Por Carlos Chávez

8 partidos. Sí, el tiempo pasa rápido incluso para la Roja y ya son varios los encuentros que Reinaldo Rueda ha dirigido al mando de Chile.

Este 2018 le ha servido al técnico colombiano para sacar conclusiones de cara a un 2019 que traerá hartas exigencias para la Roja: la Copa América de Brasil y el comienzo de las clasificatorias rumbo a Qatar 2022.

Sin embargo, aún quedan dos amistosos en lo que queda del año (contra Costa Rica y Honduras, en noviembre), ooportunidad para que aquellos que aún no sorprenden quemen sus cartuchos. Oportunidad para que Sánchez vuelva marcar por el equipo. Oportunidad para que Marcelo Díaz vuelva a ser nominado. Oportunidad para que Vidal ya sea titular en el Barcelona. Oportunidad para que nuestro entrenador empiece a mover la pizarra tras 3 triunfos, 3 empates y 2 derrotas.

Te puede interesar: ¿Por qué Vidal lo está pasando tan mal en Barcelona?

1. Sin Claudio Bravo, el arco tiene dueño

¿Qué haremos sin Bravo? Muchos hinchas se hicieron esa pregunta y la respuesta llegó de la mano de Gabriel Arias. Si tuviésemos que aconsejar a Rueda le diríamos que él es el hombre. Bien por César Cortés y Fernando de Paul que mostraron su potencia. El arquero suplente de Colo Colo es el futuro, reaccionó bien ante México y mostró sus credenciales.

2. Junior y Sagal pierden terreno

Hay jugadores que pueden ser del gusto del técnico, pero que simplemente no dan el ancho. Junior Fernándes es un ejemplo de ello, no pudo hacer diferencia ante Perú y ante México. Sagal es uno de los regalones de Rueda. Tiene ganas, pero Chile necesita goles si quiere avanzar en competencias más importantes. A veces la camiseta pesa y acá tenemos dos casos.

3. Nuevas figuras

Marcelo Allende, Víctor Dávila e Ignacio Saavedra son algunos de los nombres que deberían tener más espacio en la Roja. Los dos primeros juegan en el Necaxa, el tercero brilla con la sub 20 y en Católica. Dávila jugó algunos minutos ante Perú, mostró energía y el entusiasmo que se necesita con tan solo 20 años. Sus otros compañeros tienen 19, el recambio que Rueda tanto ha buscado.

Te puede interesar: ¿Por qué Alexis lo está pasando tan mal en Manchester?

4. La importancia de los históricos

Chile no es un país en el que un entrenador levante una piedra y encuentre 3 o 4 jugadores por puesto. Rueda creía que podría buscar alternativas a los históricos, pero se dio cuenta que los necesita. El llamado a Matías Fernández lo comprueba. Eugenio Mena funcionó bien en el último amistoso, Mauricio Isla demostró que aún tiene mucho para dar, Eduardo Vargas se extraña en delantera. Marcelo Díaz y Charles Aránguiz terminarán siendo fundamentales en Copa América.

Si Rueda ha sacado las mismas conclusiones que nosotros solo el tiempo lo dirá, lo cierto es que Chile necesita consolidar una idea para volver a brillar en los grandes desafíos que tiene por delante, partiendo por defender el bicampeonato de la Copa América.

Tags:

Deja tu comentario