Por Carola Garrido
{"multiple":false,"video":{"key":"czotHjpMHE7","duration":"00:01:19","type":"video","download":""}}
VIDEO RELACIONADO – Coronavirus: Recomiendan extender distanciamiento social hasta 2022 (01:19)

Sus salas están vacías desde el 16 de marzo. Ese día se suspendieron las clases en todo Chile a causa del COVID-19. También a partir de esa fecha, en los jardines infantiles particulares comenzaron a surgir inconvenientes. Las razones: padres poco dispuestos a pagar por un servicio que no estaban recibiendo sus hijos y apoderados que perdieron sus trabajos, lo que los dejó sin la posibilidad de seguir cumpliendo con los pagos.

Carolina Ponce conoce bien esta problemática. Hace 5 años es dueña y directora del jardín Crece, ubicado en la comuna de Renca. Es un establecimiento pequeño, con una matrícula de 35 alumnos. Actualmente, sólo ocho padres están cancelando la mensualidad.

“Me pagan sólo la mitad de lo que cuesta, porque en varias familias madre y padre quedaron sin trabajo. En otros casos, al papá le redujeron el sueldo. Además, estamos en un sector vulnerable, por lo que cuesta aún más sostenernos”, dice la educadora.

Debido a la situación, no le quedó más alternativa que despedir a todo el personal. Ahora es ella la encargada de realizar clases virtuales a los pocos alumnos que le quedan. Con el escaso dinero que recibe, paga el dividendo y un crédito que tuvo que solicitar para remodelar el recinto.

Es muy probable que nos vayamos a la quiebra. Con ocho boletas emitidas por la mitad del valor, no creo que podamos resistir mucho más. No tengo forma de retener a los apoderados. No puedo meterme en sus bolsillos”, señala Carolina.

Lee también: Grupo de alcaldes pide a Piñera que se postergue el reinicio del año escolar

Lo que pasa en este establecimiento particular de Renca también ocurre en aquellos que se emplazan en el resto de las comunas.

También en Ñuñoa, la directora del Jardín Musical Don Osito comparte la preocupación de sus colegas. En lo académico, asegura que se han esforzado para seguir manteniendo el contacto a diario con los niños. Lo hacen posible realizando actividades a través de la app Zoom.

Las educadoras y asistentes trabajan desde su casa y hasta ahora siguen recibiendo su sueldo de manera íntegra. Lo mismo pasa con las manipuladoras de alimentos y otros funcionarios, 26 en total.

El 30% de nuestras familias ha quedado sin trabajo y a otro 15% le han reducido el sueldo a la mitad, entonces hablamos del 45% de los apoderados que se han visto sumamente afectados. El 55% restante está aportándonos generosamente en este tiempo en que -se puede creer- no estamos dando servicio, pero no es así. Estamos haciendo todos los días teletrabajo, llegando en vivo a la casa de los niños”, dice Claudia Donoso.

Lee también: Clases online, en familia y desde la casa: Cómo continuar con la educación en cuarentena

Claramente se han visto golpeados, ya que -a diferencia de los recintos públicos, que reciben subvención del Estado- los jardines infantiles particulares sólo se sostienen con el pago de las mensualidades. Sin embargo, en Don Osito lucharán por no despedir a nadie. Valoran mucho el trabajo de sus colaboradores y -además- no quieren que los niños pierdan el vínculo educativo.

Lo que menos queremos es que los funcionarios vivan lo que están pasando muchas familias del jardín que se quedaron sin trabajo. Pudimos pagar las remuneraciones de marzo y tenemos toda la intención de pagar completo el sueldo de abril”, dice su directora.

Lee también: Colegio de Profesores se opone a retomar clases tras vacaciones de invierno: “El 27 de abril no volvemos”

Inicialmente, según lo señalado por las autoridades, la suspensión de clases se extendería hasta el 27 de abril. Sin embargo, a partir de esa misma fecha comenzaría a producirse el peak del coronavirus en Chile, por lo que es probable que los niños sigan en sus casas hasta nuevo aviso.

Desde el Colegio de Profesores aseguran estar muy preocupados por la situación que enfrentan las educadoras de los establecimientos particulares a nivel nacional. “También deberían ser incorporadas en programas de apoyo, ya que -en general- no se trata de personas que reciban altos ingresos. Sus casos también deberían ser atendidos”, plantea el Presidente del Colegio de Profesores, Mario Aguilar.

Tags:

Deja tu comentario