Por Javier Espinoza

Es la principal preocupación, pero no la única. Contagiarse de Covid-19 es lo que más se busca evitar, pero hay un tormentoso problema derivado de la pandemia que algunos ya no están logrando evitar.

“Existe un ‘Covid Financiero’, porque la pandemia ya está afectando el bolsillo de los chilenos. Están los contagiados en situación crítica, que esperan respuesta de créditos para seguir sobreviviendo y los recuperados que ya lo obtuvieron”, dice Ricardo Ibáñez, fundador de Defensadeudores.cl. Una analogía que, según las cifras, tiene sentido.

El 55% de los chilenos están dejando de pagar, por 30 días o más, hasta a cinco de sus acreedores, incluyendo a bancos y retail, por ejemplo. Esto, según un estudio de Chiledeudas.cl.

“Otro punto relevante que detectamos y que nos preocupa: el 10,1% de las personas que encuestamos no saben a cuántos acreedores deben ni a cuántos acreedores dejaron de pagar”, detalla Guillermo Figueroa, director de Chiledeudas.cl

Lee también: 1 de cada 3 personas ha tenido que endeudarse para pagar servicios básicos por crisis del COVID-19

“Es absolutamente imprescindible que las empresas flexibilicen los pagos que deben realizar los consumidores, tanto en servicios básicos, como en créditos. La situación actual lo amerita. La pandemia no traerá efectos sólo ahora. Sus consecuencias se verán por un año o año y medio. Los consumidores se verán afectados“, analiza el presidente de la Organización de Consumidores y Usuarios, Stefan Larenas.

Se vive una crisis sanitaria, pero también una de características económicas y, por lo mismo, laborales. El Estudio longitudinal Empleo-Covid 19 de la Universidad Católica, asegura que en mayo el desempleo traspasó los temidos dos dígitos, llegando a 11,2%, alcanzando los 2 millones de desempleados.

El temido “Boletín comercial”

“Hasta octubre del año pasado, eran 4,5 millones de personas las que estaban en Dicom. Con estos datos, la lógica indica que la morosidad debería dispararse a puntos nunca antes vistos, con un incremento de morosos de un 20% y llegar a fin de año con 6 millones de personas en dicom“, añade Ricardo Ibáñez, de Defensadeudores.cl

Lee también: “Caí en una morosidad tan profunda”: 1 de cada 5 chilenos sobreendeudados se declara en quiebra

Un endeudamiento que no sólo aumentaría en el retail, sino que también en la banca. Lo grave de esa situación, es que incluiría morosidad en los créditos hipotecarios. Los bancos no sólo pueden exigir el pago del dividendo atrasado, sino que de todos los que falten por pagar, hasta el final del crédito. Algo imposible de hacer de una vez para la mayoría de los chilenos.

“Cuando hablas de chilenos en Dicom, hablas de personas sujetas a crédito. Si tienes 6 millones de chilenos en Dicom, entendiendo que la fuerza laboral es de 9 millones de personas, el 60% de los trabajadores, estarán en Dicom“, agrega Ricardo Ibáñez.

Lee también: Superintendencia de Educación Superior sugiere flexibilizar los cobros a universitarios morosos por la crisis sanitaria

¿Qué hacer? ¿Repactación o renegociación?

Hay muchos chilenos a los que la idea de tener una morosidad, no los deja en paz y prefieren intentar solucionarlo. La forma más conocida es la repactación. “Hacer esto de forma responsable puede ser una alternativa, toda vez que no escape a la capacidad de pago de ese deudor. Si a la persona le complica pagar 2 y luego de repactar queda en 4, le resultará aún más difícil cumplir”, explica Jorge Lena, socio y fundador de Estoyquiebra.cl

De esa forma, repactar puede ser la vía más fácil, pero la más perjudicial para solucionar una morosidad ¿La mejor? La renegociación, que es un trámite gratuito en el cual la Superintendencia de Insolvencia y Reemprendimiento funciona como mediador entre acreedores y donde se puede optar así a aumento de plazos de pago, ojalá, sin interés.

Tags:

Deja tu comentario