Por Ignacia Jiménez
{"multiple":false,"video":{"key":"czo2pk18UCF","duration":"00:05:29","type":"video","download":""}}

Nuestro objetivo es lograr bajar movilidad al menos al 50%”, dijo este martes la subsecretaria de Prevención del Delito, Katherine Martorell, en el punto de prensa donde anunció la renovación de la cuarentena para el gran Santiago.

La misma que funcionó en ciudades como Osorno y Temuco, que pasaron sus días más grises del COVID-19 gracias al cumplimiento de esta restricción. La autoridad insiste en la medida, pero en ciudades como Iquique no pueden decir que lograron bajar los casos gracias a la cuarentena. Están en confinamiento desde el 15 de mayo y la pregunta es: ¿por qué no funciona esta medida?

Lee también: Nuevas cuarentenas: San Felipe, Los Andes, Rancagua, Machalí y Curicó entrarán en confinamiento.

Para Ricardo Truffello, director del Observatorio de Ciudades de la Universidad Católica, la respuesta es una: el trabajo. A su juicio, lo más complicado no solo está en los sectores más vulnerables donde existe el hacinamiento. El problema también está en “la necesidad de ciertos grupos ocupacionales, que al no poder teletrabajar tienen que salir a buscar o realizar sus trabajos para subsistir y así se sigue propagando la pandemia de forma importante”.

Y el trabajo es la razón que muchos dan cuando los fiscalizan en las calles: tienen que seguir generando ingresos para vivir y muchos cuentan con autorizaciones que lo permiten. A ello se suman los 818.650 permisos temporales que se entregaron en las últimas 24 horas, personas que salieron a la calle para realizar diligencias, según informó Carabineros.

La última encuesta Ipsos reveló que sólo un 13% de los chilenos confía en que los ciudadanos respetan las medidas de prevención decretadas por la autoridad. Un respeto que, para ser efectivo, requiere que las personas reciban la ayuda necesaria para no salir de sus casas. Así lo ven quienes llevan semanas analizando el efecto de las cuarentenas.

Contar con el apoyo socioeconómico es fundamental en los sectores que más lo requieren. Al mismo tiempo, sugiero que se creen espacios de trabajo en cada territorio que permitan aconsejar medidas más específicas en cada sector y que se puedan ser implementadas a la brevedad”, explica Jaime Sapag, académico del departamento de Salud Pública y Medicina Familiar de la Universidad Católica.

¿Qué pasa con la movilidad?

Para Sapag, se hace indispensable tener indicadores de movilidad diaria, indicadores que se establezcan por sector, por comuna, donde equipos analicen el desplazamiento de los chilenos y determinen con certeza el porcentaje real de los que se quedan trabajando desde casa.

En la Universidad de Chile analizan hace semanas la movilidad de las ciudades en cuarentena y, al igual que las autoridades, no han visto que el porcentaje baje del 50%. También coinciden en que la necesidad de trabajar es el principal motivo que impulsa a los chilenos a romper el confinamiento y mantener sus desplazamientos pese a las restricciones.

“Lo que vemos en muchas partes son calles vacías con militares y carabineros en la calle, pero también vemos filas de personas que tienen que salir. Hacer trámites o comprar, a veces con más o menos protección“, afirma Paola Jirón, directora del Núcleo Milenio Movilidades y Territorios de la Universidad de Chile, en su exposición en la conferencia “Cuarentena y post pandemia: ¿cómo cambiará la vida en la ciudad?”.

Lee también: Gobierno descarta aplicar “hibernación” en el Gran Santiago, pero recorta permisos.

Gobierno anuncia reducción de 5 a 2 permisos semanales

Su preocupación va también en lo que hoy no se ve. Buses que en horario punta se desplazan con gran cantidad de personas y donde las medidas de cuarentena no se reflejan. Jirón asegura que la gente no se puede quedar en la casa por necesidades reales y le preocupa que “los sistemas que se están implementando desde el gobierno no nos están protegiendo, no nos están cuidando, y las personas tienen que salir”.

Alude con esto a que la ayuda prometida para satisfacer las necesidades básicas de la ciudadanía no está llegando con la premura y la amplitud que se requiere.

Lee también: Gobierno anuncia reducción de cinco a dos permisos semanales en comunas en cuarentena.

¿Qué pasa con las cuarentenas?

Tras un nuevo análisis de las cuarentenas, el gobierno decidió mantener la medida que rige en las comunas de la región Metropolitana, Tarapacá, Antofagasta y Valparaíso. A estas se agregarán las comunas de San Felipe, Los Andes, Rancagua, Machalí y el radio urbano de Curicó, a partir del viernes 19 de junio a las 22 horas.

Además, con el fin de mejorar el cumplimiento de las cuarentenas, las autoridades anunciaron que los permisos temporales se reducirán a dos por persona a la semana a partir del próximo lunes 22 de junio a las 5 de mañana, para así disminuir más la circulación de personas en las ciudades que estarán sometidas a estas restricciones. También aumentarán las penas a quienes sean sorprendidos incumpliendo estas medidas.

Tags:

Deja tu comentario