{"multiple":false,"video":[]}

Un fuerte susto pasaron los fanáticos de la NBA que estaban viendo el encuentro entre Boston Celtics y Minnesota Timberwolves, luego de que el escolta del cuadro de los “Celtics”, Jaylen Brown, sufriera un duro golpe.

Cuando se jugaba el tercer cuarto del partido, el jugador corrió en solitario para hacer una espectacular clavada y marcar dos puntos para el visitante. Sin embargo, la caída no fue como él esperaba y cayó de cabeza.

 

 

El golpe lo mantuvo por largos minutos tendido en el suelo del gimnasio ante la mirada impávida y silenciosa de todos los presentes, incluso de sus compañeros de equipo.

Tras el golpe, el jugador no siguió jugando y con el paso de los minutos tranquilizó a los fanáticos: “Agradecido a todos. Estoy bien. Tengo dolor de cabeza. Buena victoria de equipo“, publicó Brown en Twitter.

 

 

Tags:

Deja tu comentario