{"multiple":false,"video":[]}

Un insólito episodio se vivió este fin de semana en el encuentro entre Progreso y Peñarol, en el partido válido por la 14 fecha del torneo de Uruguay.

El partido no podía comenzar, ya que el arquero de Peñarol tenía su indumentaria negra, al igual que lo árbitros. Debido a esto que le solicitaron cambiársela, pero el utilero no había traído una camiseta de otro color.

Fue en ese momento cuando vieron a un hincha que estaba en la galería, que tenía la camiseta de arquero, con la número uno y de color naranja, lo que calzaba perfecto para lo que necesitaban.

Las cámaras de la transmisión captaron cuándo lo fueron a buscar y luego volvió sin su polera, y con una chaqueta del club. A pesar de todos los esfuerzos, finalmente fueron los jueces quienes se cambiaron de color, y el encuentro se llevó a cabo sin problemas.

Tags:

Deja tu comentario