{"multiple":false,"video":[]}

Era un partido de gran importancia. Si Villa Dálmine anotaba, podía obtener los tres puntos y quedar como puntero de la B trasandina.

Sin embargo, el referee del partido no lo quiso así. Esto, porque cuando se jugaban los minutos de agregado (cuatro) y en el momento exacto del contragolpe, el colegiado dio el pitazo final.

Tras esto una avalancha de jugadores fue encima del árbitro que no podía contener a los iracundos deportistas que, insatisfechos con el cobro, le recriminaban su decisión, razón por la que tuvo que ingresar la policía.

Tags:

Deja tu comentario