{"multiple":false,"video":[]}

El VAR mantiene la tensión y los ojos puestos en su utilización. Y es que la asistencia de video para los árbitros sigue sin gustar a una gran parte de los hinchas.

Más aún con los fallos que se producen al querer utilizarlo. Como ejemplo, lo que sucedió en Portugal en el partido entre Desportivo Aves y Boavista, ya que al juez le quedó duda sobre la posición en la que estaba el jugador que anotó un gol.

Por esto es que pidió la asistencia visual, pero terminó en papelón. Una bandera tapó justo el momento que ayudaría a resolver el cobro, por lo que el árbitro terminó cobrando el gol, al no poder verificar si estaba o no fuera de lugar.

Deja tu comentario