EFE

La final de Copa Libertadores entre Boca Junior y River Plate se ha transformado en una verdadera pesadilla para los argentinos, quienes no han tenido la opción de conocer al equipo ganador ya en dos ocasiones.

Te puede interesar: Maradona pide que le den a Boca la Copa Libertadores: “Hay un reglamento que cumplir”

Primero fue la lluvia, pero más grave aún fue la suspensión del encuentro debido a los hechos de violencia que han enfrentado a ambas hinchadas a tal punto de hacer necesaria la opción de jugar en una plaza neutral el 8 o 9 de diciembre próximo, según decidió este martes la Conmebol.

Una situación preocupante, ya que Chile será el país que recibirá a la final de este mismo campeonato en noviembre de 2019 en el Estadio Nacional, un evento que a la luz de los actuales hechos ocurridos en el vecino país, hacen reflexionar sobre qué tan preparados estamos como ciudad para ser sede de un evento de tal magnitud.

Te puede interesar: Conmebol decidirá este martes una nueva fecha para la final de la Copa Libertadore

Al respecto, Eduardo Vergara, ex asesor del programa Estadio Seguro, indicó tajante a La Segunda que “no tenemos la experiencia de organizar un encuentro de la magnitud de una final de Copa Libertadores”.

El antecedente más próximo de finales de estas características en Chile fue en 2015, cuando la Selección Nacional consiguió su segunda Copas América en suelo local, sin que se produjeran desmanes o desórdenes similares a lo que hemos visto en Argentina.

Te puede interesar: Nuevo “Superclásico”: Universidad de Chile se impuso ante Colo Colo en cantidad de asistentes al estadio

¿Está en crisis el fútbol argentino a raíz de la violencia? ¿Chile podría caer en esta misma espiral o ya se encuentra en él?

La experiencia local habla de diversos enfrentamientos entre las barras bravas de los equipos más populares en el país. Recordada, por ejemplo, es la imagen de “El Barti” en el año 2000, empuñando un cuchillo en pleno enfrentamiento con el “Huinca”, otro líder de la barra de Colo Colo en esa época.

Sin embargo y a pesar que la familia chilena se ha alejado cada vez más de los estadios por la responsabilidad de actos de violencia cometidos por algunos, la realidad argentina parece ser peor.

Te puede interesar: CDE presentó querella contra ex jefe de Estadio Seguro

Un extenso reportaje de CNN en Español, grafica la historia de estos grupos vandálicos en el vecino país. Entre sus líneas, el reportaje devela la existencia no solo de Incidentes entre hinchas y la policía en las calles, sino también trabajos ilegales de las barras bravas en las canchas de fútbol, venta de drogas, narcotráfico y asesinatos cometidos en nombre del deporte a lo largo de la historia en Argentina, fijando en 317 las muertes desde 1922 producto de enfrentamientos entre barristas.

Tags:

Deja tu comentario