{"multiple":false,"video":[]}

El número dos del mundo se enfrentaba a Joao Sousa este lunes por el Grand Slam más importante del año. En mitad del partido, comenzó a llover en París, por lo que se tuvo que suspender momentáneamente el encuentro.

Novak Djokovic se fue a sentar a su banca, hasta donde llegó un joven pasapelotas para evitar que se mojara. “Nole” lo invitó a sentarse a su lado para y así ambos compartían el paraguas.

El gesto sacó aplausos entre los asistentes del Abierto de Francia, durante los minutos que duró el chaparrón sobre la cancha principal de Roland Garros.

El serbio incluso tuvo tiempo para hacer un brindis con agua y bebida isotónica con el joven pasapelotas que no cabía en sí de felicidad.

Tags:

Deja tu comentario