{"multiple":false,"video":{"key":"oVqd2QafQv","duration":"00:03:29","type":"video","download":""}}

Pasan horas ininterrumpidas tratando a pacientes con COVID-19 y exponiéndose al contagio del coronavirus. Hablamos de los cuerpos médicos de diferentes hospitales y clínicas al rededor del mundo, los que se han erguido como los héroes ante la crisis sanitaria.

Y es justamente por ellos que en países como España, Italia y ahora Chile se han dado espontáneos gestos de agradecimiento de la sociedad a hacia los profesionales de la salud.

Lee también: Baile y conciencia: El viral sensación de Tik Tok que enseña a lavarte bien las manos

Uno de los actos más emblemáticos que ha surgido en medio de las cuarentenas, son los aplausos desde los balcones de los edificios por parte de las personas que cumplen con el recomendado aislamiento social, medida que busca intentar frenar la ola de contagios de la pandemia.

Uno de los casos viralizados y más comentados es el de Alessia Bonari, una enfermera italiana que compartió una foto de su rostro demacrado tras estar horas usando mascarillas ateniendo a pacientes.

Yo también tengo miedo, pero no de salir e irme de compras, sino que tengo miedo de ir al trabajo«, escribió la joven en su cuenta de Instagram.

La profesional agregó que «estoy muy cansada físicamente porque los instrumentos que utilizo para protegerme son de mala calidad, mi ambo me hace transpirar y, una vez que me vestí con mi uniforme, no puedo ir al baño, ni beber o comer durante seis horas seguidas».

Lee también: “¡Son 2 metros de distancia!”: Chofer de trolebús pidió respetar medida por coronavirus y le respondieron con gritos

Pero ella no es la única. Eduardo Mendoza también compartió la imagen del rostro de su hija enfermera, en España, tras turnos de intenso trabajo.

«Está cansada. Pero, sólo piensa en descansar para volver a currar. Como ella miles de profesionales sanitarios», escribió el hombre sobre su hija.

Ambos mensajes fueron respondidos con cientos de palabras de apoyo y ánimo para las enfermeras que deben no sólo atender pacientes, sino que estar expuestas ante la enfermedad y ver, como en el caso de Italia, centenas de personas morir.

Es por eso que registros como los de los aplausos, que se están haciendo cada vez más habituales, son una pequeña muestra de gratitud para quienes están intentando contener la pandemia mundial y salvarnos la vida o la de algún ser querido.

Tags:

Deja tu comentario