esas medidas, el peak de contagios en Chile por COVID-19 se registraría a fines de julio.

Ya han pasado tres semanas desde ese anuncio y las cuarentenas han ido cambiando. Tal como indicaron las autoridades en su momento, cuando en algunas comunas se levanta la restricción, en otras se comienza a aplicar.

Con esos nuevos antecedentes, Pérez-Acle proyecta otro panorama para el punto más alto de contagios, ya que mientras “se van agregando medidas, lo que pasa es que el peak lo vamos desplazando hacia el futuro», afirmó en entrevista con CHV Noticias.

El experto explicó que tanto las acciones implementadas por el Gobierno como las precauciones que toman individualmente las personas, suman a este desplazamiento del peak. Distanciamiento social, uso de mascarillas generalizado, exhaustivo lavado de manos y cuidado al estornudar, también contribuyen.

Lee también: Nuevas cuarentenas: Parcialmente en San Bernardo y Arica, totalmente en El Bosque

“Hoy día, sin temor a equivocarse, uno podría decir que el peak podría venir entre julio y octubre. Es un rango bastante amplio, pero depende mucho de las medidas que vayamos tomando. Si las cuarentenas dinámicas -que es lo que probablemente el Gobierno está implementando hoy en día- se aplican, estaríamos pensando incluso que el peak de la enfermedad podría partirse en múltiples peaks pequeños que se van proyectando hacia el futuro, incluso más allá de octubre”, explicó.

Lo anterior significa que las cuarentenas dinámicas podrían extenderse por varios meses, incluso pasada la primavera. Esto a menos que el país sea capaz de tomar una medida adicional muy relevante: el aumento de exámenes.

«La cuarentena no es una bala mágica que va a eliminar el virus”, manifestó Pérez-Acle. “Hay que aprovechar este espacio que nos dan las cuarentenas para salir a hacer tests. La única forma realmente relevante de poder combatir este virus es aplicar la mayor cantidad de tests posibles, tal que podamos detectar a la mayoría de los infectados, particularmente a un conjunto de la población que es asintomática, que es alrededor del 30%, y otro segmento, que es más o menos el 55% de personas que están infectadas, que tienen síntomas menores, y que hoy día los tests no están detectándolo”, afirmó.

Para ello, sería ideal que «el número de tests aumentara tan exponencialmente como la enfermedad”. Actualmente se realizan en Chile entre 3 mil y 3.500 tests por cada millón de habitantes, sin embargo, «si quisiéramos llegar a una situación como la que tiene Corea o como la que tiene Hong Kong, hay que llegar a alrededor de 15 mil tests por millón de habitantes. Ese tiene que ser el objetivo”.

De todas formas, sostuvo que las medidas implementadas por el Ejecutivo han surtido efecto: “independientemente de que podamos agregar medidas en el futuro, hoy día es indudable que las medidas que ha tomado el Gobierno están funcionando. Nosotros vemos una tasa de crecimiento de nuevos infectados diaria que viene decreciendo desde hace ya casi dos semanas. Hoy día estamos cercanos al 16%, estamos muy por debajo de otros países”.

Tags:

Deja tu comentario